Preocupante: las reservas netas líquidas del BCRA podrían agotarse para noviembre

Preocupante: las reservas netas líquidas del BCRA podrían agotarse para noviembre

El economista Gabriel Rubinstein alertó que las reservas netas líquidas del BCRA podrían agotarse antes de las próximas elecciones.

Gonzalo Andrés Castillo

Gonzalo Andrés Castillo

Recientemente, Gabriel Rubinstein, reconocido economista argentino y director ejecutivo de GRA Consultora, proyectó en sus redes sociales que las reservas netas líquidas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) podrían agotarse antes de las próximas elecciones.

Actualmente, según las estimaciones realizadas por Econviews, la consultora del economista Miguel Kiguel, con la última información disponible, las reservas internacionales netas del BCRA alcanzan los USD 7.500 millones, los cuales se distribuyen entre los Derechos Especiales de Giro (USD 3.100 millones), oro (USD 3.600 millones) y capital líquido (USD 800 millones).

Además, la compañía de análisis informó que, de acá a diciembre, la suma de los pagos de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), otros organismos internacionales y la intervención para contener el precio de los dólares rondaría los USD 3.571 millones. “Lo que significa que para los primeros días de enero estaríamos empezando a vender oro para sostener el mercado de cambios, si no antes”, destacó Econviews.

¿Por qué caen las reservas?

Es importante tener en cuenta por qué las reservas están cayendo tan rápido. De acuerdo a Bruno Perinelli, jefe de Investigación de Inversor Global, existen tres motivos por los cuales se está atravesando esta situación.

En primer lugar, las reservas bajaron recientemente por el pago que el Gobierno tuvo que hacerle al FMI para saldar la primera cuota de este año. Por otra parte, el Gobierno también busca bajar la brecha cambiaria mediante la compra de bonos en dólares y su posterior venta en pesos. De esta forma, aumenta la demanda de los activos en moneda dura (sube el precio) y se genera una presión vendedora en el bono en pesos (baja el precio), por lo que el tipo de cambio disminuye.

Además, el especialista remarcó que, teniendo en cuenta el crawling peg o devaluación progresiva del peso frente al dólar, los exportadores tienden a posponer sus ventas y los importadores usualmente anticipan sus compras. Como consecuencia, se genera una mayor demanda importadora y una menor oferta exportadora de dólares que drena parte de las reservas del BCRA.

El futuro de la Argentina sin reservas

Según Perinelli, si se agotan las reservas líquidas, una de las alternativas es que el BCRA tenga que convertir en efectivo sus reservas no líquidas, compuestas por oro, el famoso swap de monedas con China, el préstamo del FMI y los depósitos de encaje (el dinero de los ahorristas).

Sin embargo, existe otra alternativa: ampliación de la brecha. “Si tanto las reservas netas como las líquidas son negativas, lo que puede pasar es que haya una mayor brecha entre el dólar oficial y los dólares financieros y el paralelo”, detalló el analista. En este caso, la historia terminaría con una devaluación o una mayor inflación.

Si bien la mayor preocupación de los argentinos es que se toquen los depósitos bancarios, lo cierto es que, en el corto plazo, este escenario no parece probable dado el impacto que tendría en el Gobierno.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?