Propuesta con onda: arma una degustación en tu casa

Propuesta con onda: arma una degustación en tu casa

Puede ser una experiencia muy divertida para compartir con amigos y familia. Algunos detalles a tener en cuenta.

Federico Lancia

Federico Lancia

Puede transformarse en una nueva temática para juntadas con amigos. Armar tu propia degustación de vinos y poder pasarla genial. Lo principal, cuando nos decidimos a hacer este tipo de reuniones, es definir bien el foco de la degustación que vamos a llevar adelante. Hay que tener una idea concreta para no desviar la atención y que no se confunda el evento.

Por varietal: si la opción es que cada uno lleve su vino, que sea por ejemplo Malbec, de un rango de precio estipulado, por ejemplo entre 400 y 800 pesos. 

Por región: otra alternativa es probar vinos de una misma zona. Todos Malbec de Agrelo, o Chardonnay de Tupungato o Bonardas de San Martín. 

A ciegas: aquí cada invitado traerá el vino que quiera y solo uno de los invitados puede conocer los vinos, ya que la degustación se realizará a ciegas, incluso si hay copas negras mejor (para no saber si es tinto o blanco), y luego se develaran los mejores puntuados. Muy divertido. 

A tener en cuenta

Lo ideal es que sean no más de 10 invitados y siempre puede sumarse alguno más. Pero tratar de estar en este número con el fin de poder usar "esa botella" de vino, que alcance para todos los invitados. Además que la interacción, a mayor cantidad de personas se vuelve un tanto dificultosa. 

Sobre la "cata a ciegas", es muy importante que los vinos estén cubierto hasta arriba, con bolsas negras o incluso con papel de diarios. Porque el color de la cápsula o la botella pueden influenciar a la hora de degustarlo. Y si la degustación es tradicional, siempre es atractivo poder tener el mismo formulario para llenar, así luego comparamos los resultados. 

Otra cosa a tener en cuenta son las copas. Hay que buscar que sean iguales. Influyen a la hora de percibir los atributos del vino. Y ni hablar de la temperatura. Un punto interesante, es tener algunas botellas de espumantes o vinos blancos suaves para la recepción fuera de la degustación, para hacer tiempo y equiparar todos los vinos en temperatura que participaran en el tasting. 

Y lo más importante. Tienen que ser lúdicas y con onda. Nada de ponerse en expertos ni técnicos. Esto es para disfrutar

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?