El dólar sigue subiendo, preocupa la brecha cambiaria y se viene un día clave para Martín Guzmán

El dólar sigue subiendo, preocupa la brecha cambiaria y se viene un día clave para Martín Guzmán

Problemas con el dólar. Debutan los endulzantes. Guzmán en Venecia, fiscalizado desde el Senado.

Carlos Burgueño

Carlos Burgueño

No fue una semana fácil para uno de los capítulos en los que mayor tranquilidad necesita el Gobierno para afrontar el calendario electoral 2021. El dólar terminó la semana con valores de $167 para el oficial relowded, $167,26 para el Contado con liquidación (CCL), $166,42 para el MEP y 174 pesos para el Blue. En este último caso, en sólo cuatro jornadas financieras se recuperó la retracción de toda la semana anteriores, subiendo 4 pesos entre el lunes y el jueves de esta semana. Venía además de tres subas mensuales consecutivas de $9 en abril, $7 en mayo, y $11 en junio; luego de mantenerse estancado entre enero y marzo; con mínimos de hasta $138 en alguna jornada.

En el 2021 el valor del Blue subió 8 pesos, potenciado en las últimas semanas por la llegada del aguinaldo a los bolsillos, la mejora en el impuesto a las ganancias para trabajadores con salarios menores a los 150.000 pesos y el comienzo de la aplicación de las paritarias. En general no se percibieron intervenciones directas desde el sector público en ninguno de los cuatro mercados, con colocaciones de dólares a través de divisas o bonos. Tampoco intervenciones "indirectas de manos amigas" en el Blue. Sólo hubo llamados directos a grandes empresas multinacionales habituales demandantes de divisas, para que suspendan por un tiempo las operaciones en los dólares financieras.

Quizá por este motivo las suba del CCL y el MEP fueron menores a las del dólar ilegal. El principal problema que deja la semana es la renovación a la alza de la brecha cambiaria, con porcentajes superiores al 75%; cuando, según palabras del propio ministro de Economía, Martín Guzmán, esta no podría superar en ninguna circunstancia el 50% para que los mercados operen normalmente.

Día clave y dólares que se van

Hoy no será un día más en la complicada historia del mercado financiero argentino. En la jornada de hoy (trasladada al lunes por el feriado), el Estado nacional debe liquidar el primer pago de los intereses por la reestructuración de deuda cerrada por Martín Guzmán en agosto del año pasado. Serán unos 150 millones de dólares que antes del lunes deben estar depositados en las cuentas de todos los bonistas que aceptaron la oferta argentina, de un reconocimiento de la deuda de Valor Presente Neto (VPN) de 54,8%; dinero que debe salir de las reservas del Banco Central.

No es el único dinero que necesitará el Ministerio de Economía en el mes; donde se sumará un descargo de dólares de aproximadamente U$S800 millones; pero que, se asegura en julio terminará Ancar (empatado, en términos del mercado). El capítulo más importante del mes, por la señal a los mercados, es el de la liquidación de unos 150 millones de dólares correspondientes al pago de los cupones de interés de toda la gama de títulos públicos emitidos el año pasado para reestructurar la deuda privada con legislación internacional.

Obviamente será un compromiso que se cumplirá en tiempo y forma y a rajatabla, ya que se trata del primer compromiso firmado por Martín Guzmán como negociador. Se lo llamó uno de los "endulzantes" de Guzmán: pagar a menos de un año de la emisión de deuda, una primera liquidación de intereses. El pago más importante que debe hacer el país es al Club de Paris; donde, a partir del acuerdo cerrado el mes pasado, Argentina debe liquidar una parte de los U$S430 millones antes del 31 de julio. Ese día habrá que hacer un primer cronograma de giro de dinero a los estados acreedores, a partir de una combinación de 16 créditos a diferentes países que fueron renegociador por Guzmán en el "Puente de Tiempo" que culmina el 31 de marzo del año próximo.

El tercer rubro será la salida por dólar ahorro. El mes pasado el número llegó a los U$S70 millones, pero se espera que este mes ese monto tenga un crecimiento debido a que hay más residentes que pueden acceder a los U$S200 mensuales reglamentarios. Se trata de los tenedores de tarjetas de crédito que el año pasado refinanciaron todo o parte de su deuda con los planes de cuotas que habilitó el BCRA; y que según el cronograma de pagos ya estarían terminados de pagar.

La demanda alcanzará los U$S800 millones. ¿De dónde saldrá ese dinero para que el BCRA termine con las cuentas en azul? La entidad está confiada en que si bien el trimestre abril, mayo, junio será irrepetible (al menos hasta el 2022), tampoco vienen tiempos de sequía en el comienzo del tercer trimestre del año. Y que hay rezagos sojeros y de otros exportadores de commodities que aún restan por contabilizar. La semana termina con optimismo para el BCRA. Se acumulan compras por unos 400 millones de dólares hasta el jueves, y aún restan los días más densos de liquidaciones del mes.

Por Europa

Martín Guzmán llegó a ya a Venecia para representar al país hoy y mañana en la cumbre de ministros de Economía y Finanzas del G-20, donde la principal novedad será el anuncio del impuesto para las multinacionales con una alícuota general e universal del 15%. Sin embargo, lo más importante del viaje será el encuentro cara a cara que mantendrá con los enviados del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las partes se verán las caras de manera directa, sin intermediarios ni virtualidades, y deberán resolver si en serio se quiere avanzar en los tramos finales para lograr un acuerdo de Facilidades Extendidas que refinancie la deuda por U$S44.500 millones que el país le debe al organismo. Si bien viajará la directora gerente Kristalina Georgieva, Guzmán tendrá un encuentro privado con la directora adjunta para el Hemisferio Occidental Julie Kozac y el encargado del caso argentino Luis Cubeddu.

La norteamericana y el venezolano son los responsables de negociar con el país, y fueron enviados a la cumbre de Venecia con la concreta misión de poner en claro la foto actual de las discusiones y definir sin vueltas los próximos pasos cronológicos a completar para llegar al acuerdo por el Facilidades Extendidas. Si es que Argentina realmente quiere avanzar. De hecho, esta será la primer pregunta que el dúo Kozac- Cubeddu. Y si esta respuesta es positiva, el siguiente capítulo será conocer de boca de Guzmán si todo lo que se habló y acordó hasta ahora, y que en febrero estaba a punto de llegar a una fumata blanca; sigue vigente o si el país ya no acepta lo que en algún momento Guzmán había avalado.

La primera pregunta que hará Kozac será saber si Argentina tiene en sus planes serios pagar sin mayores protestas los vencimientos de septiembre y diciembre de U$S1.800 cada uno; y, ya en 2022, los 4.050 millones de dólares que vencen en marzo de ese año. Si la respuesta es positiva, comenzarán las conversaciones sobre la marcha de las negociaciones del Facilidades Extendidas, y la fórmula para que se cierre a 10 años con la aceptación de la clase política argentina.

Como ya viene sucediendo cada vez que Guzmán viaja al exterior para negociar con el Fondo o el Club de Paris, desde Buenos Aires se le marca la cancha. Y no desde la oposición o los mercados financieros. Ni siquiera desde el Círculo Rojo. Los que le ponen límites, frenos y complicaciones, son integrantes de la propia coalición gobernante. Ayer fue el diputado nacional Máximo Kirchner el que se refirió al tema sin mayores vueltas, y durante la presencia del jefe de Gabinete Santiago Cafiero en esa cámara. Para que quede claro, en su presentación dijo  "¿Ustedes creen que se puede pagar en 10 años el préstamo del FMI?".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?