Inversión activa vs. inversión pasiva: qué estrategia es mejor

Inversión activa vs. inversión pasiva: qué estrategia es mejor

Mientras que una táctica consiste en estar constantemente siguiendo el mercado, en la otra solo basta con comprar y esperar.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

Al momento de invertir, existen dos grandes estrategias: la inversión pasiva y la inversión activa. Cada una cuenta con su ventajas y desventajas y se recomiendan para diferentes perfiles de inversor.

Qué es la inversión pasiva

Como su nombre lo indica, la inversión pasiva es una estrategia que consiste en tener una actitud pasiva frente al mercado. Esto significa que me dejo llevar por su evolución y no trato de ganarle.

Básicamente, este método se basa en comprar una serie de activos pensando en el largo plazo con la esperanza de que el mercado los valorice correctamente para obtener un beneficio económico al finalizar el periodo planeado.

Actualmente, existen varias formas de realizar una inversión pasiva. En primer lugar, la más clásica es comprar una serie de activos, ya sea de renta variable, de renta fija o ambos y mantenerlos durante varios años mientras ganan valor y, a su vez, reparten dividendos.

Por otro lado, lo que un inversor puede hacer es comprar directamente un ETF (Exchange-Traded Fund) que no es más que la mezcla entre un fondo de inversión y una acción: fondo de inversión porque su evolución depende de un conjunto de activos y acción porque se puede comprar y vender rápidamente en el mercado secundario.

Qué es la inversión activa

En contraposición, se encuentra la inversión activa, una técnica que busca ganarle al rendimiento promedio del mercado mediante el movimiento frecuente de nuestra cartera de inversión.

Por ejemplo, en lugar de comprar un ETF del S&P 500 y mantenerlo en el tiempo para que me retorne un promedio del 12% anual en dólares, mediante la inversión activa buscaría vender en máximos y comprar en mínimos, cubrirme con derivados financieros y rotar frecuentemente los activos en posesión para obtener un rendimiento neto mayor a dicho 12% anual.

Lógicamente, se trata de una alternativa algo más riesgosa y costosa, ya que no solo hay que analizar muy bien el activo y tener algo de suerte para comprar a precios bajos y vender a precios altos, sino también porque entre cada transacción hay que pagar las comisiones del agente intermediario.

Inversión activa vs. inversión pasiva

Si bien cada una tiene sus ventajas y desventajas, lo cierto es que mientras la inversión pasiva es ideal para perfiles que no desean o no puedan dedicarle mucho tiempo al mercado, la inversión activa se enfoca en individuos o instituciones con altos conocimientos y capaces de gestionar tanto el riesgo como sus emociones al momento de operar.

A su vez, la inversión pasiva da sus frutos en el largo plazo, mientras que la activa puede devolver ganancias en periodos de tiempo más cortos.

Como se puede observar, estas dos formas de invertir se centran en diferentes clases de inversores, por lo que la decisión de optar por uno u otro dependerá de las necesidades de cada uno.

Tags: Inversiones, Finanzas, Estrategias

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?