Análisis económico

El riesgo de dolarizar: mayor deuda externa y salarios empobrecidos

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) mostró cómo la propuesta de Javier Milei implicaría una importante licuación de los ingresos así como medidas riesgosas que implican la venta de las joyas de la abuela y mayor endeudamiento. Los detalles.

Diana Chiani
Diana Chiani miércoles, 30 de agosto de 2023 · 09:07 hs
El riesgo de dolarizar: mayor deuda externa y salarios empobrecidos
Los altos costos de dolarizar, una apuesta improbable, según la mirada de un centro de estudios cercano al Gobierno. Foto: Shutterstock

Al igual que otros economistas e investigadores, desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) se elaboró un informe sobre lo que implicaría una dolarización en el país, a partir de la propuesta del candidato a la Presidencia, Javier Milei. El análisis se realizó a partir de las explicaciones dada por el ganador de las PASO en declaraciones periodísticas.

La primera conclusión a la que arribó el estudio es que nada tiene de “fácil” una medida como lo planteó Milei. Por el contrario, implicaría una pérdida muy grande en el ya alicaído poder adquisitivo de los salarios, así como una preocupante toma de deuda externa, en un contexto en el que las metas del FMI ya condicionan buena parte de los resultados de la economía actual.

Dolarizar implica reemplazar los pesos existentes por dólares, es decir que no circulen más pesos. En el contexto actual, la economía se encuentra atravesada por serias dificultades en la acumulación de reservas por parte del Banco Central: desde CEPA se estimó que el superávit de U$S49.000 millones del período diciembre 2019-enero 2023 no se tradujo en acumulación de reservas.

Milei destacó que rescataría pasivos como las Letras de Liquidez o Leliqs (US$40.000 millones) más US$10.000 millones de Oro, SEDESA y otros. “Esto quiere decir que tengo los dólares físicos para sacar los pesos físicos, que son 10.000 millones de dólares la base monetaria”, declaró el Libertario el 16 de agosto en el Programa A Dos Voces de TN.

El informe de CEPA expresó que aquí no se netea de las reservas internacionales determinados pasivos en divisa que tiene el Banco Central. Además, usar los fondos mencionados por el candidato implicaría afectar los activos que sirven de garantía de los depósitos bancarios en nuestro país y que pertenecen a un ente distinto al BCRA. Tampoco cuenta los encajes de los depósitos bancarios constituidos en dólares estadounidenses.

La propuesta de Milei no es "fácil" de implementar.

“De esta forma, el candidato de La Libertad Avanza estaría valiéndose de activos que ofician de respaldo de los ahorros en dólares de los argentinos: sería tomar los encajes que no le pertenecen y violar contratos”, destacó el análisis. En este marco, mencionó las limitaciones de la propuesta de Milei así como advirtió las consecuencias que esta dolarización tendría para los argentinos.

Límites de la propuesta

En función de la base monetaria al 31 de julio de 2023 que era de $6,39 billones y sobre el planteo de Milei, los dólares disponibles ascenderían a alrededor de US$6.400 millones. “Ello arrojaría un tipo de cambio de conversión de $998,86”, destacó el informe de CEPA que calificó de “inviable” la propuesta. Es porque de utilizar estos activos se afectaría el principal respaldo de los ahorros en dólares de los argentinos que están en el sistema bancario y que son los encajes.  

Por otro  lado, el informe destacó que para retirar el total de pesos de la economía (Leliq y otros pasivos en pesos del BCRA) se debe reemplazar la base monetaria así como un stock de pesos que, si bien no están en circulación, son el respaldo de los depósitos bancarios en moneda nacional.   

Si se suman estos otros pesos a la base monetaria, se asciende a $23,48 billones, el tipo de cambio de conversión sería de alrededor de $3.670, destacaron desde CEPA. Este tipo de cambio, además de ser por demás alto, se combina con la pérdida del principal respaldo de los depósitos en dólares de los ahorristas, los encajes que los bancos tienen depositados en el BCRA, lo que hace impracticable la propuesta.

Un riesgo es que se pierdan los encajes o el respaldo de los depostitantes.

El análisis del CEPA es minucioso en detallar la composición de títulos, letras y bonos que forman parte de las reservas del Banco Central. La conclusión a la que arriba es que “sea vía canje de deuda intraestado, por deuda con el sector privado o a través  del uso de esa deuda como colateral, la obtención de fondos frescos para concretar la propuesta de dolarización es a través de la colocación de deuda de mercado al sector privado”.

Consecuencias de la dolarización

El informe de CEPA concluyó que la dolarización propuesta por Milei solo cierra con más deuda. En este marco, pone en contexto declaraciones de uno de sus principales colaboradores, Emilio Ocampo, quien en un programa de radio habló de “empeñar las joyas de la abuela” hasta que “entre la herencia el año que viene para recuperarlas”.

Al analizar la propuesta de dolarización que Milei-Ocampo impulsan, CEPA expresó que las posibilidades deben incluir la colocación de deuda como variable clave para garantizar el ingreso de dólares que financien el nuevo esquema y respalden la totalidad de los pasivos a cubrir. Esto es lo que denominan “liquidar el Banco Central”, es decir, cancelar todos los pasivos del BCRA y poder prescindir del mismo.

El salario dolarizado estaría aún más devaluado.

El informe planteó tres escenarios posibles a partir del análisis: El primero, supone una devaluación a $3.000 y deuda equivalente a un nuevo FMI, el segundo plantea una devaluación a $5.000 que licúa aún más los pasivos en pesos. El tercero, en tanto, observa que si el objetivo fuera devaluar el tipo de cambio oficial a un valor más cercano al dólar paralelo ($800), la deuda que se deberá emitir ascendería a US$107.500 millones.

En el escenario tres, con una devaluación del 130%, se necesitan más de dos préstamos con el FMI para dolarizar. Esto implica una simple licuación del salario, que CEPA mide en bruto promedio del sector privado en $375.000 y $312.000 neto. Su valor en dólares podría reducirse drásticamente en todos los escenarios en un análisis de estática comparativa entre un 65% y un 90%.

Archivado en