Ley de oferta y demanda: cómo ponerla a tu favor

Ley de oferta y demanda: cómo ponerla a tu favor

Por un lado, la oferta y la demanda determinan los precios. La tendencia, mientras tanto, puede causar movimientos importantes en los activos. ¿Sabes cómo balancear estos dos factores con tus inversiones?

Inversor Global

Inversor Global

Por Germán Fuentes

En las inversiones, hay solo una manera de nunca equivocarse: no vendas hasta que ganes. Al mismo tiempo, nunca olvides que el mercado nunca se equivoca. ¿Es posible balancear estos dos conceptos? Pues, sí.

Productos físicos, como los commodities, tienen una oferta finita. Aunque la emoción y la codicia impulsan los precios en el corto plazo, la oferta y la demanda son los que, a fin de cuentas, determinan el valor.

Un viejo axioma del trading dice: “La cura para precios altos, son precios más altos”. No es un mal razonamiento, pero hay una idea distinta que podría ser hasta más apropiada para las condiciones de mercado de hoy.

El caso del petróleo

Para ilustrar mi punto, recordemos los días en los que el petróleo cotizaba a USD 100 y había más inversiones en el área de exploración. Se desarrollaron nuevas tecnologías para extraer “oro negro” que, a precios bajos para el commodity, eran demasiado costosas.

Las arenas petrolíferas, perforación horizontal y el fracking dieron paso a una abundancia de petróleo que nunca antes había estado disponible desde Estados Unidos. Las empresas gastaron miles de millones de dólares en proyectos hidrocarburíferos, con la promesa de altos retornos con un petróleo a tres dígitos.

Pero al final, esas actividades crearon un exceso de oferta que presionó los precios a la baja. La oferta y la demanda son fuerzas poderosas, que siempre terminan imponiéndose.

En ese momento era obvio que los recortes en la producción iban a achicar la oferta y dar respaldo a los precios a futuro. El ciclo de exploración-producción en la extracción de metales o perforación de petróleo requiere años de trabajo. Un proyecto cancelado o el cierre de un pozo se va a notar después, cuando la oferta vuelva a perder su equilibrio.

Mercados con precios altos o bajos más tarde o más temprano pasan… La oferta y la demanda siempre determinan el precio a la larga.

El equilibrio entre la oferta y la demanda

¿Por qué es importante saber esto, como inversores globales? Porque el tiempo que lleva encontrar ese equilibrio entre oferta, demanda y los precios puede generar pérdidas importantes.

El mercado nunca se equivoca. Puede ser que en algún momento esté a niveles incorrectos para algunos, pero es una batalla difícil de ganar. No le lleves la contraria a la bolsa: la tendencia es tu amiga; si los precios van en una dirección, nunca está de más apegarse a ella. El desfase entre los precios y la realidad de la oferta y demanda es un arma de doble filo, que todo trader debe respetar.

Si una inversión no va por el camino que esperabas, vender no es una “derrota”. Es una forma de preservar tu capital y unirte a la tendencia del mercado. No esperes demasiado a que la oferta y demanda se pongan de tu lado; ni vayas al otro extremo: no ignores que, a fin de cuentas, los precios son un reflejo de esta ley básica de la economía.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?