Guía básica para entender e invertir en criptodivisas

Guía básica para entender e invertir en criptodivisas

El mundo de las criptomonedas es, para muchos, inentendible. Le dejamos algunos tips para involucrarse y entender, no solo cómo empezar a operarlo, sino a también proteger su dinero

Santiago Hernandorena

Probablemente el mundo de las criptomonedas sea para usted justamente eso: algo encriptado e indescifrable. No se preocupe. Si tiene más de 35 años es normal que se sienta así. El mundo de las criptodivisas está dominado por la franja que va entre los 18 años y esa edad. Por eso, vamos a intentar aclarar un poco el panorama por si le interesa insertarse en esa nueva y extraña constelación, que para muchos, es el futuro de la economía global.

La criptomoneda es un algoritmo matemático que se comparte en una red descentralizada de computadoras. Es muy difícil de copiar porque, pasado un tiempo, la fórmula utilizada en su creación se complejiza. Un Bitcoin, por ejemplo, contiene en su algoritmo hasta el título de una nota del diario del día que se comenzó a minar sumado a una serie de cifras, incluidas el número propio de ella y de la anterior. Por ello se dice que sea prácticamente imposible de duplicar.

El proceso de minado usualmente se realiza con placas de video (colocadas en una formación llamada “rig”), y utilizan una cantidad importante de energía eléctrica. Mientras usted está en ese proceso de “minado”, un montón de gente alrededor del mundo hace lo mismo y entre todos forman el código por el que cada uno recibe una parte. Para ser honestos, no se involucre en el minado si no tiene dinero para invertir en hardware.


Criptodivisas hay varias, pero se podrían ordenar, a grandes rasgos, en tres tipos: monedas estables (Stablecoin), monedas alternativas (Altcoins) y Bitcoin.

Las primeras son estables, tienen un valor referencial que fluctúa mínimamente y en general tienen una paridad uno a uno con el dólar u otras monedas fiduciarias (euro, yen, etc). Bitcoin es la más antigua y tradicional y su valor cambia según la ley de oferta y demanda. Las Altcoins se crearon siguiendo ese modelo, unas copiando el patrón del algoritmo y otras con el propio. Estas buscan sumarse al movimiento creado por Bitcoin con el ánimo de aprovechar las ganancias que generan estos valores digitales. Es llamativo cómo algunas de estas no tienen un número limitado de emisión. Sin embargo, han generado la confianza suficiente en el público para ser adquiridas, tal es el caso de Etherium.

Lo que usted se estará preguntando es: ¿por qué tiene un valor comercial? Claramente porque alguien cree que vale algo. Ese precio se basa en la confiabilidad y el interés, en otras palabras: oferta y demanda.

El Bitcoin es limitado. Hay una cantidad definida máxima de minado posible (21.000.000 de unidades máximo). Satoshi Nakamoto, el mítico creador de esta criptodivisa, comenzó a venderla de una manera que ya era conocida por quienes intercambiaban software y demás archivos digitales en décadas pasadas: el método es Persona a Persona (peer to peer ó P2P). Es cuanto a Nakamoto, decimos que es mítico porque nadie sabe con certeza si se trata de una persona, un grupo de técnicos o quién es en realidad.

Consultamos a especialistas acerca de las recomendaciones que darían a un novato en la materia y la mayoría concluyó que el primer paso, el más seguro, es comenzar con montos reducidos a través de Stablecoins.

Piénselo como un ahorro en moneda extranjera. No busque una ganancia. En breves palabras, no se arriesgue a perder su dinero. El mundo de las criptomonedas es complejo y meterse de lleno en el riesgo de la oferta y demanda, sin un previo estudio, probablemente lo lleve más cerca de perder su inversión que de una cuenta abultada.

Entonces, arranque despacio y, si realmente se quiere meter en este mundo, piense que tiene que pasar mucho tiempo sentado detrás de una computadora, estudiando valores, fluctuaciones y tendencias. Si tiene la paciencia, puede involucrarse más.

Primero descargue una plataforma segura. Hay varias, pero las principales son Blockchain y Binance. Son las más aceptadas y las que usa el mercado en general. Son fáciles de entender, solo requiere un poco de lectura y paciencia.

Hay muchas alternativas en ese aspecto, pero siempre existe el riesgo de que se vea atrapado en una estafa como ocurrió con Africrypt, donde los hermanos Ameer y Raees Cajeer desaparecieron con 3.600 millones de dólares en bitcoins de sus usuarios.

Como dijimos antes, si decide seguir, invierta en Stablecoins al principio. Un ejemplo es USTD, de la empresa Theter. Los creadores aseguran tener tantos dólares de resguardo como criptomoneda hay en el mercado, este resguardo está dado en papel moneda y otros activos.

A modo de ejemplo: imagine que usted se gasta $300 en cafés por la calle todos los meses, pero decide usarlos para invertir en criptomonedas. Instala la aplicación que le parezca mejor y compra eso en una Stablecoin. Va a tener una cantidad de USDT, por ejemplo, que es en dólares y reconocida como paridad 1 a uno con esa moneda. Obviamente también existen similares en euros y otras monedas.

Luego comience a amigarse con ese mundo. Entiéndalo de a poco, no se desespere. Piense seriamente si está dispuesto a tomar riesgos y, sobre todo, a tener paciencia, porque pasar de una Stablecoin a una Altcoin o a Bitcoin, es una inversión a largo plazo y de muchas horas de estudio y análisis. Nadie se hace millonario en dos días, salvo alguien con suerte que se gana la “lotería”, por decirlo de alguna forma.

En un principio, lo mejor es jugar a lo seguro. Si le interesa, ya llegará el momento de cambiar, si así lo considera

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?