Inflación en modo electoral

¿Cuándo especula el mercado que podría ser la próxima devaluación?

Tras el dato del IPC de agosto y lo que se viene, el GPS de los analistas e inversores están en modo “recalculando” la fecha del próximo ajuste del tipo de cambio oficial.

Jorge Herrera
Jorge Herrera miércoles, 4 de octubre de 2023 · 21:01 hs
¿Cuándo especula el mercado que podría ser la próxima devaluación?
Sergio Massa busca controlar el mercado cambiario pero los inversores esperan un nuevo salto del tipo de cambio oficial tras las elecciones del 22 de octubre. Foto: Noticias Argentinas

La inflación de agosto de 12,4% fue la más alta de las últimas tres décadas, ya que en abril del 2002 el IPC había llegado a casi 10,5%. El dato oficial no hizo más que confirmar que la devaluación post PASO solo sirvió para acelerar la nominalidad y que sus efectos sobre los precios relativos fueron efímeros. A más de un mes y medio del salto cambiario ya se perdió más de la mitad de la suba del tipo de cambio real debido al “pass through”, o sea, el traspaso de la suba del dólar oficial a los precios internos.

Pero la devaluación tampoco sirvió para alentar una mayor liquidación de divisas por parte de los exportadores, y las mayores compras de divisas por parte del Banco Central (BCRA) de agosto y setiembre se explican más por un endurecimiento del cepo. De modo que la devaluación puede decirse que solo vino a cumplir un requisito del Fondo Monetario Internacional (FMI) para habilitar el desembolso pendiente de más de 7.000 millones de dólares que se hizo efectivo casi a fines de agosto pasado.

Entonces, dado el IPC agosto ya se perdió cerca de la mitad de la competitividad ganada con la devaluación post PASO, y asumiendo un IPC mensual de 10% promedio hacia adelante y que el tipo de cambio oficial (A3500) sigue fijo en $350 hasta la primera vuelta electoral, el tipo de cambio real ya estará el 22 de octubre un 1% abajo de su nivel previo al salto cambiario y para la segunda vuelta un 9% abajo si se mantiene en $350. 

El ministro y candidato Sergio Massa dispuso una devaluación y congelamiento del tipo de cambio oficial, lo que generó incertidumbre sobre un nuevo salto.

Ante el rebote febril de las brechas cambiarias y el ritmo de la apreciación real del tipo de cambio oficial por la aceleración inflacionaria, el mercado se plantea cuándo sobrevendrá la próxima devaluación. En este marco se abren tres escenarios posibles, uno luego de la primera vuelta del 22 de octubre, otro tras el balotaje del 19 de noviembre y el tercero luego del cambio de mandato el 10 de diciembre. Cabe señalar que hay cuatro semanas entre una y otra elección.

Panorama abierto

Se abren entonces dos escenarios vinculados a si Sergio Massa entra en la segunda vuelta, que es el objetivo prioritario del oficialismo como planteó en una de sus reapariciones la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. En ese caso, se especula que el Gobierno pospondrá cualquier ajuste dado el “pass through” con la devaluación anterior, y porque la decisión del equipo económico no estará ahora influida por el FMI ya que al BCRA le quedarían casi todos los DEGs para afrontar los vencimientos que le queda a la administración Fernández. 

Ocurre que a Alberto Fernández todavía le restan pagar más de 3.400 millones de dólares al Fondo (6 de octubre 1.280 millones, 12 de octubre 640 millones, 30 de octubre 670 millones y el 1 de noviembre 830 millones) y hay menos de 3.000 millones en DEGs, o sea, que le faltarían casi 500 millones de dólares. Vale señalar que los vencimientos de octubre se pueden consolidar y pagar todos juntos a fin de mes.

La relación del Gobierno con el FMI es siempre compleja y está enmarcada en un cronograma de pagos exigerntes para el pais.

Pero en el caso de que Massa no entre al balotaje, ahí el escenario está más abierto. En este caso el Gobierno seguiría teniendo incentivos a dejarle la devaluación a la próxima administración, con la consecuente aceleración del IPC y la inevitable pérdida del poder adquisitivo. Claro que tampoco puede descartarse del todo un escenario de una transición más coordinada donde el Gobierno de “pato rengo” acuerde con el presidente electo devaluar como parte de un pacto de convivencia.

En el caso de un esquema de cooperación se presupone que sería bajo represión financiera porque no se puede soltar todo. Pero en caso de un escenario de no negociación, dependerá de si es el balotaje es entre Javier Milei y Massa o entre Milei y Patricia Bullrich. O sea, hay una incertidumbre total sobre el futuro mediato.

Y hablando de futuro, los tipos de cambio forward o futuros en el mercado Rofex están descontando saltos cambiarios, tanto en noviembre como en diciembre, del orden del 20% y 30% aproximadamente. Si bien las declaraciones de algunos referentes económicos de la oposición, sobre una unificación cambiaria no al comienzo de la gestión, aplacó las expectativas, el mercado aún proyecta nuevos ajustes en lo que resta del año.

Archivado en