Alberto y Bolsonaro se pelean pero crece igual el comercio Argentina-Brasil

Alberto y Bolsonaro se pelean pero crece igual el comercio Argentina-Brasil

En junio el intercambio comercial creció por sexto mes consecutivo: 80% contra el 2020 pero también 17% frente al 2019.Crecieron 20% las exportaciones y 80% las importaciones. El rojo está compensado con saldos superavitarios a otros destinos, Se espera que el PBI de Brasil crezca 4,6% este año.

Guillermo Laborda

Guillermo Laborda

Más allá de las diferencias entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro, la relación comercial con Brasil se mantiene indemne: en junio el intercambio de bienes creció por sexto mes consecutivo, subiendo 80% interanual. Si bien las comparaciones con el 2020 están influidas por la pandemia y las restricciones operadas en ambos países,  el dato es significativo dado que también es 17% al de junio de 2019.

Según un informe de Ecolatina distribuido ayer, “esta suba se debió a un alza de 20% interanual de nuestras ventas a dicho país y un salto de 80% en nuestras compras desde este origen. De esta forma, el comercio bilateral de bienes refleja la normalización de la actividad económica en ambos países luego del desplome visto el año pasado. En este escenario, nuestras exportaciones a Brasil acumulan un alza de 41% promedio en los primeros seis meses del año, mientras que nuestras importaciones muestran un crecimiento del 58%”.

La suba de las exportaciones de Argentina hacia Brasil (91,8%) se explica por Vehículos de motor para transporte de mercancías, Vehículos de turismo y Trigo y centeno sin moler, mientras que el incremento en las importaciones argentinas (70,7%) fue impulsado por Vehículos de turismo, Piezas y Accesorios de vehículos automotores y Productos semiacabados, lingotes y otras formas primarias de hierro o acero. Argentina se ubica así en tercer lugar entre los mayores proveedores de Brasil, detrás de China y Estados Unidos. Nuestro país también se encuentra en tercer lugar entre los mayores compradores de Brasil, detrás también de China y Estados Unidos.

“Para los próximos meses, no esperamos que el desbalance comercial bilateral se convierta en un problema. Nuestras exportaciones a Brasil crecerían más de 20% este año y, aunque nuestras compras posiblemente terminen siendo superiores, este déficit bilateral será más que compensado con saldos positivos con otros destinos” señala Ecolatina.  Agrega que “el comercio de bienes aportará divisas en 2021, tal como lo viene haciendo desde 2019. Sin embargo, la situación no será una panacea: podría haber pérdida de Reservas a nivel agregado, considerando las intervenciones que podrían llegar en los mercados cambiarios, oficial y paralelo, en tanto los vencimientos de deuda con el FMI, por ahora no reprogramados, también podrían debilitar a este stock clave”.

Otro informe, de la Cámara de Comercio y Servicios, señala que “el Banco Central de Brasil mejoró recientemente sus proyecciones de crecimiento, al esperar una expansión del PBI del 4,6% para este año, desde el 3,6% pronosticado anteriormente. Este desempeño estará apuntalado por las medidas puestas en marcha para preservar el empleo, la continuidad en el proceso de vacunación de la población, el alza en el precio de las materias primas y los efectos de la laxa política monetaria”.

De esta manera, Brasil ayuda a la recuperación de la economía local. Más allá del enojo existente entre los presidentes de ambos países.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?