El principal cambio que el paso del tiempo marcó en los inversores

El principal cambio que el paso del tiempo marcó en los inversores

El desarrollo de la tecnología y el avance de internet cambiaron por completo la forma de operar en los mercados financieros.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo (@gzcasti)

El avance de la tecnología y la masificación de internet han marcado un antes y un después en la vida de todas las empresas y personas. Y el ámbito bursátil no se ha quedado al margen.

A diferencia de hace varias décadas, hoy en día se accede a un sinfín de información y a múltiples plataformas y alternativas de inversión de manera extremadamente rápida y sencilla, de la misma forma que las noticias llegan a los inversores de forma cada vez más frenética.

Como consecuencia, se creó cierta hiperactividad en la operatoria financiera que beneficia a algunos y perjudica a otros, tal como explican los experimentados empresarios William Browne y Bob Wyckoff, directores de Tweedy Browne Company, una prestigiosa e histórica empresa de gestión de inversiones de Nueva York.

Durante una entrevista exclusiva de Inversor Global, Browne destacó que la hiperactividad llegó con internet, la popularización de las inversiones, las aplicaciones móviles, los foros, Twitter y “la necesidad de los medios de comunicación en llamar la atención”.

“En nuestra época, un inversor solía comprar una acción para mantenerla en su poder durante 10 años. Hoy en día, los fondos de inversión y los inversores, de cualquier nacionalidad, se deshacen de lo que compraron en menos de un año”, agregó el especialista, y sentenció: “¡Esto es perjudicial por todos los gastos innecesarios que se generan!”.

Por otra parte, Wyckoff enfatizó en la tendencia al cortoplacismo que se vive en la actualidad, al igual que la innecesaria costumbre de estar pegados a una pantalla de manera constante.

“Pienso que nos quieren alejar del uso del sentido común, sería lamentable que suceda”, indicó el inversor, y añadió: “Sin embargo, creo que hay una falacia en esto: haber dado acceso a la gente a tanta información derribó el mito del autocontrol personal. Por consecuencia hay un síndrome de sobreconfianza en la gente, y esto es una mala enfermedad para cualquiera que administra dinero”.

Para terminar de concretar su punto de vista, Browne expresó fervientemente: “¡Ojalá el sentido común, la paciencia, mirar con perspectiva y sentarse a pensar vuelvan a ser una moda!”.

A modo de cierre, los veteranos gestores de fondos comentaron que su forma para defenderse de los ataques de las pantallas titilantes y de la desenfrenada actividad bursátil de los tiempos modernos se basa en tener claro qué es una noticia relevante y otra irrelevante.

“Los antivirales para esta enfermedad son el sentido común y mirar con perspectiva”, sostuvieron.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?