Mercados alterados

Crisis bancaria: advierten que la "mancha venenosa" en Estados Unidos aún no ha terminado

Los mercados financieros y bursátiles parecen no estar sufriendo los coletazos de la crisis bancaria en EE.UU. como deberían. ¿Se equivocan los inversores? Aunque la mayoría cree que se trata de situaciones regionales, que no se propagarán al resto del sistema, persisten dudas en el mercado.

Jorge Herrera
Jorge Herrera lunes, 8 de mayo de 2023 · 11:03 hs
Crisis bancaria: advierten que la "mancha venenosa" en Estados Unidos aún no ha terminado
La crisis financiera desatada en marzo con el derrumbe del Silicon Valley Bank parece estar lejos de haber finalizado. Foto: Pexels

La caída de nuevos bancos regionales en Estados Unidos, PacWest, Western Alliance, First Horizon, refleja que lo que ocurrió en marzo con Silicon Valley Bank (SVB) y con Signature Bank, y luego con First Republic, tiene todo el aspecto de que aún no ha terminado la depuración.

Los analistas sostienen que la agresiva política de tasas de interés de la Reserva Federal (Fed) y la relajación de la regulación bancaria durante la administración Trump, explica la crisis bancaria. Por ende, si encima se suma un efecto contagio de índole histérica, el cóctel está servido.

Para Neil Wilson de CMC Makets lo que empezó como una fuga de depósitos que provocó volatilidad en las acciones y crisis de liquidez en los bancos, llevó al mercado a correr contra bancos que no estaban sufriendo realmente una fuga de depósitos.

El Silicon Valley Bank fue el primer banco en problemas y el gatilló la corrida bancaria.

Entidades como PacWest y Western Alliance señalan que no experimentaron flujos de depósitos inusuales tras la venta de First Republic (al JP Morgan). Su colega Michael Hewson (CMC Markets) considera que existe la sensación de que esta crisis se ha convertido en una profecía auto cumplida del miedo, con el mercado adoptando una mentalidad de disparar primero y preguntar después.

Resulta inusual pensar que estén quebrando banco tras banco y que la crisis no se extienda aún más. Pero al parecer el mercado tiene en claro que sobrevendrán nuevas quiebras de entidades regionales-medianas estadounidenses, pero a la hora de visualizar un mayor alcance de la crisis lo subestima.

Distintos analistas y banqueros como James Harte (TickMill Group), Andrea Orcel (UniCredit) o Ipek Ozkardeskaya (Swissquote Bank) señalan que lo que parece más que probable es que se produzcan nuevos retiros masivos de depósitos y problemas de liquidez y más problemas para el sector bancario estadounidense. De modo que anticipan que puede haber más rescates bancarios en EE.UU.

Para Wilson, los reguladores son de nuevo parte del problema, ya que han adoptado un enfoque ad hoc para cada quiebra bancaria: rescate de SVB, ejecución de Signature, rescate de First Republic vía JP Morgan. Explica que esto alimenta el miedo y hace que los operadores, inevitablemente, sigan preguntándose quién será el próximo hasta que se trace una línea en la arena.

El First Republican fue comprado por el JP Morgan y rescatado del derrumbe.

Así y todo, el mercado prefiere relativizar la crisis y destacar que no habrá un nuevo “2008”, sino un escenario en el que las tensiones bancarias estarán bastante contenidas y no se convertirán en una crisis sistémica más. Sin embargo, todos aconsejan seguir muy de cerca el desarrollo de la crisis, ya que existe un creciente temor a que se propague como fichas de dominó que caen una a una.

Algunos como Edward Moya de Oanda que venían señalando que después de First Republic la mira del mercado se pondría en otro banco, tiene claro que el sector bancario estadounidense es un caos. Para él los bancos regionales están siendo aplastados y las expectativas de que se produzcan más quiebras siguen siendo elevadas.

Por ende, la crisis bancaria seguirá muy presente y al ritmo que sucedan los acontecimientos, no deben descartarse nuevas caídas, rescates o ventas forzosas. ¿Continuarán aguantando las acciones bancarias? Veremos.

Archivado en