Gastronomía

No te puedes perder este sofisticado plato español: gambas al ajillo

Una de las recetas más populares de España es este aperitivo perfecto para realizar un tapeo por su sencillez y rapidez: siempre logra un buen resultado.

MDZ Gastronomía
MDZ Gastronomía domingo, 26 de mayo de 2024 · 18:10 hs
No te puedes perder este sofisticado plato español: gambas al ajillo
Un plato exquisito Español Foto: pexels

Hace  más de 100 años que las gambas al ajillo son un plato que identifica a España. Su origen se remonta a un restaurante de Madrid, pero rápidamente se extendió por todo suele encontrarse mayoritariamente en el centro y norte del territorio.

Con la característica de su sencillez para la preparación, y la utilización de muy pocos ingredientes para lograrlo, este plato se convirtió en un éxito mundial. Peladas a mano, en la receta original se utilizaban gambas de Huelva, un poco de ajo, cayena y perejil. ¿El resultado? Algo fantástico, para mojar mucho pan y no dejar ni gota de ese aceite, ese juguito con tanta personalidad. 

Esta comida se suele cocinar en una cazuela u olla de barro, donde se coloca a freír previamente ajo y perejil en aceite de oliva, para luego de ese paso agregar las gambas. Además se le puede dar un condimento picante y perejil. Lo primordial es separar la cabeza de la cola, antes de comenzar con la cocción.

Gambas: el ingrediente principal para este manjar.

Ahora si, manos a la obra para preparar esta delicia:

Ingredientes:

  • Gambas frescas
  • 4 dientes de Ajo
  • Sal
  • Pimienta negra (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco

PREPARACIÓN

  1. Comienza pelando las gambas. Reserva las cáscaras y las cabezas para hacer un fumét que te servirá para infinidad de recetas (arroz, pasta, sopa...).
  2. Pela los ajos y córtalos en láminas finas.
  3. En una sartén o cazuela echa un dedo de aceite de oliva virgen extra. Si quieres que te salgan perfectas, no sirve cualquier aceite, usa uno de muy buena calidad.
  4. Cuando esté caliente pero sin que eche humo, incorpora las láminas de ajo y cuando empiecen a dorarse, añade las gambas peladas. Ten cuidado de no dorar los ajos en exceso ya que amargarán.
  5. Sazona con pimienta (opcional) y sal. Cocina un par de minutos o hasta que veas que las gambas cambian de color (no las dejes en exceso para que no se sequen). Como el aceite estará muy caliente seguirán cocinándose solas.
  6. Sirve las gambas al ajillo en una cazuela de barro y espolvorea con perejil fresco picado. Tapa con un plato para que no se enfríen y lleva rápidamente a la mesa.
Archivado en