La polémica historia de amor de Balduino y Fabiola de Bélgica

La polémica historia de amor de Balduino y Fabiola de Bélgica

La española que gobernó Bélgica había querido ser monja, y su marido, sacerdote: un repaso por la extraña historia del enlace entre Balduino y Fabiola de Bélgica.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

Ambos eran muy religiosos, formales, serios y parecían hechos el uno para el otro. Por eso, cuando Balduino de Bélgica y Fabiola de Mora y Aragón se casaron el 15 de diciembre en el año 1960, el aplauso popular los acompañó. Ambos gobiernos los apoyaron. 

Pero no todo había sido amor y encanto hasta ese día.
 

El día de la gran boda. Fuente. Vanity Fair


La historia de Balduino y Fabiola de Bélgica

El rey de Bélgica anunció repentinamente que se casaría con una noble española desconocida hasta ese momento. Enseguida los medios del momento se abocaron a la tarea de conocer más sobre Fabiola y le llovieron múltiples reportajes de distintas revistas. 

La historia de amor tenía condimentos novelescos y el público se sintió inevitablemente atraído. El rey había pasado diez años soltero en el trono, Bélgica acababa de perder Congo y así, la mujer española que hasta hace poco era una perfecta desconocida, era la oportunidad de alegrar la vida del pueblo y del rey. 

El gobierno franquista quiso aprovechar la oportunidad para buscar legitimidad ante el mundo, pero dudosamente lo consiguió.
 

Una historia de amor llena de rumores, tragedias y polémicas

Cuando anunció el compromiso, Fabiola tenía 32 años, una edad a la que, en esa época, se decía que la mujer había quedado “para vestir santos“ si aún no había contraído matrimonio. De hecho, ella había coqueteado con la idea de ser monja y era profundamente religiosa. 

Fabiola Fernanda María de las Victorias Antonia Adelaida de Mora y Aragón había nacido rodeada de los privilegios de la aristocracia del régimen franquista. Tenía 6 hermanos y una casa inmensa, un precioso jardín, una casa de veraneo en Zarautz y estudios en música y pintura. 

Los padres de Fabiola era defensores de la monarquía y por ello cuando en el golpe del 36 se declara la guerra civil, ellos apoyan a Franco. La familia consigue llevar a todos sus hijos con su niñera alemana a París, y luego a Suiza, donde estaba instalada la reina Victoria Eugenia, madrina de Fabiola. Ahí vivió y estudió cinco idiomas, a los que después se sumaría el holandés. 

A los 11 años la familia entera regresó a Madrid, empobrecida y en plena posguerra. Preocupada por quienes la pasaban mal, la joven Fabiola estudia enfermería y visitaba enfermos, hacía caridad y cuidaba a sus sobrinos. 

La vida de Balduino estuvo marcada por la tragedia desde que en 1935 había muerto su madre, Astrid de Suecia, casada con el rey Leopldo III, en un accidente cuando él sólo tenía 5 años. . 

El niño trasladó el amor a su madre a la virgen María, a quien quería como “mi mamá del cielo“. Y allí comenzó su intensa espiritualidad. 

Los nazis invadieron Bélgica y casi todos huyeron, pero el rey se negó, por lo que fue tildado como colaboracionista. 

El rey Leopoldo pronto se metió en amoríos con una joven hija de un funcionario público. Ella quedó embarazada y tuvieron que casarse el 6 de diciembre de 1941. La joven era 15 años menor que él y el pueblo, en crisis de privaciones y necesidades, no vio esa boda con buenos ojos. La chica, además, era flamenca, algo que no estaba bien visto tampoco. 

El pueblo la llamaba Lady Bacalao y nunca la quiso como reina, de hecho, el rey le dio el título de princesa de Réthy pero no el de reina. Sus hijos Josefina, Balduino y Alberto si la aceptaron y la querían llamándola “maman“. Alejandro, María Cristina y María Esmeralda vendrían a agrandar la familia. 

Pero la familia fue deportada a Alemania y luego a Austria y cuando el país fue liberado se abrió el debate acerca de si el rey de Bélgica debía ser perdonado y volver. Entretanto, esperaban en Suiza. 

La resolución fue abdicar y que Balduino, de 20 años, fuera rey. Los rumores maliciosos dicen que Lilian tenía una influencia especial sobre el hijastro y ejercía una especie de fascinación “más que maternal“. 

Aunque no se sabe cómo se conocieron ni en qué circunstancias, parecía que Balduino y Fabiola de Bélgica estaban hechos el uno para el otro. Se dice que él la eligió porque ella era muy católica como él, y su rigidez y seriedad la hacían perfecta para el puesto de reina, pero además, tenían tantas cosas en común que se enamoraron profundamente. 

Otra versión dice que “se la eligieron y se la fueron a buscar“ pero que cuando se conocieron la atracción fue genuina. Él escribió que le atraía que fuera perspicaz y reflexiva, que amara a la virgen y fuera transparente. Terminaban los días rezando el rosario y Balduino sentía que la había enviado la virgen. 

Lo cierto es que Fabiola aceptó la propuesta de matrimonio de Balduino, que se realizó frente a 1300 invitados en Bruselas, a donde acudió el futuro rey de España Juan Carlos acompañado de Cayetana de Alba. 

La novia vistió un diseño de Balenciaga y una tiara regalada por Carmen Polo con esmeraldas y rubíes intercambiables. 

Una historia de amor con idas, vueltas, guerras, posguerras, tragedias personales, escándalos, rumores y un matrimonio tardío para la época que sin embargo y después de todo fue muy feliz, y reinó muchos años.

¿Conocías la historia de amor entre Balduino y Fabiola de Bélgica?

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?