Los planes de ahorro crecieron muy fuerte en agosto: ¿convienen?

Los planes de ahorro crecieron muy fuerte en agosto: ¿convienen?

Agosto terminó con la generación de 30.000 operatorias, el mejor registro desde el 2018, antes de la mega devaluación. Las claves para entender el fenómeno y el polémico sistema.

Cristian Ortega

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de analizar comprar un auto por el sistema de plan de ahorro, es conocer cómo funciona.

A saber: los planes de ahorro se conforman de grupos cerrados de suscriptores, los cuales con su cuota mensual permiten la compra de un auto (o más), que luego se sorteará entre todos o se dará a quien pague más cuotas de una vez. En este sentido, hay que tener en cuenta que si bien las cuotas no tienen interés (sí gastos administrativos y otros), varían según el precio del auto que se compra. De ahí que muchos clientes hayan tenido que dejar caer sus planes tras la megadevaluación del 2018, cuando los precios de los autos más que se duplicaron.

Esto a su vez se relaciona con que los valores de los vehículos en argentina están atados al valor del dólar. Los importados, por razones obvias: se compran en dólares; los nacionales porque en promedio cuentan con 50% de autopartes importadas.

Ahora bien, tras todas estas aclaraciones, hay que destacar que los autos y las autopartes (como cualquier otro bien o servicio importado), se paga a dólar oficial, es decir hoy por hoy a unos 79 pesos.

Esta realidad ha hecho que en términos de dólares, los autos estén “baratos”, y que las cuotas de los planes de ahorro sean, en líneas generales y para muchos argentinos, “accesibles”.

Esta introducción hará que contextualicemos mejor el dato: en agosto pasado se suscribieron 32.606 planes de ahorro, la cifra más alta desde 2018 según ACARA, la Asociación de Concesionarios de Autos. Mientras, en agosto del año pasado fueron 27.277 planes, es decir que se registró un aumento interanual de 19,5% en plena pandemia. El número, sin dudas, es alentador para la sector.

Pero claro, una cosa es la suscripción y otra la venta (que se produce algunos o varios meses después, con muchas bajas en el medio). Y en este terreno, las cosas no vienen bien teniendo en cuenta los coletazos del aumento desmesurado de los autos (y las cuotas) en el 2018 y también el 2019, ambos años además con fuerte recesión.

En agosto del 2020 apenas 13,4 por ciento de los patentamientos se produjeron por plan de ahorro, mientras que en julio del 2018 alcanzaron 30,8 por ciento.

En cuanto a marcas, hubo un fuerte repunte de Fiat este año: pasó de 16,6 por ciento de participación al 24,5, quedándose con el liderazgo en planes. La siguen Renault (pasó de 22,7 a 19,0 por ciento), VW (de 16,9 a 17,4), Ford (14,2 a 11,2), Toyota (6,8 a 6,7), Chevrolet (10,1 a 6,7), Peugeot (5,9 a 6,0) y Citroën (2,9 a 3,2).

En definitiva, ¿hoy conviene suscribirse a un plan de ahorro? Más allá de las últimas medidas del Banco Central en coordinación con el Gobierno nacional para desalentar la compra de dólares para atesoramiento, no ha habido devaluación y da toda la impresión que no la habrá al menos en el corto plazo. Es por esto que muchas personas están viendo como “accesibles” las cuotas de los planes de ahorro, además de incluir a muchísimos modelos, no sólo los más económicos como era hasta hace unos años.

En ese sentido, además, las bonificaciones como las cuotas fijas por un año, o las entregas putadas, son también alicientes que juegan a favor de las suscripciones de los planes de ahorro, que parecen estar recuperándose tras el brusco parate económico de abril y mayo producto de la pandemia y la consiguente cuarentena.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?