Arte y estilo

Las 13 pinturas religiosas más famosas de todos los tiempos

Artistas y pintores han utilizado su habilidad para aportar belleza, arte y significado cultural a las historias bíblicas. En la nota, una selección imperdible.

MDZ Estilo
MDZ Estilo jueves, 5 de octubre de 2023 · 09:08 hs
Las 13 pinturas religiosas más famosas de todos los tiempos
12 pinturas religiosas más famosas de todos los tiempos Foto: discoverwalks.com
ver pantalla completa

Son pinturas que han sido recopiladas por galerías famosas en el mundo para exhibirlas al público, en la que artistas y pintores famosos utilizaron su habilidad para dar vida a las historias de la Biblia.

Allí aparecen representaciones de la Virgen María con el niño Jesús y Cristo en la cruz.

Muchas de estas pinturas religiosas son del Renacimiento, un influyente movimiento cultural que se originó en Italia y que tuvo a referentes como Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y Rafael.

Las siguientes 13 pinturas han permanecido a lo largo de la historia en el ranking de las más famosas y populares de todos los tiempos:

Cristo de San Juan de la Cruz - Salvador Dalí. Se trata de un óleo que representa a Jesucristo en la cruz, flotando sobre un paisaje desolado. Se basa en el símbolo del amor y el sufrimiento divinos. La pintura es famosa por la forma en que el espectador se siente cuando la mira. Muestra el asombro y el asombro de Jesucristo a través de la luz y la descripción del sufrimiento humano que soportó. Es una meditación sobre la naturaleza de la realidad así como la relación entre Dios y la humanidad.

Las bodas de Caná - Paolo Veronese. La pintura representa el primer milagro de Jesucristo como se describe en el Evangelio de Juan. Cada figura de la pintura está vestida con trajes elaborados sobre una mesa preparada con un espléndido banquete. Es una representación realista de la Eucaristía. El pan y el vino representan también el cuerpo y la sangre de Cristo y el milagro de convertir el agua en vino puede verse como la transformación de lo ordinario en sagrado. Sin embargo, también es una meditación sobre la naturaleza de la realidad y la relación de lo humano con lo divino.

La Virgen del prado -  Rafaello Sanzio (Rafael). Se la considera el mayor ejemplo de la pintura de la Virgen María del Renacimiento. La Madonna del Prato representa a la Virgen María con el Niño Jesús de pie en un prado. Las dos figuras están rodeadas por un grupo de ángeles que cantan y tocan instrumentos musicales. El fondo son colinas y árboles que envuelven la pintura. La Virgen María y Cristo están bañados de luz dorada y suave.

La conversión de San Pablo - Caravaggio. Está basada en el acontecimiento bíblico en el que Saulo se convirtió al cristianismo tras una visión de Jesucristo en el camino a Damasco. En el cuadro, Saúl está acostado boca arriba mientras está cegado por la luz de la visión. Su caballo se encabrita asustado mientras sus compañeros huyen aterrorizados. Es una obra maestra que muestra la capacidad de Caravaggio para crear poderosas imágenes religiosas. El uso de luces y sombras puede considerarse dramático.

"La conversión de San Pablo" (Caravaggio) y "La Virgen del prado" (Rafael). Imágenes: Wikipedia.

Las lágrimas de San Pedro - El Greco. Es una pintura que representa a San Pedro llorando después de haber negado a Jesucristo tres veces la noche anterior a su crucifixión. El Greco utiliza una serie de técnicas que crean una sensación de emoción que da vida al dramático contraste del momento. A través de esta obra maestra, la pintura muestra cómo El Greco usa su obra para generar grandes emociones. Los eruditos ven las lágrimas de Pedro como una representación de personas que han pecado y buscan el perdón.

La última cena - Leonardo Da Vinci. Los estudiosos lo han visto como una celebración de la Eucaristía y el vínculo que existía entre Jesús y sus discípulos. Algunos de los temas que se exploran en la pintura incluyen el perdón, la traición y la condición humana.

La Virgen Sixtina - Rafael (Madonna di San Sixto). Representa a la Virgen María descendiendo del cielo mientras lleva al niño Jesús en sus brazos. Está frente a San Sixto II y Santa Bárbara,  quienes están arrodillados en adoración. Santa Bárbara fue una mártir reconocida como santa por la Iglesia católica. Venía de una familia pagana y tras convertirse a la fe cristiana fue quemada con hierro candente y luego decapitada. Mientras que San Sixto II fue el Papa número 24 de la iglesia católica y también fue decapitado en el siglo III, tras su detención mientras oficiaba una misa.

La Anunciación -  Caravaggio. El ángel Gabriel se aparece a la Virgen María para decirle que concebirá y dará a luz al Hijo de Dios. En el cuadro, el ángel Gabriel sostiene un lirio que simboliza la pureza y la inocencia. La obra recorre la aceptación, el asombro y la humildad de María como también el encuentro divino-humano de ella con el ángel Gabriel.

La ronda de noche - Rembrandt. A primera vista, la pintura no tiene ningún significado que refleje la religión y puede interpretarse de diferentes maneras, pero se trata de una pintura que muestra el símbolo atemporal del ser humano creado a imagen de Dios.

La joven de la Perla - Johhanes Vermeer de Delf. Un cuadro de aspecto atemporal en el que exhibe la imagen de una joven que parece ser un modelo universal de juventud e inocencia. El autor de la obra, el holandés Johhanes Vermeer de Delf, en su juventud se convirtió al catolicismo.

Disputa del Santísimo Sacramento - Rafael. Representa el triunfo de la iglesia con un Jesucristo rodeado de santos y papas. Debajo de ellos están los teólogos y funcionarios de la iglesia que debaten sobre la Eucaristía. La pintura es un símbolo de la iglesia y sus enseñanzas.

"La creación" (Miguel Ángel), Disputa del Santísimo Sacramento (Rafael) y "El regreso del hijo pródigo" (Rembrandt) - Imágenes: Wikipedia.

El regreso del hijo pródigo - Rembrandt. El cuadro muestra la famosa parábola del hijo que regresa a la casa de su padre después de desperdiciar su herencia y caer en la pobreza. Tras retornar a su hogar se arrodilla ante su padre para expresar su arrepentimiento y su padre expresa su alegría por volver a verlo.

La creación - Miguel Ángel. Muestra cómo Dios extendió la mano y tocó el dedo de Adán para crear al primer ser humano. Los estudiosos interpretan el gesto como el momento en que Dios le dio a Adán la chispa de la vida. Muestra cómo Dios está conectado con la humanidad y a través de él tenemos vida. / Fuente: discoverwalks.com

Archivado en