La dosis de trading necesaria para tu cartera

La dosis de trading necesaria para tu cartera

Nadie se convierte en un experto en trading de la noche a la mañana y se requieren conocimientos y asesoría para poder utilizar esta estrategia efectivamente.

Inversor Global

Inversor Global

Por Diego Martínez Burzaco

En materia de inversiones, en algún momento a cualquier persona se le habrá pasado por la cabeza la posibilidad de vivir del trading. No digo que esto sea una fantasía o algo inalcanzable, pero para lograr esa posibilidad de vivir 100% de esta metodología de inversión debe correr mucha agua bajo el puente.

Además, las estadísticas no juegan a favor de quienes bregan por este objetivo. Hay diversos estudios sobre la materia y todos llegan a un mismo puerto: vivir del trading no es para cualquier inversor.

De cada 100 inversores que comienzan con la idea de dedicarse 100% al trading y utilizar las ganancias para vivir de ellas, 40 dejan de intentarlo al mes de haber comenzado. Solo 20 de los 100 originales persisten con esta idea después de dos años. El estrés, las emociones mal aplicadas y la falta de resultados son los elementos centrales que desaniman a andar por ese camino. Al año 5, sólo quedan 7 inversores intentando llegar al objetivo. Y para el largo plazo, sólo 1 de cada 100 inversores logra ganar dinero después de pagar las comisiones a los brokers y otros gastos.

Si es por las estadísticas anteriores, realmente la noción de vivir del trading debe ser descartada de plano para cualquier inversor. Pero a mi modo de ver, esta no es la forma de ver este análisis.

Pensando el trading desde otra perspectiva

El hecho de que la gran mayoría de los inversores fracasa en su objetivo de “vivir del trading” no implica que este sea una mala estrategia de inversión para generar buenos negocios. A mi modo de ver, lo que falla en el análisis es el abordaje de querer “salvarse” con el trading. Una de las frases más contundentes en materia de inversiones es la siguiente: “No hay almuerzos gratis en Wall Street”.

Esto indica que no hay accesos rápidos ni libres de riesgo para ganar dinero con inversiones bursátiles. Se aplica a todos los activos financieros y las estrategias que queramos llevar adelante. Así, creo que el trading debe ser considerado como una herramienta adicional dentro de una estrategia mucho más integral desde la óptica del inversor.

Justamente, cuando hablamos de inversores, en materia de mercados podemos distinguir tres clases de perfiles en relación a la predisposición al riesgo:

Perfil de Riesgo Conservador, que busca como primer objetivo la preservación del capital invertido y, en la medida de lo posible, poder ganar un retorno mínimo con la inversión.

Perfil de Riesgo Moderado, que intenta buscar un equilibrio entre la preservación del capital y tomar algo de riesgo para encontrar un poco más de rentabilidad al promedio en activos que son más volátiles.

Perfil de Riesgo Agresivo, que no le importan las pérdidas momentáneas de su capital en el corto plazo y se siente cómodo en adoptar posiciones de riesgo más altas, en la medida que pueda tener un mayor riesgo esperado en el futuro.

Así las cosas, creo que la herramienta de trading es perfectamente compatible en los Perfiles 2 y 3, buscando la dosis adecuada de la misma.

Para el caso del inversor conservador, el trading, al menos en lo inmediato, no es una posibilidad. Al tratarse de una estrategia de elevado riesgo, quien tiene como objetivo la preservación del capital lo mejor que puede hacer es no exponerse a herramientas que no permiten garantizarlo.

A priori, de acuerdo a mi experiencia personal, un Perfil de Riesgo Moderado no debe destinar más del 10% a 15% del total de su cartera a la compra y venta de activos financieros por períodos de tiempo breves. Esa exposición le permitirá mostrar un equilibrio entre las posiciones agresivas (con menor peso en el portafolio) y las posiciones más conservadoras, con mayor participación en la cartera.

En tanto, para un Perfil de Riesgo Agresivo, la porción de trading puede representar hasta el 30% del total del portafolio. Que el inversor sea tolerante al riesgo no significa que tenga que estar permanentemente rotando el total de sus inversiones con el objetivo de tradear toda la cartera. Eso es completamente falso.

Lo que sugiere un perfil agresivo es que puede tomar posiciones de largo plazo en activos financieros que se comportan con mucha más volatilidad que el promedio del mercado en el corto plazo. Pero eso lo tolera en pos de obtener un mayor retorno (no asegurado) para un horizonte más largo.

 

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?