Ford Ranger XL: la evolución de la camioneta como herramienta de trabajo

Ford Ranger XL: la evolución de la camioneta como herramienta de trabajo

Probamos la versión entrada de gama de la pick up mediana de Ford pensada para el uso laboral. Desde que se presentó, ha mejorado muchísimo, a la par de sus hermanas de gama más sofisticadas.

Cristian Ortega

La Ford Ranger XL es la versión de trabajo (o de entrada de gama, según de cómo se lo mire), de la marca de Óvalo. Es, además, la que más ha evolucionado desde su presentación, con dos cambios de potencia y con un equipamiento que ha ido en aumento sostenidamente.

Gracias a Goldstein, concesionario oficial de Ford en Mendoza, manejamos una versión 4x2 de la Ranger XL. No la cargamos, pero sí pusimos el ojo en su robustez y potencia, teniendo en cuenta que es, junto a las Hilux más básicas, la referente de las compras corporativas.

Justamente el día que retiramos la Ranger XL, una decena de modelos similares aunque 4x4, eran alistadas para ser entregadas a un cliente corporativo. Y viéndolas, con sus barras negras, sus auxilios extras sobre la caja, la “tapa” en el caño de escape y algunas que otras mejoras, daban ganas de comprarla por su aspecto rudo.

Pero volviendo a nuestra unidad, cumplamos, antes de nuestros comentarios, a repasar el producto. La Ranger XL cuenta con un motor turbo diésel de 2.2 litros, 160 cv de potencia y 385 nm de torque, con caja manual de 6 marchas. También ha versiones 4x4, nafteras (2.5 litros y 166 cv, sólo 4x2) y de cabina simple.

Sin dudas el combo mecánico alcanza y sobra para el trabajo, más si se opta por la versión 4x4 en caso de necesidad. Pero vale destacar que esta versión nació, allá por el 2012, con un 2.2 de modestos 125 cv. Luego pasó a 150 y ahora llega a los 160. En el camino, además, adquirió de serie levanta cristales y espejos eléctricos y cierre centralizado. Sin dudas, una evolución.

Al mismo tiempo, dejó de lado esa imagen de pobreza de las versiones base más antiguas. Hoy la XL se ve mejor, más robusta y completa aunque sigue estando muy lejos de la “cargadísima” XLT.

Si nos concentramos en su performance, el 2.2 pecha y es de agradable conducción, aunque, claro, lejos está de ese derroche de potencia que es su hermano mayor el 3.2 con 200 cv (que probamos hace poco). Hay al menos medio segundo se demora entre la orden del pie derecho y la reacción de la camioneta, aunque si no olvidamos para qué está hecha, rápidamente la comenzamos a manejar de forma acorde.

La caja de cambios es un lujo, anda perfecto, es agradable, la 1º es súper corta y la 6º relaja bastante el motor, aunque no deja se ir algo enroscado a altas velocidades.

Respecto al confort de marcha está dentro de lo que se espera de una camioneta mediana pensada para llevar más de una tonelada de carga.

En el interior tiene lo justo y está bien presentada, sin ningún detalle distinguido pero bien funcionar y todo excelentemente encastrado, con materiales durables. Asimismo, el espacio interior es acorde al tamaño del vehículo. Las plazas traseras son cómoda y amplias.

A la hora se salir del camino, una Ranger invita al maltrato: no hay pozo o tierra despareja que le haga mella. Es un placer conducir en caminos rudos en una chata que lo es aún más. Y estamos hablando de la versión 4x2. En el caso de las 4x4, además, la seguridad aumenta exponencialmente fuera del camino con todas las ruedas traccionando.

Pero más allá de las prestaciones y el público al que Ford apunta con la Ranger XL, es una camioneta ideal también para el uso recreativo. Como decíamos arriba, está bien equipada y con apenas algún accesorio (quizás una barra San Antonio), queda hermosa y obtiene la distinción que un usuario recreativo de una camioneta busca. Por eso también nos encantó.

En conclusión, la Ranger XL evolucionó mucho desde las primeras versiones, es muchos más segura (tres airbags, ESP, control de tracción, control de tracción) y su conjunto mecánico es un encanto. Además, es apta para el uso “civil”, muy confortable y con potencia suficiente. Por todo esto, si usted busca una Ranger, antes de ver las XLT o las XLS, péguese una vuelta por la XL, lo va a sorprender.

Ficha técnica

Motor: turbo diésel

Cilindrada: 2.2 litros

Potencia: 160 cv

Torque: 385 nm

Consumo mixto: 7,8 litros/100 Km

Precio: 2.628.000 pesos (versión probada)

Dónde encontrarlo: Ford Goldstein

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?