Tres claves secretas para servir whisky on the rocks

Tres claves secretas para servir whisky on the rocks

El whisky on the rocks es el nombre con el que se define a esta bebida cuando se la toma con hielo.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

El whisky es conocido como “la bebida de los dioses”, lo que da a entender que hay que hacer todo lo posible por disfrutarlo al máximo. En esta ocasión, compartimos algunos secretos para aprovechar el “on the rocks” y te contamos todo lo que hay que saber al respecto. No te pierdas los detalles.
 

Fuente: pixabay.com

Whisky on the rocks: 3 secretos para disfrutar al máximo


1. El hielo.

El whisky on the rocks es uno de los tragos más famosos a nivel mundial y también una de las formas más habituales a la hora de tomar esta bebida alcohólica.

Combinación de hielo y whisky (no siempre es así, atención al punto que sigue), no todo es tan sencillo como parece, ya que hay que tener cuidado con las piezas que se usan de agua congelada.

En este punto, la principal clave a tener en cuenta es que los hielos se derriten con facilidad y, al desprender agua, la misma se mezcla con el whisky y puede llegar a alterar el sabor.

Lo más recomendable entonces, sobre todo en aquellos casos en los que se toma un buen whisky, es usar piezas de hielo grande, de forma tal que las mismas enfríen el líquido sin derretirse.


2. Las piedras.

El nombre que se le da a esta forma de tomar el whisky es mucho más literal de lo que se puede imaginar. Esto se debe a que, en una primera instancia, se solía usar piedras de río para enfriar esta bebida.

En la actualidad, existen unas piedras diseñadas exclusivamente para enfriar el whisky y, por qué no, otro tipo de bebidas, ya sea alcohólicas o no. La idea de las mismas es que puedan cumplir esta función sin aguar el líquido en cuestión y, en consecuencia, manteniendo el sabor original del mismo.

En el caso de las piedras para whisky, se pueden conseguir en diversos puntos de venta, sobre todo en vinotecas y licorerías.

Por lo demás, otra manera de enfriar el whisky sin que el mismo se mezcle con el agua consiste en servir la bebida en un vaso y reservarlo durante un tiempo en el refrigerador. Eso sí, en este caso deja de ser un whisky on the rocks.


3. El whisky y el vaso

Para finalizar, y por más que pueda resultar una obviedad, no hay que dejar de mencionar que la elección del whisky a consumir es un factor más que fundamental a la hora de disfrutar de un buen trago.

Lo mismo ocurre con el vaso: el mismo tiene que ser de vidrio, con una buena base y con el diámetro suficiente como para que los hielos grandes o las rocas entren sin ningún tipo de inconvenientes.

¿Qué opinas? ¿Te gustaría disfrutar de un buen whisky on the rocks teniendo en cuenta los secretos mencionados?

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?