Industria maderera

Déficit habitacional: ¿por qué no se hacen más casas de madera?

En los principales países del mundo la construcción en madera alcanza hasta el 80% del total de las viviendas porque es considerada el material más ecológico. En la Argentina existe el recurso y aunque muchos quieren usarlo pocos lo usan

Sergio Lanzafame
Sergio Lanzafame jueves, 9 de marzo de 2023 · 07:01 hs
Déficit habitacional: ¿por qué no se hacen más casas de madera?
Casa de madera Foto: Foto Faima

En el mundo se construyen cada vez más casas de madera. No sólo porque pueden ser bellas estéticamente, sino porque cuentan con ventajas múltiples respecto de la construcción tradicional, entre ellas, porque son la más eficientes medioambientalmente hablando.

Sin embargo, en la Argentina son muy pocas las zonas en las que este material es usado para vivienda. No obstante, Daniel Vier, presidente de CADAMBA (Cámara Argentina de Aserraderos de Madera) y director del departamento de construcción con madera de FAIMA (Federacion Argentina Industria Maderera y Afines),  afirma que  "la construcción con madera es una solución habitacional real para la Argentina".

Señala que sería una forma privilegiada de solucionar el déficit habitacional crónico e histórico, que está alrededor de tres millones de viviendas. "Lo que construimos año a año, sólo sirve para suplir un poco el crecimiento de la población. No se ha podido cubrir en 20 años", asegura.

Solución medioambiental

Vier pone como factor central de la problemática medio ambiental a la industria de la construcción. "La construcción consume alrededor del 20% de toda la energía que se produce en el planeta y genera entre el 45 y el 50% de los gases de efecto invernadero. Si no se encara una solución real a este problema, no habrá una solución ambiental para el planeta tierra. Esto es así. El problema mayor no son los autos o aviones. La construcción tiene que ser replanteada", plantea.

El árbol fija carbono, saca carbono que emitimos y los fija en madera. Las casas las van a reservar. Con las casas de madera se retira el carbono del medio ambiente. La huella de carbono de la construcción con madera es cero o positiva. No hay otro material con esas características.

Revertir esto no sólo es posible, sino que existe la potencialidad, los materiales, la necesidad, el expertise, el mercado y el know how. Además, hay muchos otros motivos por los que conviene la casa en madera. Eso es lo que llevó a países como Estados Unidos a tener un 90% de su construcción con madera, a Suecia, Finlandia y Dinamarca a hacerlo en un 78% y a Alemania en un 80%. Hoy las obras de desarrollo público como escuelas, casas de primeros auxilios, casas para asistencia de personas vulnerables, se hacen casi todas con madera.

Otro punto central es que los costos de construcción son muy parecidos en todos los segmentos. Una casa de cualquier material lleva entre 20 y 40 elementos constructivos, también una de madera, aunque lleve más madera. Entonces el costo es competitivo. La ventaja es que los tiempos de obra son infinitamente menores. El costo administrativo de obra es mucho menor porque una casa se hace en tres meses, no en un año o año y medio. "La madera es un elemento lindo, noble y se pueden construir casas hermosas", apunta Vier.

Entonces, la pregunta es por qué no se construye en madera en la Argentina.

Hay que cambiar las reglamentaciones de los municipios de la Argentina entera

Argentina cuenta ya desde hace cinco años una legislación que no sólo permite la construcción en madera, sino que la impulsa a partir de la declaración de forma de "construcción tradicional". Sin embargo, las trabas aparecen en todos lados.

Aunque ya se pasó del 1% al 10% en la consulta de obra para construir en madera, uno de los problemas centrales es que como los municipios son autónomos, pueden definir las pautas de construcción y la gran mayoría de ellos no están adaptados. "Así los clientes se desaniman cuando en el municipio les niegan la posibilidad de darles el permiso de obra", señala Vier.

"Hay que adecuar las legislaciones municipales de casi la Argentina entera. Porque si queremos resolver la cuestión de la construcción para sea una solución ambiental debemos emplear madera".

Además, sostiene "el sistema financiero tiene que otorgar créditos para la construcción de casas en madera. Las compañías de seguro deben asegurar las casas construidas en madera. Está todo reglamentado, pero muchas veces hay desconocimiento. Muchas veces se niega de plano la posibilidad de construir con madera".

Una oportunidad

Román Quiroz, presidente de FAIMA, destacó que en la coyuntura actual  "El mercado interno tiene más oferta que demanda de madera. "En el NEA se producen 60 millones de pies y se consumen sólo 40 millones. Debido al freno a las exportaciones que produjo un exceso de stock en el exterior, lo aserraderos están con un problema muy grave. Algunos están parados y otros están muy sobre stockeados".

Por ello plantea una solución para que todos ganen. "La construcción de viviendas con madera pude ser una solución muy importante para el sector. Una vivienda social estándar requiere entre 7.000 y 8.000 pies de madera. Si los gobiernos provinciales y municipales toman la decisión de construir 2.000 viviendas de madera por mes, que no es mucho, el problema se resuelve prácticamente a un 100% y se comienza a revertir el problema del déficit habitacional y ambiental", argumenta.

Archivado en