Monotributistas: la estrategia electoral para seducir al sector más enojado

Monotributistas: la estrategia electoral para seducir al sector más enojado

Más de 4,5 millones de personas son monotributistas. Representan gran parte de la fuerza productiva y una tentación electoral. También son el sector más enojado. Por eso el Gobierno apuesta todo a "seducirlos" con anuncios.

Carlos Burgueño

Carlos Burgueño

Los monotributistas, estén o no al día en sus pagos a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), son aproximadamente 4,5 millones de personas. En general miembros de un sector económico- social concreto: gente urbana, clase media (baja, media y alta) e interesada en los vaivenes económicos del país; fundamentalmente porque esos movimientos afectan directamente su nivel de actividad y facturación al ser trabajadores independientes. Esto es; no dependen de un salario, sino de poder vender sus servicios y bienes a los que los demanden. Si el mercado interno crece, la facturación crece. Si se desplaza hacia abajo, la actividad se desploma. Muestran así una relación constante y directa entre el humor social y la situación del mercado interno donde en general se mueven.

Es lógico entonces que este rubro de la economía argentina sea hoy el núcleo a seducir por el Gobierno a la hora de intentar convencer al votante más esquivo a la propuesta oficial; pero al que en su momento apoyaron electoralmente a Alberto Fernández, quizá por enojo con la gestión de Mauricio Macri y sus críticos últimos dos años de política económica. Por los efectos de la Pandemia y por una política económica algo errática para el sector, hoy forman parte del club de los indecisos, y son parte de los electores que definirán la elección legislativa de este año. Lo que se sabe a partir de lo que aportan los encuestadores (por ahora la única fuente de información que reciben los políticos), es que los monotributistas están dentro de los más enojados. No sólo con el Gobierno, sino con los políticos en general. No es que no estén dispuestos a votar por el oficialismo, se verá. Tampoco mantienen la puerta cerrada hacia la principal fuerza opositora. Están de malhumor por la falta de reacción de la economía interna, por la pérdida de ingresos y por las restricciones general.

Un "beneficio un voto". El Gobierno apunta los cañones para seducir a los monotributistas.

Objeto de deseo

Es claro entonces que sea un rubro donde el gobierno apunte de lleno y busque convencer a fuerza de medidas concretas. Sabe el oficialismo que con un monotributista poco se podrá hacer con discursos; y que sólo una mejora palpable en las situaciones económicas de cada uno de ellos podría cambiar la situación. Y allí apunta el gobierno. Ya son tres los rubros concretos donde los monotributistas son el objeto electoral a seducir:

  • Moratoria: se reglamentó el "Programa de Fortalecimiento y Alivio Fiscal para Pequeños Contribuyentes", que establece un plan de pagos de hasta 60 cuotas y la condonación de deudas generadas en el período enero- julio. En cuanto a la moratoria, se dispondrá de hasta 60 cuotas, con una tasa de interés de 1,5% mensual, que se reduce a 1,25% para las dos categorías más bajas. Se incluye a los que se cayeron del sistema en los últimos tres años y se combina con el beneficio de liberación de multas y demás sanciones correspondientes a infracciones formales cometidas hasta el 31 de julio del 2021 que no se encontraran firmes ni abonadas.
  • Alivio por escalas. Se dispuso además que desde el pago de agosto, se actualicen de manera importante (no definitiva) las escalas, retrotrayendo los valores de las cuotas a los de diciembre del año pasado. Se amplían además las escalas a partir de julio elevándolos entre el 35 y el 77% los topes de Ingresos Brutos en cada categoría. actualiza las escalas y retrotrae los valores de las cuotas a diciembre del año pasado para cada una de las categorías. La iniciativa, que aplicará la AFIP, amplía las escalas a partir de julio de este año de manera tal que en los hechos eleva entre el 35% y el 77% los topes de Ingresos Brutos para cada una de las categorías. También se incorporan beneficios para aquellos contribuyentes que facturaron por encima del tope de la máxima categoría de manera tal que puedan permanecer en el régimen simplificado y no tengan que pasar al régimen general de autónomos; y un esquema de "soft landing" para aquellos que por un incremento sostenido en la facturación se ubiquen en la categoría de autónomos.
  • Créditos a tasa 0: se relanzó la línea de préstamos sin interés (salvo las comisiones bancarias y de las tarjetas que los apliquen), por un monto de hasta  $150.000 dependiente de la categoría. Habrá un plazo de seis meses para empezar a pagarlo y se podrá hacer en hasta 12 cuotas. Estará habilitada desde fines de agosto, tendrán garantía del ministerio de Desarrollo Productivo, se tramitan a través de la página web de la AFIP, se acreditan en un sólo desembolso en la tarjeta de crédito de cada monotributista. La categoría “A” podrá pedir hasta $90.000, la "B" hasta 4 120.000 y el resto de las categorías hasta 150.000 pesos totales. Quienes hayan accedido a un Crédito a Tasa Cero el año pasado podrán tramitar un nuevo préstamo en 2021. Cuando el solicitante se encuentre en situación de mora, la entidad financiera destinará una parte del nuevo crédito a cancelar el saldo adeudado del préstamo anterior. NO podrán acceder quienes tengan además relación de dependencia, ni quienes están en situación 3, 4, 5 o 6 en la central de deudores del Banco Central. Además, no podrán comprar dólares oficiales mientras dure el crédito.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?