Las finanzas no siempre son tan emocionantes como en las películas

Las finanzas no siempre son tan emocionantes como en las películas

A diferencia de las series y películas, el mundo real de las finanzas no suele ser tan apasionante, frenético y estar repleto de adrenalina.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

Hollywood no solo se encarga de realizar grandes superproducciones, sino también de magnificar eventos e industrias para que sean más entretenidas para el público, como es el caso del sector financiero. En numerosas películas y series, como El lobo de Wall Street o Billions, los protagonistas llevan vidas de lujo y el trabajo dentro del área parece casi un pasatiempo. Desafortunadamente, la realidad es algo más aburrida.

La llegada de la tecnología

Años atrás, las órdenes de compra y venta de activos se realizaban de manera presencial en las diferentes bolsas del mundo. En aquel entonces, los intermediarios se encargaban de gritar “compro” o “vendo” de manera frenética hasta concretar la operación.

Hoy en día, con la llegada de la tecnología, esta actividad se convirtió en un trabajo “de oficina” común y corriente, en el que los operadores tienen que estar sentados frente a una pantalla y recibiendo ordenes a través de un servicio de mensajería o directamente por llamada telefónica.

La transparencia en la información

Por otra parte, los mercados financieros crecieron y se sofisticaron tanto que las regulaciones tuvieron que incrementarse, lo que generó que el acceso a la información sea mucho más transparente.

Si bien existen casos puntuales, la figura del analista camuflándose en fiestas para recabar información que permita obtener una ganancia en la operatoria bursátil cada vez queda más obsoleta. En su lugar, nuevamente, la tecnología cumple un papel fundamental, a través del intercambio de correos electrónicos o la navegación por internet.

El aumento en la competencia

A pesar de que la industria financiera continúe siendo una de las que mejores ganancias otorga, lo cierto es que el crecimiento del mercado y el aumento en la competencia permitieron que los puestos laborales se incrementen y las normativas se multipliquen.

Esto significa que ya no es tan factible encontrarse con intermediarios que cobren excesivas comisiones y ganen mucho dinero con pocos movimientos, tal como el cine solía reflejarlo. Actualmente, los participantes de la industria ejercen roles profesionales que se encuentran dentro de los parámetros “normales”.

Las series y películas relacionadas a las finanzas e inversiones siguen siendo sumamente divertidas, pero difieren mucho de la vida real.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?