Una delicia: gazpacho ¡la receta clásica en 3 pasos para aprovechar la temporada de tomates!

Una delicia: gazpacho ¡la receta clásica en 3 pasos para aprovechar la temporada de tomates!

Si hay una receta clásica para disfrutar de los tomates en verano es el gazpacho, hoy te facilitamos toda la información para que disfrutes de esta exquisita sopa fría.

Melisa Bubica

Como entrada o principal los gazpachos en verano son la solución a la hora de elegir algo fácil, refrescante y nutritivo. Es uno de los platillos más acudidos en el verano y hay variables de gazpacho como de sandía y melón, más en Mendoza con su oferta gastronómica.

Sin embargo, hoy nos remontamos a la receta más convencional  que es a base de tomates. El gazpacho andaluz es con pimiento, tomates, pepino y ajo. Hay tantas recetas como familias en el mundo, algunos incorporan zanahorias, otros con manzana y pepinos, y muchas variables más.

La referencia más precisa del actual gazpacho andaluz nos remite al siglo XVI, cuando el tomate y el pimiento, dos de los ingredientes fundamentales del gazpacho, llegaron desde América. Era una comida de los campesinos andaluces, fue en el siglo XIX cuando el gazpacho empezó a popularizarse. Desde la clase burguesa que lo servía con tropezones o croutons de pan, hasta los trabajadores del campo.

Hoy les compartimos toda la información para que lo compartas en familia. 

Para un litro de gazpacho rinde 4 porciones abundantes:

  • 1 kilo de tomates maduros
  • 1 pimiento verde 
  • 1 pepino
  • 1 diente de ajo (o más)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 3 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 1 cucharadita pequeña de sal

Procedimiento:

Lavamos y desinfectamos todas las verduras, cortamos los tomates y las cebollas, reservamos.

Le quitamos las semillas al pimiento y lo dejamos cortado en trozos, pelamos el pepino y también lo cortamos.

Tomamos la jarra licuadora o una minipimmer y procesamos todos los ingredientes hasta que quede una mezcla homogénea. Condimentamos y rectificamos sal, pimienta, aceite de oliva y vinagre. Corrobora la consistencia, puedes agregarle agua pero hay que tener cuidado que no se rebaje el sabor. Luego lo dejamos en la heladera una hora antes de servir para que esté bien fresco. Ahora a disfrutar esta ¡deliciosa receta!

Tip: es fundamental la calidad del tomate, estamos en plena temporada en Mendoza, así que será cuestión de encontrar los más sabrosos para hacer esta receta.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?