Combate a la inflación

Las razones por las que la Reserva Federal de Estados Unidos aún duda sobre qué hacer con las tasas interés

Si hay algo que puede presumir el banco central de Estados Unidos es paciencia. Desde hace un año los mercados esperan una baja de la tasa de interés, pero la Fed dice que aún no es momento.

Carlos Boyadjian
Carlos Boyadjian martes, 9 de julio de 2024 · 15:48 hs
Las razones por las que la Reserva Federal de Estados Unidos aún duda sobre qué hacer con las tasas interés
Jerome Powell, titular de la Reserva Federal, y vos cantante de la política monetaria buscando contener el calentamiento de precios. Foto: NA

A cuatro meses de las elecciones en Estados Unidos, y mientras gran parte de la opinión pública se pregunta si finalmente el actual presidente Joe Biden se mantendrá en carrera por un nuevo período de cuatro años en la Casa Blanca, los actores económicos buscan señales de otro actor clave, cuya decisión marcará el ritmo por el que transitará la economía de la principal economía mundial en los próximos meses. 

Mientras la inflación en Estados Unidos se mantiene desde hace un año en niveles superiores al 3% anual, bastante menos que el pico de 9,1% alcanzado en junio de 2022 pero aún bastante por encima del 2% anual que se ha fijado como meta la Reserva Federal, el banco central de ese país, la expectativa crece en relación a un posible recorte de tasas de interés de referencia. 

Actualmente la tasa de interés se ubica en un 5,5% anual, y es el principal instrumento de la autoridad monetaria para combatir la inflación. Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal, dijo este martes que el organismo todavía no está listo para hacer un recorte en la tasa de interés.

La Reserva Federal de Estados Unidos es la que define el nivel de las tasas de interés a través de su Comité de Política Monetaria.

"La (FED) ha declarado que no esperamos que sea apropiado reducir el rango objetivo para la tasa de fondos federales hasta que hayamos ganado una mayor confianza en que la inflación se está moviendo de manera sostenible hacia el 2%", señaló Powell en un testimonio preparado y presentado ante el Congreso.

Si bien la autoridad monetaria reconoce que ha habido avances desde que hace dos años se alcanzara el pico de inflación en cuatro décadas, aún no se puede relajar la política monetaria, por el riesgo que supone para la economía del país. De allí la postura cautelosa de la entidad.

"Sin embargo, las lecturas de inflación más recientes han mostrado algunos avances modestos, y más datos buenos fortalecerían nuestra confianza en que la inflación se está moviendo de manera sostenible hacia el 2%", explicó Powell.

El titular de la Fed se presentará este martes ante el Comité Bancario del Senado para entregar su informe semestral de política monetaria al Congreso. Al día siguiente irá al Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes para abordar el mismo informe sobre el estado de la economía de Estados Unidos.

En marzo de 2022 y tras un prolongado letargo con tasas casi en cero (0,25% anual), la Fed comenzó un raid alcista de la tasa de referencia, que es la del bono del Tesoro a 10 años, con 11 subas consecutivas en un período de 14 meses. En ese lapso la tasa de interés pasó de 0,25% a 5,5% anual, el nivel más elevado en 23 años.

Pero desde fines de julio de 2023 se mantiene constante, pese a que en este año la inflación se mantuvo entre 3% y 3,7%. Justamente esta relativa estabilidad, aunque ciertamente elevada para los parámetros de Estados Unidos, es la que justifica la posición conservadora de la Fed en cuanto a las tasas. 

Los funcionarios de la Reserva Federal esperan que este año haya un solo recorte de tasas de interés, de acuerdo a las últimas proyecciones económicas al mes de junio, frente a los tres recortes que pronosticaron en marzo.

Indicadores clave

Hay, sin embargo, algunos datos alentadores. En junio, por primera vez desde noviembre el indicador de gastos de consumo personal (Personal Consumption Expenditures price index), que es el que sigue preferentemente la Fed, no tuvo aumentos en el mes. Así, la tasa de inflación anual PCE marcó un 2,6% el mes pasado, apenas por debajo del 2,7% de mayo.

En los últimos meses creció la cantidad de pedidos de prestaciones por desempleo en Estados Unidos.

"La inflación ronda ahora el 2,5 por ciento, por lo que hemos visto un progreso significativo para reducirla", señaló el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, la semana pasada en un evento en India. "Pero todavía nos queda camino por recorrer para alcanzar nuestro objetivo del 2% de forma sostenida".

El otro dato que sigue con minuciosidad la Reserva Federal es el del mercado laboral, y ahí las señales no son del todo buenas, alertando sobre un enfriamiento en la demanda de mano de obra. La tasa de desempleo alcanzó en junio el nivel más alto en más de dos años y en las últimas semanas crecieron las nuevas solicitudes de prestaciones por desempleo. 

Con este panorama, Jerome Powell señaló que un deterioro inesperado en el mercado laboral llevaría a la Reserva Federal a recortar las tasas antes de lo esperado. Esto es así porque el Congreso le encomendó a la Fed privilegiar el empleo además de estabilizar los precios.

La situación del mercado de trabajo se tradujo en un comportamiento cauteloso de los consumidores estadounidenses después de años de inflación elevada y fuerte aumento de las tasas de interés, de acuerdo a los últimos datos de gasto y comentarios de los minoristas.

Archivado en