Luego de las PASO

Devaluación: economía frenada, sin precios o con aumentos compulsivos

Fábricas y proveedores dieron de baja la posibilidad hacer pedidos hasta nuevo aviso. Por otro lado, en algunos rubros ya subieron los precios luego del anuncio de la suba del dólar oficial. A la espera de medidas complementarias, se cree que el ritmo se retomará entre mediados y fines de la semana.

Diana Chiani
Diana Chiani miércoles, 16 de agosto de 2023 · 07:07 hs
Devaluación: economía frenada, sin precios o con aumentos compulsivos
El sector automotor uno de los impactados por la devaluación Foto: TELAM

Hay que esperar hasta que escampe”, dice el refrán popular cuando una tormenta se cierne. Y eso es lo que ha hecho buena parte de la economía luego de la sorpresa de Javier Milei en las PASO y el posterior anuncio de devaluación con suba de tasas. La principal consecuencia del aumento del dólar es el impacto en precios que ayer se comenzó a verificar en distintos rubros.

Sin embargo, muchos otros vivieron una jornada de quietud y en sentido figurado o literal decidieron mantener las persianas bajas debido a la incertidumbre. Con variantes, diversos referentes del sector estimaron que la situación continuará durante los primeros días de la semana post PASO. No solo se aguarda mayor claridad acerca del impacto del dólar a $365 sino que también se esperan negociaciones y medidas complementarias.

Entre los sectores que no frenaron, pero ya trasladaron a precios se encuentra el de la carne ya que en el Mercado de Cañuelas se registró un aumento de 20% en la hacienda lo que podría impactar en una suba en torno al 35% en las carnicerías. De un modo similar, los industriales panaderos anticiparon aumentos en breve así como se remarcaron precios de pañales, repuestos, papeles y otros productos con alto grado de importación.

Esperar hasta que aclare

Gran parte de componentes importados, especulación o temor a no poder reponer. Las particularidades de los rubros y los negocios varían con el factor común de la incertidumbre y el freno parcial o total de la actividad. En palabras de Rubén David, gerente y dueño del mayorista Oscar David, todavía aguardan las negociaciones que se realizan en Buenos Aires tanto con proveedores como con las grandes cadenas de supermercado.

Finaliza Precios Justos y hay que ver si se prorroga

Además de la devaluación en curso, también vence el programa de Precios Justos sin que aún haya  certezas sobre su continuidad. “Hoy no podemos hacer pedidos, desde ayer las páginas están bloqueadas, por lo que estamos aguantando con el stock que tenemos hasta ver qué pasa”, explicó el empresario.  En este contexto, David prefirió no anticipar conclusiones ni porcentajes de posibles aumentos hasta poder contar con mayor información o manejar un panorama más claro.

Algo similar se da en el sector automotor, según describió Carlos Martín, representante de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). “Todas las terminales pararon la facturación a la espera de un escenario un poco más amplio”, comentó. De este modo, las fábricas de autos no solo hacen sus cuentas de cómo impactará la suba del dólar oficial sino que también aguardan por medidas nuevas o complementarias a la devaluación.

El sector viene con un ritmo de aumentos que sigue a la inflación tanto en precios de contado como financiado. No obstante, también tomó nota  del nuevo impuesto PAÍS del 7,5% para los productos importados. Por el momento y hasta nuevo aviso, el de vehículos es uno de los mercados totalmente frenados. “Creemos que será una coyuntura de uno o dos días solamente”, anticipó Martín.

De contado y entregas sin precios

Gerardo Fernández, presidente de la Confederación de Pymes Constructoras de la Argentina (CPC), comentó que la compra-venta de insumos en el sector “está paralizado casi en su totalidad”. En este contexto, la mayoría no quiere ni vender ni cotizar debido a que no hay precio y se hacen entregas a regañadientes de los materiales en acopio.

Ventas con remito y sin precios en construcción

“Se especula que a mediados de la semana se podrían liberar materiales bajo remito”, detalló el constructor. Es decir, que en las relaciones de confianza entre clientes y proveedores podría darse una venta sin precio para cobrarlo cuando este exista, por decirlo de algún modo. Una situación similar se dio en el sector de la industria y la mayoría eligió la cautela así como evitar pedidos, compras o cotizaciones.

Según relató Juan Pablo Solís, presidente del área Joven de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet), algunos proveedores han realizado ventas solo de contado efectivo (algo para lo que se requiere liquidez) y otros bajo remito para poner los precios sobre el fin de la semana, con una perspectiva más clara de lo que puede suceder.

Archivado en