Regla del 80/20 del ahorro: la fórmula para crecer económicamente con simples pasos

Regla del 80/20 del ahorro: la fórmula para crecer económicamente con simples pasos

Mediante este método se pueden organizar las finanzas personales de tal forma que el ahorrista pueda crecer económicamente con el paso del tiempo.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

Uno de los principios básicos para poder crecer económicamente y alcanzar la libertad financiera consiste en ahorrar, ahorrar y ahorrar. Claramente, si gastamos todos nuestros ingresos, no tendremos un excedente de dinero que pueda ser invertido para que, en un futuro, se potencie. Sin embargo, muchas personas afirman que ahorrar es una tarea difícil y que no saben cómo hacerlo. A continuación, una simple técnica que te ayudará a lograrlo: la regla del 80/20.

La regla del 80/20

La regla del 80/20 es extremadamente sencilla. Básicamente, este método dicta que hay que gastar el 80% de nuestros ingresos y ahorrar el 20% restante. Siendo disciplinados y teniendo paciencia, a lo largo del tiempo veremos sus frutos.

A pesar de que conceptualmente es simple, hay que resistirse a la tentación de consumir ese 20% restante que sobra todos los meses. Una forma rápida y sencilla de hacerlo es automatizando una transferencia con tal monto de dinero a otra cuenta bancaria. De esta forma, cada vez que cobremos, el dinero destinado a ahorros desaparecerá hacia una caja de ahorro externa para no tenerla a mano.

Claramente, la regla del 80/20 contempla un 20% de ahorro porque se cree que es una cantidad razonable para guardar, sin embargo, cuanto más sea, mejor. Tener una buena capacidad de ahorro ayuda a ganar dinero con el paso del tiempo y nos acerca más a la meta de retirarnos temprano.

Qué hacer con los ahorros

Tras tener incorporado el hábito de ahorro, es importante saber cómo gestionar dicho dinero para poder potenciarlo lo máximo posible y que la inflación no sea un problema.

Si bien existen varias alternativas de inversión y cada una brinda una serie de características que se adaptan a distintos perfiles de inversor, hay un método que demostró ser sumamente efectivo y sencillo: invertir en el S&P 500.

El S&P 500 es el índice accionario más importante del mundo. Compuesto por las 500 empresas más relevantes de la actualidad, este índice ha retornado, en promedio, cerca de un 10% anual en dólares a lo largo de la historia.

Afortunadamente, invertir en él es extremadamente sencillo hoy en día. Para hacerlo, solo basta con abrir una cuenta en un bróker internacional, proceso gratuito que no llevará más de diez minutos, y, tras depositar los fondos deseados, adquirir el ETF SPY.

Un ETF o Exchange-Traded Fund es, en simples palabras, la mezcla entre una acción y un fondo común de inversión: acción porque se puede comprar y vender de manera rápida en el mercado secundario y fondo de inversión porque su precio depende de la evolución de una serie de activos.

De esta forma, colocando el 20% de ahorro todos los meses en el SPY, se puede conseguir en el largo plazo una rentabilidad en dólares casi cinco veces superior a la inflación.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?