La desocupación se duplicó en Mendoza, pero es menor que la nacional

La desocupación se duplicó en Mendoza, pero es menor que la nacional

El índice pasó del 4,2% en 2018 al 8,4% en la comparación interanual del primer trimestre según datos oficiales. En total hay más de 200.000 mendocinos con problemas de empleo.

La desocupación en Mendoza se duplicó en el primer trimestre al saltar del 4,2% al 8,4% en la comparación interanual.

Los ocupados demandantes de empleo treparon al 24,3% y los subocupados demandantes, el 12,1%.

Los datos del primer trimestre de 2019.

Esto significa que en el Gran Mendoza había al cierre del primer trimestre 40.000 desocupados, 115.000 personas que buscan cambiar de empleo o mejorar su situación actual y 62.000 subocupados demandantes. Esto implica que, en total, hay al menos 217.000 residentes en Mendoza con problemas de empleo.

Mal, pero mejor que otros

El titular de la Dirección de Estadísticas e Investigación Económicas (DEIE) de Mendoza, Facundo Biffi, el dato de desocupación en Mendoza va en línea con la tendencia nacional, aunque destacó que nuestra provincia se ubica dos puntos por debajo de la media: 8,4% contra 10,1%.

“Las últimas mediciones muestran un aumento de la desocupación de entre 1 y 2 puntos porcentuales dependiendo del conglomerado, y Cuyo y Mendoza no son la excepción”, señaló.

Según lo explicó Biffi, en Mendoza se registró un aumento importante de la tasa de actividad (de 45% a 59%), “lo cual quiere decir que hay más personas buscando empleo pero que el mercado ya no está absorbiendo esa mayor oferta, lo cual se traduce en desocupación”.

“Las tasas son consistentes también con la performance de la economía”, comentó el funcionario, luego de que el Indec reportara una caída del PBI del 5,8% interanual en el primer trimestre. “Tuvimos saltos del tipo de cambio muy imporatntes y una inflación muy alta, lo cual no permite un panorama de previsibilidad para que los actores de la economía (el sector privado) pueda tomar decisiones con alto grado de certidumbre”, analizó.

Esto hace que la necesidad de los mendocinos por ingresar al mercado laboral, cambiar de trabajo o tomar más horas choca con una demanda acotada de parte de las empresas.

De todos modos Biffi suavizó el panorama al considerar que, dentro del conglomerado de ciudades de tamaño similares, Mendoza muestra una menor desocupación que La Plata, Córdoba, Tucumán o Río Gallegos, por ejemplo. “Esto demuestra que tenemos un comportamiento diferente del de los aglomerdados urbanos del interior, y que los esfuerzos que se están haciendo están dando sus frutos, por lo menos para morigerar el impacto”, cerró el titular de la DEIE.

El informe completo del empleo en el primer trimestre:

¿Querés recibir notificaciones de alertas?