Así los millennials alteraron el mundo del vino

Así los millennials alteraron el mundo del vino

Los nacidos a finales del siglo pasado han producido modificaciones constantes en la oferta y la demanda de vinos. Parece que el mundo del vino es tradicional, pero miren cómo lo fueron transformando.

Federico Lancia

Federico Lancia

Es una rotunda obviedad. El mundo no es lo que era hace 40 años. Sus estilos, sus tendencias, sus formas cambiaron. Ahora, en muchas ocasiones, pareciera que el vino siguiera respetando cánones de esa época. Veamos que no es tán así. 

En la sociedad de consumo, es justamente el consumidor quien manda. Si bien hay una tendencia marcada por la oferta, todo se sustenta sobre lo primero. 

Los denominados “millennials” (estos jóvenes nacidos a partir de los 80) son una generación marcada por la tecnología, hiperconectada y con altos valores sociales y éticos. Ellos han transformado la forma de consumir vino y lo han vuelto, sin lugar a dudas, en una “experiencia”.

Qué buscan y cómo se comportan

Es posible afirmar que más del 70% de los vinos que se compran en el mundo, son adquiridos por esta generación. Un crecimiento exponencial que demuestra que se trata de los consumidores que marcan el ritmo del mercado mundial de vinos

¿Dónde ponen la lupa? Diría claramente que están centrados en salir de los lugares comunes: etiquetas raras, nuevos vinos, nuevos estilos. Pensemos en un segmento como el del Champagne (más tradicional imposible). ¿Se imaginaban que el líder del mercado lanzaría productos a los que les podes agregar hielo o con forma de cocktails? 

Este grupo etario se mueve por lo emocional, lo sensible. Todo aquello vinculado a la experiencia. Eso lo demuestra el auge del enoturismo. Sobre todo post pandemia esto se evidencia aún más. La explosión de este segmento que busca vivencias relacionadas al mundo del vino está básicamente "tomado" por esta generación, en busca del “lugar del vino”.

Sustentables y medidos

Son los millennials los responsables de que hoy tengamos más conciencia sobre lo que comemos y bebemos. Son una generación que presta mucha atención al aspecto sustentable y renovable, y que en el vino está teniendo una incidencia llamativa.

Verán la cantidad de lanzamientos de vinos orgánicos, biodinámicos o naturales en el mercado. La reducción del peso de las botellas, los envases biodegradables, la menor utilización del alcornoque. Todas demandas de un público que busca productos más vinculados a sus ideales. 

Y hay un tema interesante. El millennial no ve en el vino, lujo. Por lo cual, tener aquel o este vino está relacionado a una forma de identificarse con lo que cree. Es parte de esa búsqueda y no repara en gastar si va en concordancia con lo que aspira. 

Esquemas rotos y esa foto

Por lo tanto, la tradición está liquidada. "Vinos por copa". “La tapa rosca es genial”. “Me encantan las latas y sus diseños más”. 

Los "tiesos" del vino que no toleran cambios, ya fueron vencidos por una generación que lo cambió todo. 

Pero recordemos una cosa. Todo tiene que ser posible de subirse a Instagram. No nos olvidemos que es una generación digital que cuenta todo en el momento y que responde a una estética particular. 

La industria del vino podrá intentar cualquier cosa, lo que se les ocurra. Pero con una condición. Todo tiene que estar vinculado a una experiencia. A algo que el millennial pueda vivir y sentir. Y obviamente, pueda hacer una “historia” de todo ello. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?