Análisis

¿Cómo explicar el furor por Toyota SW4, un vehículo de $10 millones?

Hay lista de espera para comprarla 0Km, la marca aumenta su volumen de producción porque se exporta cada vez más, su imagen es incuestionable y se trata, además de todo, del vehículo más caro que se produce en el país.

Cristian Ortega lunes, 4 de abril de 2022 · 00:06 hs

Toyota SW4. Comenzó a producirse en el país en el 2006, en la planta de Toyota en Zárate, y desde un primer momento cautivó por confiabilidad y robustez, cualidades heredadas de su hermana Hilux, además de una carrocería muy atractiva, ideal para la aventura familiar.

A estas cualidades se le sumaron su motor turbo diésel, su calidad de construcción y sus materiales aceptables. También sumaron sus prestaciones y cualidades off road, además de una imagen de producto inapelable, que trasmite sofisticación y elegancia, sí, aunque usted no lo crea.

Con todos estos antecedentes, cuando los amigos de Toyota Yacopini nos propusieron hacer un test a la última versión de la SW4 aceptamos de inmediato. “¿Pero si esta versión de SW4 de presentó allá por diciembre del 2015? ¿Qué sentido tendría hacerle un test a un vehículo con tantos años en el mercado?”, se podrá preguntar algún lector. Tendrá razón en la primera parte de la pregunta, pero la segunda, tiene una respuesta muy simple: porque nos encanta la SW4 y no se deja pasar una oportunidad como esta.

Así, el concesionario oficial Toyota en Mendoza nos prestó una de las unidades que tiene a disposición para alquiler a través de la aplicación Kinto. Fue una versión 2.8 SRX Automática 4x4 7 Asientos, que carga un motor turbo diésel 2.8 litros de 204 cv de potencia y 500 nm de torque. Tiene tracción desconectable con reductora.

No vamos a decir nada nuevo, pero es interesante reflexionar sobre un producto muy costoso, derivado de una rústica pick up que tiene un éxito muy destacado en nuestro mercado y en varios de América Latina (Toyota Argentina exporta a 23 países de la región).

No vamos a detenernos en el diseño, es sin dudas atractivo y moderno pese a que poco a cambiado desde el 2015 (ahí sí hubo salto de diseño), cuando se lanzó esta generación, más allá de una actualización el año pasado. El confort con el que cuenta y la seguridad que trasmite la SW4 son realmente destacadas, con párrafo aporte para el conjunto mecánico.

No sólo se trata de un motor y un planteo súper probado y destacadamente confiable, sino que tiene toda la robustez que necesita para mover de la mejor manera posible a un vehículo de trabajo como la Hilux, pero incorporado a un vehículo recreativo como SW4. Ahí está parte del secreto de tu éxito: te llevas un tanque vestido de seda.

Respecto a su posicionamiento en el mercado, es el vehículo “made in Argentina” más caro que se puede comprar. Hoy su precio de lista arranca en 8.399.000 pesos y llega a los 10.139.000 pesos, siempre según los precios de lista (que los concesionarios Toyota suelen respetar).

Al mismo tiempo es destacable que haya clientes que, con el dinero “en la mano”, estén dispuestos a esperar hasta cuatro meses por su SW4 0Km. ¿Qué hay similar en el mercado? Bueno, más que similar es como la contracara de la SW4. Hablamos de la brasileña Chevrolet Trailblazer, el SUV mediando derivado de la pick up Chevrolet S10. En este caso, el stock se complica por cuestiones de importación, pero es el único vehículo que es el equivalente a SW4 en otra marca. Hoy su precio es de 8.149.900 pesos para la única versión disponible.

Al volante, la SW4 invita a manejar. Tenemos a disposición un vehículo pensado para estar dentro de él, pasar kilómetros y kilómetros en su interior, sabemos que podremos pasar por casi cualquier terrenos, ir seguro en ruta, fuera de ella e incluso aventurarnos, un poco, donde no hay camino. El motor nos responderá siempre, de abajo, de arriba, es una garantía en los sobre paso; si necesitamos trepar, trepa, si la necesidad pasa por encarar un camino de tierra o ripio a alta velocidad lo hace sin problemas. La SW4 es una tentación a no bajarnos nunca.

Por todas estas razones es que hay lista de espera para comprar una SW4. También explica todo lo repasado por qué Toyota intenta hacer cada vez más de estos vehículos. Al mismo tiempo, es honesto decirlo, da cierto orgullo por nuestra industria automotriz que un vehículo de estas característica y con estándares de calidad y prestaciones tan altos, que se valoran más aún cuando se trata de una evolución de un vehículo de trabajo como es Hilux, líder, a su vez, en su segmento.

Archivado en