Montaña de pesos

El Banco Central emitió más de $2,2 billones: por qué impacta en tu bolsillo

La mayoría de la gente apenas escuchó hablar de las Leliq, pero debería saber que sus plazos fijos en pesos se han transformado, en su mayoría, en deuda del BCRA.

Jorge Herrera
Jorge Herrera jueves, 9 de noviembre de 2023 · 21:23 hs
El Banco Central emitió más de $2,2 billones: por qué impacta en tu bolsillo
El Banco Central debe "estirilizar" pesos vía la emisión de Leliq para no echar fuego a la inflación. Foto: Noticias Argentinas

El mes pasado, en medio de la primera vuelta electoral, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) capitaneado por Miguel Pesce emitió, sólo para el pago de intereses, la impresionante suma de ¡2,201 billones de pesos! Esto al tipo de cambio blue serían unos 2.500 millones de dólares, algo así como el equivalente al 11% de las reservas brutas internacionales. No hay duda que este dinero no llegó a la calle, sino quizás ni se hubieran llevado a cabo las elecciones en medio de un fogonazo inflacionario. Pero esto es otro tema que ya veremos más adelante.

¿Qué son estos intereses que implican tanta emisión de dinero? Esto no es más ni menos que la contracara de seguir emitiendo a lo loco cuando la demanda de dinero sigue retrocediendo mes a mes. ¿Cómo es esto? El BCRA emite por ejemplo 100 pesos, pero la gente y las empresas solo quieren 50 pesos, por lo tanto, sobran 50 pesos (oferta versus demanda). Entonces, para que no queden circulando por ahí esos 50 pesos excedentes, lo que hace el BCRA es tomarlos “prestados” de los bancos, que a cambio le da un título de deuda. 

Esto es algo normal para cualquier banco central, aspirar los excedentes de liquidez para ir regulando las tasas de interés del mercado. Pero en el caso argentino se convirtió en un Frankenstein que se retroalimenta. Porque mes a mes, en los últimos años, desde la pandemia, el Gobierno, a través del BCRA, emite para cubrir el déficit fiscal y para afrontar los pagos de deuda pública cuando lo precisa.

Leyenda

Así fueron emitiendo y emitiendo, y para evitar dejar miles de millones de pesos sin demanda circulando por la economía, con el consiguiente riesgo inflacionario y cambiario, los fueron aspirando vía la colocación de Pases pasivos y de Letras de Liquidez del BCRA (Leliq).

Los Pases pasivos son colocaciones de los bancos y los fondos comunes de inversión (FCI) en el BCRA a un día de plazo a una tasa, hoy, del 126% nominal anual, mientras que las Leliq son títulos de deuda del BCRA a 28 días de plazo a una tasa, hoy, de 133% nominal anual. Presten atención a los niveles de las tasas, grandes protagonistas, de esta historieta.

Entonces, por un lado, tenemos que el Gobierno y el BCRA emiten y lo que sobran lo toman prestado.

Emisión excedente

Este año, al cabo de los primeros diez meses, el Banco Central emitió más de $16 billones. Esto es más del doble del dinero en la economía. A esta altura, no hace falta decir que, si se hubieran dejado esos billones circulando, ni se llegaba a las PASO. Pero no fue así.

El BCRA “recapturó” la emisión excedente y así fue colocando deuda en los bancos y FCI. El problema es que, por un lado, cada mes emitía más pero además, como fue subiendo las tasas de interés, al ritmo de la inflación, comenzó a hacerse una bola de nieve.

La emisión monetaria adquiere ribetes alarmantes.

Algunos, sobre todo desde el BCRA, le bajan los decibeles a este tema argumentando que la deuda del Central es por ejemplo menor en términos del PIB de la que había en el gobierno anterior. Pero, en realidad, todos están preocupados, sobre todo, por cómo el próximo gobierno desarmará este embrollo monetario sin que genere ni un estallido ni un quiebre de las reglas de juego (contratos).

Retomemos el tema en cuestión. Hoy, de esos $16 billones emitidos en el año, $11,5 billones corresponden al pago de los intereses de la deuda remunerada del BCRA (Pases y Leliq), o sea, casi un 72% de semejante emisión se explica por los intereses. El resto se divide entre la asistencia al Tesoro ($900.000 millones netos) y las intervenciones en el mercado de títulos públicos por $2,5 billones. La diferencia fue aspirada vía la venta neta de reservas, que representó unos $1,28 billones. Por eso la emisión monetaria parece ser de solo $2,2 billones.

Pases y Leliq

Ocurre que el stock de Pases y Leliq ya se elevó a ¡casi $23 billones! Por ende, ese monto ya está generando intereses mensuales por más de $2,2 billones, que no es otra cosa que emisión, que el BCRA debe volver a recuperar tomando más deuda, y así sucesivamente. 

Sin duda que la inflación, siempre que la tasa que pague el BCRA sea inferior, licua esta deuda. Pero un tema no menor es que la contracara de esta deuda son los depósitos privados en pesos. Recordemos esto a la hora de las ideas que intente implementar el próximo gobierno en este tema.

Lo que está claro es que esto ya no puede seguir escalando. Lo han llevado al límite. Para resolver el intríngulis macroeconómico que dejará esta administración, este tema es uno de los puntos clave, en pos de evitar una hiperinflación o un descalabro, si es que desean implementar un plan de estabilización.

Archivado en