Así fue la relación de Carolina de Mónaco y Stéfano Casiraghi

Así fue la relación de Carolina de Mónaco y Stéfano Casiraghi

Carolina de Mónaco y Stéfano Casiraghi se conocieron en el verano de 1983. El empresario italiano fue el gran amor de la princesa y padre de sus tres hijos mayores.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

Carolina de Mónaco y Stéfano Casiraghi formaron una de las parejas con más estilo y glamour de los años 80, por lo cual los paparazzis los seguían a todos lados. Ella siempre fue la princesa más elegante del mundo y él era un deportista reconocido, una pasión que le costó la vida a muy temprana edad.

Las mujeres del Principado de Mónaco se destacan por su belleza y buen gusto por la moda, principalmente desde que la ex actriz Grace Kelly pasó a ser reina consorte. Su belleza y elegancia se la transmitió a su hija, Carolina de Mónaco, quien desde joven es sinónimo de sofisticación y una de la eternas musas de Chanel.

Por su lado, Stéfano Casiraghi nació en Como, Italia, como hijo de Giancarlo Casiraghi y Fernanda Biffi, un matrimonio millonario y muy bien posicionado en la aristocracia de Europa. También era un deportista de alto riesgo en competiciones off-shore de embarcaciones de alta velocidad, una afición que Carolina de Mónaco le pidió, sin éxito, que dejara cuando se casaron.  

Carolina de Mónaco y Stéfano Casiraghi con sus dos hijos mayores. Fuente: YouTube Hola. 

¿Cómo se conocieron Carolina de Mónaco y Stéfano Casiraghi?

Corría el verano de 1983 cuando Carolina de Mónaco Stéfano Casiraghi coincidieron en un crucero que organizó Francesco Caltagirone, un amigo en común. Para ese entonces, la Princesa tenía 26 años y el empresario 23 años, pero esta diferencia de tan solo 3 años no fue un problema para ellos.  

Navegaron largas horas entre Córcega y Cerdeña, hasta que la atracción fue inevitable y a ambos se les olvidó que estaban pareja. Carolina de Mónaco vivía un romance oficial con el cineasta Robertino Rossellini, mientras que Stéfano Casiraghi tenía una novia llamada Pinuccia Macheda, quién era totalmente desconocida por la prensa.

La pareja se fugó unos días a Nueva York y luego se dirigieron a Italia para estar un tiempo en la casa de Stefano Casiraghi en Milán. Todo indicaba que Robertino Rossellini iba a casarse con la royal, principalmente porque la acompañó en el funeral de Grace Kelly un año antes y tenía la aprobación de su padre, Raniero III, pero el amor por el italiano fue más grande.

Finalmente, ambos terminaron sus relaciones y se sumergieron en un amor del que más tarde nacieron tres hijos, Andrea, Pierre y Carlota. Raniero III aprobó rápidamente la relación y consideró que era el marido perfecto debido a que era carismático, podía sostener económicamente a su hija y tenía un buen estatus social.

Sin embargo, Carolina de Mónaco estaba divorciada de su primera pareja, Philippe Junot, y la Iglesia no aprobó una nulidad para que pudiera contraer matrimonio con Stefano Casiraghi. La pareja únicamente se casó por civil en el Palacio del Príncipe de Mónaco y estuvieron juntos hasta la muerte del empresario en 1990, cuando participaba en el mundial de off-shore y una ola chocó contra la embarcación.
 



¿Conocías la historia de Carolina de Mónaco y Stefano Casiraghi?

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?