97 años en el país: conocé la historia de Fiat Argentina

97 años en el país: conocé la historia de Fiat Argentina

Hasta el momento, la marca italiana ha producido en el país 17 modelos y más de 2,7 millones de unidades. Imperdible respaso histórico-industrial de un ícono del mercado automotriz argentino.

MDZ Autos

MDZ Autos

En nuestra serie de entregas dominicales sobre la historia de las automotrices argentinas, con el estilo inconfundible del sitio especializado Auto Historia, hoy conoceremos el derrotero de Fiat en el país, desde 1919 hasta nuestros días.

Fiat, los inicios en Argentina

Desde las primeras décadas del siglo XX circularon por Argentina productos Fiat (Fábrica Italiana de Automotores de Turín). En 1919 se estableció en Buenos Aires una sucursal de Fiat, y 4 años mas tarde, en 1923, se constituyó Fiat Argentina SA para la venta y asistencia técnica de los automóviles y camiones importados de Italia.

En 1948 se creó la DAL (Delegación Fiat  para América Latina), con la misión de estudiar la posibilidad de contribuir con técnicos y capitales al desarrollo de nuestro país en los ámbitos fundamentales del agro, la energía y el transporte. La sede se estableció en la calle Sarmiento 767, Buenos Aires.

La actividad inicial de Fiat en Argentina estuvo vinculada con el agro. A tal fin se creó, en 1949,  Agromecánica S.A.C.I.F. para la comercialización, importación y asistencia técnica de tractores Fiat.

Otra rama de actividad fue la de mantenimiento y asistencia técnica de grandes motores diésel. La empresa dedicada a esta actividad, Fidemotor, fue fundada en 1951. En 1952 Fiat SA de Italia celebró un acuerdo de asistencia técnica con la fábrica de tractores de la empresa estatal IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado).

Para la producción de tractores, se creó en 1954 Fiat Someca Construcciones Córdoba (más tarde Fiat Concord) mediante un acuerdo con IAME y SEVITAR.

La planta se construyó ese mismo año en la localidad cordobesa de Ferreyra. Al año siguiente se levantó en la misma ciudad la planta de Grandes Motores Diesel.

En 1956, Fiat ganó una licitación de Ferrocarriles Argentinos para la provisión de 300 locomotoras diésel y sus remolques. Este acuerdo sentó las bases para la constitución de Materfer, empresa destinada a la producción de material rodante ferroviario. La planta, construida también en Ferreyra, se inauguró en 1958.

Radicación industrial

El 30 de septiembre de 1959, el Gobierno argentino aprobó la propuesta de Fiat de invertir 4,5 millones de dólares para la construcción de una planta en la localidad de Caseros.

El 8 de abril de 1960, un Fiat 600 D gris claro se convirtió en el primer Fiat fabricado en suelo argentino. Al poco tiempo se agregó a la línea de producción el 1100, completándose entre ambos modelos una producción de 4.000 unidades para ese año.

En 1963, dejó de producirse el Fiat 1100 y se lanzó el Fiat 1500 Gran Clase cuya versión familiar se conoció al año siguiente. En 1964 comenzó la exportación de partes para la fabricación de automóviles en Chile. La gama creció con los modelos pick up Multicarga, 1500 Coupé y Fiat 770 Coupé que en 1966 cambiaba su denominación por 800 y sumaba la versión spider.

Fiat, líder del mercado argentino

En 1967, Fiat lideró el mercado local con una participación del 23% y una producción que superaba las 40.000 unidades. La producción llegó a 50.000 en 1969 cuando se lanzó el 1600, sucesor del 1500. Ese mismo año comienzan a producirse en Ferreyra los primeros camiones pesados 619 N. En 1970, se lanzó el Fiat 1600 Sport, un desarrollo exclusivo para Argentina.

La producción de la empresa siguió creciendo y en 1971, al lanzarse el Fiat 128, superaba las 60.000 unidades anuales. Ese año se creó IAVA SA (Industria Argentina de Vehículos de Avanzada), empresa destinada a la construcción de automóviles especiales. Al año siguiente, el Fiat 1600 fue remplazado por el 125.

Durante la década de 1970 se incrementaron las exportaciones, tanto de automóviles completos como de componentes. Se realizaron envíos de partes para la fabricación de automóviles en Uruguay y a la casa matriz de Turín. Hacia Yugoslavia se destinaron motores del modelo 128 para la fabricación del modelo Yugo. También Colombia se convirtió en otro destino de las exportaciones de Fiat.

Desde mediados de los años 60, el 600 era el auto más vendido del país. En 1976 alcanzó el récord de 250.000 unidades producidas. En 1977 se incrementó la oferta con el lanzamiento del 133, un modelo derivado del SEAT 133 español.

SEVEL y la fusión con Peugeot

En 1980 se realizó la fusión con Peugeot, constituyéndose SEVEL SA. Los años de SEVEL significaron para Fiat una actualización y diversificación de la producción que le permitieron recuperar el protagonismo perdido.

En 1982 comenzó a producirse localmente el modelo 147. Con el lanzamiento del Regatta en 1985 y del Duna en 1987, la marca italiana mejoró su competitividad en el segmento de los automóviles medianos, el más dinámico del mercado argentino. 

A fines de 1988, se presentó el Uno, auto mundial de la marca que se convertiría en uno de los más vendidos en la década de 1990. Con estos tres modelos, a los que se sumaba el veterano pero aún muy demandado Spazio, en esa década Fiat alcanzó el liderazgo del mercado argentino con el 26,5% de participación, desplazando a Renault (22 %). Por su parte, el Duna fue, entre 1990 y 1995, el automóvil más vendido del país mientras que el Spazio se ubicó en tercer lugar.

Fiat retoma el control

La expansión del mercado local y las perspectivas exportadoras que abría el Mercosur fueron factores determinantes para que la casa matriz tomara la estratégica decisión de retomar el control de su filial argentina a partir de 1995 y finalizar su vínculo con SEVEL.

Las negociaciones con Peugeot determinaron que la histórica planta de El Palomar quedara en manos de la firma francesa, situación que obligó a Fiat Auto Argentina a construir un nuevo complejo industrial que fue inaugurado el 20 de diciembre de 1996. La planta, de 92.500 m2, fue erigida en la provincia de Córdoba en sólo 18 meses y demandó una inversión de 600 millones de dólares.

La producción se puso en marcha en abril de 1997 cuando salieron de la línea de montaje los nuevos Siena y Palio. La cadencia de fabricación era de 550 unidades diarias. 

Además de los vehículos completos, la fábrica estaba en condiciones de realizar 800 motores, 500 suspensiones y 1.000 cajas de velocidad por día.

En el 2002, la crítica situación económica y social que atravesaba el país provocó el cese de la producción y el cierre temporario de la planta. La reapertura llegó en el 2006 pero acotada a la fabricación de cajas de velocidad para equipar unidades producidas en el exterior.

Finalmente, en enero del 2008, el lanzamiento del nuevo Palio puso en marcha una vez más la producción automotriz en la planta de Ferreyra. En octubre del 2009, un Siena HLX se convirtió en la unidad 2.000.000 producida por Fiat en Argentina.

Con la demanda consolidada, en el 2011 comenzó la fabricación del Nuevo Palio que se mantuvo en las líneas de montaje hasta el 2017. A fines de ese año se inició la producción de un nuevo modelo desarrollado para la región, el sedán Cronos. La fabricación de este modelo implicó una inversión de 500 millones de dólares.

La fusión internacional con Chrysler impactó en el mercado local con la representación de marcas históricas como Chrysler, Dodge y Jeep y el cambio de la razón social por Fiat Chrysler Automobiles (FCA) Argentina.

Un siglo en Argentina

En el 2019, Fiat cumplió un siglo de presencia ininterrumpida en el país. Lo celebró con el lanzamiento del Cronos Centenario, una serie limitada de la que se produjeron sólo 100 unidades. Hasta entonces, la empresa italiana había fabricado en Argentina más 2,7 millones de unidades de 17 modelos, distribuidos en tres plantas industriales diferentes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?