Surinam acordó con el FMI: un mensaje para la Argentina

Surinam acordó con el FMI: un mensaje para la Argentina

La ex Guayana Holandesa cerró un entendimiento a tres años por casi u$s 700 millones. Este pequeño país se comprometió a ordenar sus cuentas públicas, reducir brecha cambiaria y mantener una política monetaria eficaz para bajar la inflación. El camino que le espera a la Argentina

Guillermo Laborda

Guillermo Laborda

Surinam es una de las naciones de menor tamaño de América del Sur. Antes conocida como la Guayana Holandesa, se independizó de los Países Bajos en 1975. Desde entonces sufrió golpes de estado y en lo económico acumuló varias crisis en los años 80 y 90, coqueteando con la hiperinflación. En 2016 su economía cayó 10,6% tras una devaluación de 20% en noviembre de 2015.

La novedad es que ayer llegó a un acuerdo con el Fondo Monetario cuyas características pueden ser de importancia para avizorar lo que espera a la Argentina en sus negociaciones. EL comunicado oficial del organismo internacional consigna que se llegó a un acuerdo sobre un nuevo programa a mediano plazo por aproximadamente u$s 690 millones en el marco del Servicio de Fondo Ampliado (EFF) con una duración de 36 meses.

Como sucede en la elaboración de varios programas, el staff del FMI solicita la implementación de “prior actions” o medidas previas, de manera tal de confirmar el rumbo correcto de la política económica del país antes de que se produzcan los primeros desembolsos. ¿Cuáles “prior actions” se le requerirán a la Argentina? Este es uno de los varios interrogantes que tiene la negociación, muy lenta por cierto, que está llevando a cabo Martín Guzmán.

El acuerdo hará que el FMI requiera el alivio de la deuda de los socios bilaterales oficiales de Surinam y financiamiento adicional de socios multilaterales y al mismo tiempo pide una reestructuración de los pasivos comerciales “para restaurar la sostenibilidad de la deuda y cerrar las brechas financieras”.

El actual gobierno de Surinam asumió el cargo con alta inflación, bajas reservas internacionales, gran déficit fiscal y importantes necesidades de financiamiento fiscal y de la balanza de pagos. “La ya grave situación económica se vio agravada por los desafíos derivados de la pandemia de Covid-19 y la volatilidad de los términos de intercambio” agrega el comunicado del FMI. Muchas similitudes con la Argentina.

Otro elemento destacable es que en el acuerdo con el staff del FMI existe un compromiso a un tipo de cambio flexible, a eliminar la brecha del mercado paralelo y a garantizar que la política monetaria sea eficaz para reducir la alta inflación. Además el programa apunta a una importante reducción del déficit fiscal. Un mensaje claro para lo que se viene con la Argentina: ajuste fiscal, reducción de la brecha con el dólar blue y una política monetaria en la que no exista la emisión de pesos para financiar al Tesoro Nacional.

Con el aval del FMI, Surinam se beneficiará del apoyo financiero de otras instituciones financieras internacionales “así como el alivio de la deuda de los acreedores”. Por último, el comunicado oficial del FMI señala que “esto, a su vez, dará como resultado una senda de desarrollo económico sostenido con un fuerte crecimiento y creación de empleo, una reducción de la pobreza y mejores niveles de vida para todos los ciudadanos de Surinam”.

El camino por recorrer para la Argentina se presenta bastante largo dado que el gobierno insiste en que los términos de un acuerdo con el FMI deben contemplar tasas más bajas por los créditos y plazos más extensos algo que no figura en las normas propias del organismo internacional. Superada esta instancia después deberán acordarse medidas en las que también el gobierno se muestra lejos de lo que son los tradicionales acuerdos del FMI. Surinam lo muestra claramente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?