La batalla del “etiquetado frontal”: qué implica y qué cambios producirá en la venta de alimentos

La batalla del “etiquetado frontal”: qué implica y qué cambios producirá en la venta de alimentos

Es necesario que los alimentos procesados y ultraprocesados tengan la información bien presentada en sus envases para que sea fácil reconocerlos, de modo que puedan detectarse los alimentos críticos

Melisa Bubica

Si somos lo que comemos, debemos conocer qué adquirimos cada vez que nos abastecemos de diversos alimentos procesados y ultraprocesados, para ser libres y conscientes de aquello que ingerimos.

Es necesario saber qué ingredientes posee un producto. Las etiquetas actuales son engorrosas de leer, no están a la vista y muchas veces no podemos distinguir cuáles aspectos nutricionales nos brindará lo que compramos. Es por esto que los necesarios "octógonos" vienen a advertir ante los excesos de grasas, azúcares, calorías o sodio. Es por esto también que deben ser legibles.

El martes se espera el quórum para que salga la ley de Etiquetado frontal, una asignatura pendiente para la gente, un debate postergado y necesario ya que los últimos números de INDEC indican que un 61.1% de la población se encuentra mal nutrida, y en consecuencia, afrontará problemas de salud a corto y largo plazo.

¿Mal nutridos o desinformados?

La ley de etiquetado frontal fue presentada con el objetivo de garantizar el derecho a la salud y a una alimentación saludable.  Para ello es necesario contar con una información sencilla y comprensible, para que todos los sectores puedan interpretarla con facilidad. La rotulación y los sellos octogonales, con letras mayúsculas, en el frente de los paquetes, es un gran primer paso. El tamaño del sello no será mayor al 5% de  la superficie de la cara principal del envase. Hay que aclarar que el mismo no podrá ser cubierto parcial o total por otro elemento.

¿Cuáles son los sellos de los nutrientes críticos?

Exceso en calorías, Exceso en Sodio, Excesos en Grasas saturadas y Excesos en Calorías.

Los estándares y valores sobre los excesos en los nutrientes críticos deben cumplir los límites del Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud.

¿Cuál es el punto a favor de empezar a tener los sellos frontales?

Cada alimento que contenga uno de los sellos frontales, no podrá ser promocionado con imágenes para niños, celebridades, obsequios, premios, animaciones o personajes infantiles. Tampoco destacar información nutricional complementaria o destacar que posee propiedades nutricionales particulares (ejemplo: "contiene vitamina C").

Es decir que si tiene un sello negro el paquete, para ese producto no se pueden adquirir beneficios publicitarios, no puede tener un aval de una institución científica, y tampoco se pueden comercializar en establecimientos educativos primarios y secundarios. También queda prohibido la promoción o entrega a título gratuito, quiere decir que estos alimentos al tener un sello o un indicador de ser un alimento crítico, deja  de ser un alimento factible para donación.

Otra leyenda precautoria pendiente: si posee edulcorante saldrá con una advertencia frontal, donde menciona que no es recomendado para el consumo de los niños. También se precisará esta información con los productos que contengan cafeína.

Hay muchos sistemas que se adoptan para preservar  a la población sobre sus elecciones y hábitos alimentarios, el resultado está a la vista con Chile, donde desde el 2011 aplica la ley de etiquetado frontal, y por ella se logró la disminución en obesidad infantil.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?