Tips de Estilo

Cómo planificar y diseñar una cocina: doce tips que no podés perderte

La cocina es el espacio en donde, quizás, pasamos el mayor tiempo cuando estamos en casa. Es por eso que debe ser acogedora, linda, útil y con onda. Doce consejos que te explican cómo lograrlo.

Mario Simonovich
Mario Simonovich miércoles, 10 de julio de 2024 · 09:00 hs
Cómo planificar y diseñar una cocina: doce tips que no podés perderte
una buena iluminación puede marcar la diferencia en el éxito de un diseño de cocina. Foto: Blakes London

El diseño de una cocina, por la forma en que se usa y por los cambios que implican su uso, es un proceso de aprendizaje en constante evolución. Antes lo común era que un miembro de la familia se limitara a cocinar. Hoy eso cambió y se han convertido en espacios familiares que se utilizan para cocinar y también para recibir invitados e inclusive, descansar. Por eso es fundamental planificar la cocina con todo lujo de detalles desde el principio. Y lo que sigue es un paso a paso sobre cómo diseñar una cocina.

Una planificación cuidadosa de cómo diseñar el almacenamiento de la cocina puede dar como resultado un espacio tranquilo y  práctico. Crédito de la imagen: Sims Hilditch.

Planificación y diseño de una cocina en 12 pasos 

Para el diseño de una cocina lo mejor es que lo hagan profesionales con experiencia teniendo en cuenta que el uso que haga el individuo de su cocina afectará profundamente las decisiones de diseño que allí se adopten. A continuación una lista de 13 pasos para llevarlo a cabo:

  • 1. Crear una lista de deseos anotando todas las características de la cocina que uno sueña. Preguntas para hacerse: ¿qué estilo de diseño deseás? ¿Qué electrodomésticos te gustaría tener? Escribir todo lo que siempre has deseado y lo que hoy en tu cocina no te funciona, o no quisieras más. En sitios como Pinterest e Instagram hay para encontrar inspiración en cuanto al diseño de interiores, por ejemplo.
  • 2. Establecer un presupuesto para el diseño de la cocina porque los costos deben definirse claramente al comienzo del proyecto: de hecho hasta dónde puedas llegar con tu lista de deseos dependerá de tu presupuesto. Y a ese presupuesto agregar un 10% adicional como contingencia para cualquier costo imprevisto. Y también otro plus por los precios que pueden aumentar por la inflación.
  • 3. Considerar cómo vas a utilizar la cocina.  En primer lugar pensar detenidamente cómo “se desea” utilizar el espacio (con los lugares previstos para cocinar, comer, entretener y, a veces, como minioficina). Mantener las áreas de preparación, cocción y lavado cerca unas de otras para lograr la eficacia al momento de realizar esas labores.
  • 4. Estar a la altura evitando zonas muy altas y muy bajas. Hacer una buena distribución y un almacenamiento adecuado: colocar todo de una forma que se pueda acceder a todos los elementos de la cocina, desde la luminaria hasta los cajones profundos y refrigeradores bajos.
Evitar zonas muy altas y muy bajas (izq) y prever una encimera con suficiente espacio (der). Crédito de las imágenes: Sheraton Interiors y Harvey Jones.
  • 5. Más allá de lo estético considerar el diseño perfecto: planificar de forma eficaz un diseño ergonómico, lograr un espacio de labor para que el tiempo que pase en la cocina sea aún más agradable. Tener la heladera, el lavatorio, el horno y el espacio de almacenamiento al alcance de la mano. Tener en cuenta las zonas con luz natural:  las áreas para sentarse se ubican mejor cerca de las ventanas.
  • 6. Elegir los muebles adecuados. Pensar en cómo podría relacionarse la cocina con las áreas de estar y comedor - sobre todo si es parte de un espacio abierto- , y cómo encajará con el plan general previsto para la casa. Para eso juntar imágenes de cocinas que inspiren y pensar en cómo podrían adaptarse a su espacio y a la carpintería del resto de la casa. Por ejemplo las cocinas pintadas funcionan especialmente bien por su atractivo atemporal y porque es muy útil repintarlas de vez en cuando para crear un aspecto y una sensación diferentes. 
  • 7. Tener en cuenta la proporción, la escala y la simetría de los muebles. Además del estilo de los muebles tener en cuenta sus proporciones y tratar de crear cierta sensación de simetría colocando elementos clave, como una repisa de chimenea que enmarque una cocina, como pieza central. Los detalles se determinarán según el tamaño y la altura de la habitación. Es mejor llenar el espacio vacío con armarios que se pueden usar para almacenar elementos que se usan con poca frecuencia, como los jarrones.
Pensar en los colores (izq), y tener en cuenta la proporción, la escala y la simetría de los muebles (der). Crédito de las imágenes: Harvey Jones / Darren Chung y Dan Duchars.
  • 8. Pensar en los colores. Hoy existe una mayor demanda de ideas de colores para la cocina. Para darle un toque personal los interiores de un armario con frente de cristal se pueden pintar de un color, los marcos de las puertas de otro o los tiradores se pueden cambiar a gusto. Dado que la cocina tiende a ser el corazón activo y bullicioso del hogar, en lugar de un espacio sereno, los colores de pared brillantes, cálidos y llamativos pueden funcionar perfectamente
  • 9. Prever una encimera con suficiente espacio. La encimera actúa en la cocina como mesa de trabajo en la que se preparan los alimentos y se preparan los platos antes de llevarlos a la mesa. La cantidad de espacio de encimera depende de las necesidades individuales. Las encimeras puede ser de cuarzo ( cuyas superficies son más duraderas que la mayoría de las piedras naturales, impermeables a las manchas y los arañazos, resistentes al calor y fáciles de mantener), mármol (no se recomienda porque es poroso y se mancha), porcelana (material cerámico cocido a temperaturas extremadamente altas para crear una superficie duradera, no porosa y con una gran resistencia al calor y a las manchas), granito (no es porosa, es duradera, suave y cálida al tacto) y madera (requiere mantenimiento, pero su calidez, la gran variedad de opciones en especies de madera y la variedad de efectos lavados, aceitados y teñidos la hacen cada vez más popular).
Planificar una isla en la cocina. Crédito de la imagen: Douglas Friedman / Jonathan Rachman.
  • 10. Planificar una isla en la cocina (si hay suficiente espacio) porque tienen muchos usos, desde una superficie adicional para preparar alimentos, para limpiar, para las bebidas y un lugar para cocinar frente a los invitados. Una isla de buen tamaño puede tener entre 2 y 3 m de largo y entre 1,1 y 1,4 m de ancho (si es más ancha, se desperdiciará espacio en el centro). Dejar  al menos 1 m de espacio alrededor de la isla.
  • 11. Decidir qué espacio de almacenamiento que se necesita. Es el lugar de la casa en el que probablemente pasarás la mayor parte del tiempo, por lo que poder encontrar lo que necesitas de forma rápida y sencilla va a hacer que cocinar sea más agradable. Planificar el almacenamiento adecuado para cada área.
  • 12. Planificar la iluminación y el suelo.  La cocina se ha convertido en un espacio hermoso y práctico, y una buena iluminación puede marcar la diferencia en el éxito de un diseño. La planificación de la iluminación de la cocina debe realizarse con bastante antelación, junto con la planificación del diseño. Por ejemplo las luces empotradas de techo regulables son una solución popular para la iluminación general de una cocina. Las luces de riel negras también se están volviendo cada vez más populares, porque pueden proporcionar mucha luz y agregar un poco de estilo de los años 70.  Una lámpara colgante grande y espectacular, tal vez suspendida sobre la isla a un lado o sobre una barra de desayuno, puede parecer una obra de arte. 

Las ideas para pisos de cocina son otro elemento del diseño de una cocina que debe tenerse en cuenta en la etapa de planificación. Si bien el piso de la cocina debe ser duradero y fácil de mantener, también puede ser una característica que realce el estilo y el éxito de la habitación. La elección del material depende de su presupuesto y su actitud hacia el carácter, la belleza y la practicidad.

Elegir el suelo de la cocina. Crédito de la imagen: David Lovatti.
  • Las baldosas de porcelana son, con diferencia, el material más popular en la actualidad, porque son robustas, no porosas, muy resistentes a las manchas y a los arañazos y funcionan bien con la calefacción por suelo radiante, y porque están disponibles en una gran variedad de diseños, colores y formatos.
  • Pisos de azulejos con apariencia de piedra: crean una sensación muy relajada con una calidez reconfortante, y los azulejos de porcelana suave y mate con efecto de piedra caliza se adaptan bien a esta idea. 
  • Pisos de baldosas con aspecto de madera: también son populares, sobre todo porque aportan una sensación de carácter y movimiento. Y a diferencia con los que se fabricaban antes, las de hoy presentan una textura realista.
  • Pisos de piedra real: la piedra caliza aporta belleza natural pero es porosa y puede mancharse y desgastarse con el tiempo. Se necesita un mantenimiento regular para su su mejor aspecto / Más información aquí..
Archivado en