Tres errores comunes a la hora de ahorrar cuando se vive en pareja

Tres errores comunes a la hora de ahorrar cuando se vive en pareja

El convivir en pareja no afecta únicamente a nuestro estilo de vida, sino también a nuestras finanzas personales.

Inversor Global

Inversor Global

Mantener en orden nuestras finanzas personales es algo difícil que requiere compromiso y disciplina. Si a eso le sumamos que las finanzas ya no dependerán pura y exclusivamente de nuestras decisiones al vivir en pareja, la situación se complica aún más. Por lo tanto, hay que saber cuáles son los principales errores que se cometen en este contexto.

No conocer la “vida financiera” de tu pareja

Cuando hablamos en términos económicos y financieros, es muy habitual que las personas no conozcan la “vida financiera” de sus parejas, lo que es un grave error.

La vida financiera no es únicamente saber de los ingresos de la pareja, sino también de los gastos, si le gusta invertir o no su dinero, cómo se maneja con las compras impulsivas, etc.

Si bien pueden tener cuentas separadas y cada uno tener un estilo de vida diferente, es importante al menos saber el manejo de la otra persona con la que convivimos para poder planificar más adelante.

No hablar de dinero

No hablar de dinero es un error fatal y suele traer consecuencias negativas en la pareja. No contar con las cuentas claras puede desencadenar en una serie de problemas en la economía de ambos, así como también en la parte más personal.

Siempre es una buena idea hablar de cómo van a manejarse con el dinero. Por ejemplo, si queremos ahorrar dinero para comprar una casa y nuestra pareja quiere gastarse todo en un viaje por el mundo, entonces habrá que tener una charla importante.

Lo ideal es establecer consensos donde las dos partes cedan un poco cada una, ya que eso va a permitir mantener esos hábitos en el largo plazo.

No tener un plan financiero

Otro de los grandes errores en pareja es no tener un adecuado plan financiero, ya que lo importante es contar con una estrategia de corto, mediano y largo plazo.

Al igual que sucede cuando estamos solteros, al convivir hay que armar un plan financiero que nos permita incrementar el capital de forma pasiva o extra al trabajo del día a día. Para lograrlo, hay que plantear las responsabilidades económicas y definir límites financieros.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?