Jardinería

Cómo sembrar manzanilla en tu propio jardín

Cultivá calma y descubrí el proceso paso a paso para tener un suministro inagotable de esta relajante hierba. Anotá el proceso para no fallar en el intento.

MDZ Estilo
MDZ Estilo sábado, 25 de mayo de 2024 · 08:02 hs
Cómo sembrar manzanilla en tu propio jardín
Creá un verdadero santuario de calma y salud en tu hogar cultivando esta planta Foto: Pexels

La manzanilla, conocida también como camomila, es una planta que no solo embellece jardines sino que también ofrece beneficios medicinales y aromáticos. 

¿Cómo cultivar manzanilla en tu propio espacio verde?

Beneficios y usos

La manzanilla es una planta de la familia Asteraceae y se presenta principalmente en dos tipos: la manzanilla alemana (Matricaria chamomilla) y la manzanilla romana (Chamaemelum nobile).

Ambas variedades son apreciadas por sus propiedades calmantes y su capacidad para tratar problemas digestivos y del sueño.

Además de ser una infusión popular, la manzanilla se usa para aliviar malestares estomacales, como relajante para mejorar el sueño, en aplicaciones tópicas para la piel, y como enjuague bucal para la salud oral.

Cultivar tu propia manzanilla no solo es gratificante, sino que también te permite tener acceso a una fuente natural de relajación y bienestar.
Foto: Pixabay

Identificación de la planta

La manzanilla se caracteriza por sus flores pequeñas con pétalos blancos y un centro amarillo, emitiendo un aroma dulce y reconfortante que también se percibe en su sabor.

Preparación para la siembra

Comenzá obteniendo semillas de calidad o plántulas de un vivero confiable. Es fundamental seleccionar semillas frescas o plántulas saludables para asegurar el éxito del cultivo.

El suelo ideal

La manzanilla prospera en suelos bien drenados y ligeramente arenosos. Prepará el terreno removiendo malezas y escombros, y considerá enriquecerlo con compost para aumentar su fertilidad.

Siembra

Si decidís sembrar semillas, distribuílas sobre el suelo preparado y cubrí ligeramente con tierra. Para las plántulas, hacé un agujero adecuado para sus raíces y plantá cuidadosamente.

Riego adecuado

Regá las semillas o plántulas suavemente para evitar desplazarlas. Mantené el suelo húmedo pero no saturado de agua.

Exposición solar

Las plantas de manzanilla necesitan abundante luz solar. Elegí un sitio en tu jardín que reciba buena iluminación natural la mayor parte del día.

Mantenimiento regular

Aunque la manzanilla es resistente, requiere atención regular, especialmente en lo que respecta a riego y control de malezas. Un fertilizante orgánico suave puede ser beneficioso cada varias semanas.

Foto: Pixabay

Momento de la cosecha

Las plantas están listas para ser cosechadas cuando alcanzan unos 30 cm de altura y sus flores están completamente abiertas. Recogé las flores cortándolas justo por encima de las primeras hojas.

Secado de las flores

Para usar las flores en té, es mejor secarlas. Colocalas en un área bien ventilada y fuera de la luz directa del sol hasta que estén completamente secas.

Almacenamiento

Una vez secas, guardá las flores de manzanilla en un recipiente hermético y en un lugar fresco y oscuro para preservar sus propiedades.

Uso contínuo y propagación

No solo disfrutarás de la manzanilla en infusiones; también podes utilizar las flores secas para potpourris o como parte de remedios caseros. Además, podes recolectar semillas de tus plantas para sembrar nuevas cada temporada.

Con estos pasos, estás listo para comenzar tu aventura en el cultivo de manzanilla, una planta que ofrece belleza, tranquilidad y un tesoro de beneficios medicinales

Archivado en