Los carpinchos en Nordelta y en estos barrios privados... ¡mirá los animales!

Los carpinchos en Nordelta y en estos barrios privados... ¡mirá los animales!

Se trata, al igual que en el caso de los grandes roedores del norte de Buenos Aires, de un animal autóctono de nuestra provincia que, de golpe, debe convivir en su espacio con las nuevas urbanizaciones.

Federico Croce

Federico Croce

Hace alrededor de dos décadas la zona donde hoy se ubican los exclusivos barrios de Nordelta era un humedal. Un verdadero paraíso natural relativamente virgen en donde convivían distintas especies tranquilamente y en armonía.

Eso cambió desde que allí comenzaron a asentarse algunos de los barrios privados más top de nuestro país, y las especies se vieron amenazadas. Sin embargo, algunas resistieron y de hecho una porción de vecinos hasta las adoptó como "adorno": es el caso de los carpinchos.

Lo cierto es que este roedor, que es el más grande del mundo, hoy busca en el pasto, las plantas y los elegantes parques de los millonarios vecinos de la urbanización el alimento que no hallan en otra parte. De ser un atractivo o una curiosidad, han pasado a ser un dolor de cabeza o una preocupación para muchos, pues se reproducen con rapidez y además algunos les tienen miedo, como es el caso del comediante Darío Barassi; quien contó el episodió que vivió en el que se encerró a rezar junto a su hija mientras uno de estos animalitos era corrido de su hogar por su esposa.

Los carpinchos además pueblan las redes sociales y en Instagram, TikTok, Twitter y demás estallan los memes, algunos verdaderas metáforas de la lucha de clases.

Un carpincho adulto puede llegar a pesar hasta 60 kilos y medir 1,30 metros de largo. Son vegetarianos, anfibios y viven en colonias.

¿Qué pasa en Mendoza?

Aunque si bien no es al estilo de Nordelta, en donde el tema ha llegado a los diarios internacionales; algunos barrios privados mendocinos en particular tienen asiduamente visitantes que también son habitantes de la precordillera mendocina.

Un zorrito en Palmares.

Se trata de Palmares y el barrio Laderas, en donde varios vecinos han retratado en sus parques y jardines la presencia de zorros. 

"A los zorros es común verlos al momento de la caída del sol, y tiene que ver con que es el momento en que salen a buscar alimento. Son animales salvajes que han aprendido a vivir con la presencia del hombre cerca, pero no se acercan: no son domésticos", explican desde la Fundación Cullunche.

Un zorro en el barrio Laderas.

Los zorros que se ven en Mendoza son caninos salvajes de hábitos crepusculares y nocturnos. La presencia de estos animales en nuestros valles es importante porque dentro de su dieta están incluidos los roedores.

"Cuando se los ve dando vueltas por los barrios privados de Mendoza es porque los mismos están construidos en el piedemonte, y ese es su hábitat: somos los seres humanos quienes los hemos invadido", explican desde Cullunche.

Como aparecen para buscar comida, la recomendación que hacen veterinarios y expertos es la de "no hacerles caso" y dejarlos tranquilos, que se vayan solos. "No buscan atacar a nadie, no hay que tocarlos y mucho menos tratar de cazarlos", piden tajantemente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?