Por qué las "cuevas" esperan una época de oro con el dólar blue

Por qué las "cuevas" esperan una época de oro con el dólar blue

La reapertura de las fronteras traerá muchos turistas del exterior que buscarán aprovechar los precios de una Argentina devaluada. Los de los países limítrofes, conocedores de los hábitos locales, venderán sus dólares en el mercado paralelo. Las "cuevas" y "arbolitos" esperan un reactivación

Horacio Alonso

Horacio Alonso

Son un fenómeno típico argentino como el asado o el mate. Los “arbolitos” – esos vendedores “al paso” de dólares- se preparan para resurgir, después de veinte meses en el ostracismo financiero, con el regreso de los turistas del exterior. Su lugar emblemático es la porteña calle Florida, paseo obligado de cualquier viajero, pero se los podía ver (y escuchar) en todo el microcentro de la ciudad de Buenos Aires y en los lugares más transitados de los principales destinos turísticos del todo el país

El anuncio de la reapertura de fronteras, a partir de octubre, reflotará esta actividad que, prácticamente, había desaparecido.  
“Parece que volvemos”, dijo a MDZ el encargado de una “cueva” de la City. Cuenta este operador que ya está empezando a reclutar mano de obra para armar la “red comercial”.

Muchos “arbolitos” tuvieron que buscar otra ocupación, ante la merma del trabajo, pero la reactivación de esta actividad es tentadora. 

Hay distintas modalidades. Están los que trabajan por cuenta propia y, en caso de un monto elevado, operan con una “cueva” amiga o los que reciben una comisión por conseguir clientes. Los porcentajes de ganancias son variados y cambian por zona. 
Es que el renacer será para todo el rubro, desde los cambistas de las “cuevas, hasta ese ejército callejero que no se cansan de repetir su clásico “cambio, cambio”. Más con la brecha cambiaria que está alcanzando niveles récords.

En las oficinas en las que se opera el dólar blue, saben que el movimiento del negocio recuperará el esplendor que se perdió con la cuarentena. Nunca desaparecieron, porque el mercado ilegal del dólar siguió operando, pero muy lejos de los niveles prepandémicos. Estiman que se redujo a menos de la mitad de los tiempos de bonanza.

“Creemos que se viene una etapa de mucha actividad, una época de oro. Con los precios que tiene la Argentina, medidos en blue, se tiene que llenar de turistas de países limítrofes que son nuestro fuerte”, explicaron desde otra casa de cambio en las sombras.

Durante el Gobierno de Mauricio Macri, con el levantamiento del “cepo”, el negocio había quedado sólo para el funcionamiento de la economía en “negro” y el turismo extranjero. Los que buscaban ahorrar en “verde”, podían acceder al cambio oficial. La reimplantación de las restricciones cambiarias, tras las PASO del 2019, le dio un nuevo impulso, que se mantuvo hasta fines de marzo del 2020, cuando se paralizó el país por la cuarentena.

Desde entonces, la actividad tuvo fluctuaciones, pero en un nivel bajo. Uno de los factores, fue la desaparición del turismo extranjero. Con la reapertura de fronteras, los ojos están puestos en los turistas de países limítrofes que conocen el terreno cambiario tanto como los argentinos y vendrán con dólares “billetes” para hacer la diferencia. 

Al cambio de $180 que había hasta el viernes, la Argentina estará regalada para uruguayos, brasileños y chilenos. “Esperamos una reactivación para el verano. Va a tardar un par de meses en normalizarse la situación y que lleguen gente del exterior”, señaló un operador que cubre la zona de Palermo, otro de los lugares clásicos de los turistas.  

En algunos lugares turísticos, también hay expectativa por las nuevas reglas de juego. “Creemos que van a llegar muchos turistas de países vecinos y van a buscar hacer una diferencia con la brecha cambiaria. Desde el año pasado que trabajamos sólo con argentinos y es muy poco lo que se hace. Esto va a cambiar”, dijo la dueña de una agencia de turismo de San Martín de los Andes que, también, acostumbra a facilitar el cambio de divisas a los turistas.

Distinta es la situación de los viajeros que vienen de Europa, Estados Unidos u otros países. No todos conocen la anormalidad cambiaria argentina o desconfían de vender dólares o euros, fuera del circuito legal. 

Otra fuente de demanda del blue serán los argentinos que viven en el exterior que, al normalizarse los vuelos, regresarán a visitar familiares y amigos, tras el distanciamiento pandémico. Pero no sólo llegará la reactivación por el lado de los turistas que vienen al país. Con mayor frecuencia de vuelos, también crecerá la cantidad de argentinos que viajen al exterior. Será otro segmento de público que apelará al cambio paralelo.

Si bien los gastos lo podrán hacer con tarjeta de crédito, los bancos están renuentes a subir los topes de gastos y la mayoría de la gente tendrán un monto bajo, medido en dólares, para gastar en el exterior. Por eso, deberán llevar billetes físicos para cubrir gastos o cualquier emergencia.

“Suponemos que en unos meses se va a aceitar la rueda y tendremos un buen flujo de vendedores y compradores de dólares, como en los viejos tiempos”, estimó otro cambista. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?