No lo vas a poder creer: conocé los increíbles lujos del Mercedes-Maybach Clase S

No lo vas a poder creer: conocé los increíbles lujos del Mercedes-Maybach Clase S

Se trata de la versión más lujosa de la Clase S de Mercedes. Cuenta con numerosos sistemas de confort y seguridad para los ocupantes traseros.

MDZ Autos

MDZ Autos

Maybach supo ser una marca más dentro de Mercedes Benz, pero como las ventas no fueron las previstas, quedó como una rama dentro de la automotriz alemana dedicada los mismos menesteres: entregar el máximo lujo a sus clientes.

Según informa Auto Web, la nueva Clase S tiene en este versión de Maybach una serie de modificaciones que la ponen entre las berlinas más grandes y lujosas del mundo (el Bentley Mulsanne, que era 10 cm más largo, se dejó de vender el año pasado).

Para tomar conciencia de su tamaño, es 19 cm más largo (lo mismo entre ejes) que un Clase S largo (que ya es 10 cm más largo que el común), mide 5,47 metros (14 más que una Hilux) y tiene un entre ejes de 3,40 metros (apenas 20 cm menos que el largo total de un Fiat 500).

Pero lo increíble del Maybach no está en sus medidas o en el motor V12 de 612 CV con caja automática y tracción integral, sino en los gadgets de confort y seguridad que gozan los pasajeros de las plazas traseras.

Los casi 30 cm extras con respecto a un Clase tradicional están todos dispuestos para la comodidad de los que van detrás. Incluso las puertas son más grandes para facilitar el acceso. Estas se abren eléctricamente con el mando a distancia, con comandos sensibles al tacto o incluso por gestos.

Allí se disponen dos butacas separadas por una consola con posavasos térmicos (hay copas de plata en opción), cargador de teléfonos inalámbrico, una pequeña heladerita y mesas plegables.

Las butacas (la de la derecha puede convertirse casi en una cama al desplazar la delantera hacia la consola) tienen múltiples regulaciones con cámaras de aire (para cambiar la posición y el mullido) masajes, calefacción o ventilación y diferentes tipos de iluminación.

Es tal el lujo que varias operaciones pueden hacerse por gestos, como el de acercar la hebilla del cinturón para no tener que contorsionarse para colocarlo. Por supuesto, hay airbags laterales y de cortina, e incluso frontales ubicados en los respaldos de las butacas delanteras.

El ruido también ha sido cuidado para no molestar a los pasajeros. Hay sistemas de cancelación de sonidos de baja frecuencia, ventanillas más gruesas y laminadas y un uso intensivo de espumas en los pasarruedas y hasta en los neumáticos para minimizar el ruido de rodamiento.

Los materiales son incluso más suntuosos que en un Clase S. Hay mucha madera y cuero napa. La pintura es siempre bicolor (va pintada a mano y suele tardar una semana) y hay varias opciones para decorarlo.

Las suspensiones mantienen los amortiguadores variables de la Clase S pero suman el nivel Maybach, exclusivo de esta versión. También esta disponible el sistema que anticipa pozos gracias a una cámara frontal y ajusta cada rueda en forma independiente y el que inclina la carrocería hacia el lado interno ante una curva.

Pese a que casi todo va para el dueño, el chofer no fue olvidado. Hay un sistema que permite el manejo autónomo en situaciones de tránsito intenso por hasta 60 km y las luces pueden proyectar señales en el asfalto en diferentes situaciones. 

¿Cuánto cuesta este chiche? En Europa tiene un precio de 249.000 euros.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?