Constantini a Forbes: "Es imposible explicar la economía argentina en el exterior"

Constantini a Forbes: "Es imposible explicar la economía argentina en el exterior"

El reconocido empresario brindó una entrevista en la que habló del presente de sus negocios y, además, analizó a la Argentina y al mundo en pandemia.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

El reconocido empresario Eduardo Constantini brindó una entrevista a la revista Forbes, especializada en negocios y finanzas, y analizó el presente de la Argentina y del mundo en medio de la pandemia de covid-19.  

El también economista, que además es fundador y presidente del MALBA (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires), contó cuáles son sus planes para este año y lo que dejó el 2020, al cual definió como "inesperado".

Constantini habló en el comienzo de la entrevista de su vida en medio de la pandemia, de cómo afrontó cada momento y del impacto que tuvo en lo anímico esta situación. Además contó sobre "Consultatio", su compañía especializada en desarrollos inmobiliarios e inversiones globales. "El primer semestre no vendimos nada y se cayeron las cobranzas. No desafectamos a nadie, no tomamos ningún plan porque teníamos caja, siempre tenemos caja: podíamos transitar un año, incluso dos, sin vender nada", dijo. 

Respecto a este rubro, también reconoció que el segundo semestre de 2020 fue uno de los mejores: "En el lanzamiento de Puertos vendimos en seis meses US$ 120 millones porque los propietarios inversores de Nordelta, al ver el lanzamiento de otra ciudad-pueblo a valores bajos, hicieron una fuerte apuesta. Pero fue el último trimestre de un año y el primero de otro. Ahora, en Puertos y Nordelta, US$ 43 millones en cada uno. Y, en enero y febrero, en Puertos vendimos US$ 12 millones. Puertos tiene 1.250 hectáreas y Nordelta 1.007, pero con mucho menos terreno disponible. Esta vez sí rompió un dogma".

Y aclaro cuál fue ese dogma que cambió: "Que cuando sube el dólar baja la venta de terrenos. Es la primera vez que esto no sucede, nunca había visto algo así. Lo que pasa es que hubo un cambio cualitativo tan grande que mucha gente, de determinado segmento, privilegió el cambio en su calidad de vida".

"Con la cuarentena la ciudad quedó no digo abandonada, pero parecido. Igualmente va a terminar y habrá una explosión del consumo, en tanto la economía lo permita. Lo que sí es seguro es que las oficinas van a tener que bajar su valor", aclaró.

Asimismo, contó cómo se produjo la modificación de precios en el sector: "Hay una pérdida relativa de la ciudad frente a las afueras. También pasa en EE.UU. Una casa en Miami aumentó 100% y por ahí el departamento de Nueva York cayó un 10% o un 15%. En Buenos Aires pasa lo mismo". 

Respecto a la posibilidad de abrirse a negocios fuera del sector inmobiliario, manifestó: "Nos gustaría meternos en la nueva economía, en los servicios y/o productos que satisfacen los nuevos hábitos de la gente a través de la tecnología. En sustentabilidad, estaba leyendo lo que va a ser el crecimiento de los camiones eléctricos con baterías. Tesla es autos, pero en camiones (los cuales explican del 10% al 15% de la polución, del tráfico) todavía está en estado embrionario.... Ya hay varias empresas que están desarrollando esta tecnología, ¿no? Pero es más una inquietud que algo concreto. Lo hacemos en real estate e intentamos en el área financiera, pero no tenemos escala". 

Habló además del mercado de capitales y expresó: "Ahora hay un giro en el mercado yendo a la economía tradicional, a los bancos con la suba de tasas. Bajan las tecnológicas pero sube Exxon, por eso el índice general no cae tanto. El mercado de acciones va a seguir subiendo aunque existan casos con curvas exponenciales e inusitados de suba, como Tesla o Bitcoin".

De Bitcoin y las criptomonedas dijo que son "un fenómeno que hay que respetar. Hay muchas empresas, más allá de Tesla, que ya compraron a pesar de la volatilidad. Y los tenedores se multiplicaron enormemente. Entonces ya no es un fenómeno particular, sino algo que merece atención". Y contó que ya invirtió en ellas: "Compré a través de un índice que representa un mix de criptomonedas. Podemos hablar dos horas del Bitcoin, pero forma parte de los nuevos paradigmas, del nuevo orden, de los nuevos hábitos, de la nueva economía. El avance tecnológico está para quedarse. Hay cambios que te dejan perplejo y que van a continuar y continuar".

Por otro lado, se refirió al ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, y aseguró: "El ministro de Economía está insertado dentro de una política, no puede ser Dios. Menem aplicó una ideología y tomó las decisiones que todos sabemos, y hubo un ministro que lo comandó. Pero había un marco y un ministro que lo instrumentó. Un ministro depende de la organización política y de la calidad moral de sus dirigentes".

Y sentenció, respecto a la política económica del país: "Rumbo no percibo. Sí creo que la Argentina tiene una agenda de cabotaje, afuera del mundo, de la nueva economía, del 5G, de la inversión masiva, un mercado de capital fuerte, inversión en los nuevos sectores, en la sustentabilidad, en la energía, la inversión de largo plazo, el acuerdo social implícito en la sociedad y el monto de inversión requerido para el crecimiento. Podés tener un sistema político donde el Estado tenga más o menos peso, eso es un tema de ideología. Pero vos tenés que tener códigos, comportamientos cívicos, éticos, que la Argentina no tiene".

Además, manifestó que en la Argentina "la agenda electoral es un máximo absoluto, barre con todo. La negociación con el FMI va como segunda instancia. Si regulás los precios y se cae la inversión del sector energético, de los servicios públicos o de las empresas; bueno, no importa, porque la meta es el corto plazo, entonces no se hacen políticas a 10 o 20 años que puedan disminuir estructuralmente la pobreza. 

También se refirió a las empresas en el país y dijo: "Los precios están regalados, pero el país no tiene rumbo y tiene reglas de juego que atentan contra el crecimiento de largo plazo. Cuando compré Banco Francés era muy parecido. Invertí el 15% de mi activo líquido; el 15 nada más, si hubiera invertido el 100 ni te imaginás. Hoy podría suceder lo mismo".

Finalmente, resaltó que "es imposible explicar la economía argentina en el exterior. Si la Argentina estuviera encuadrada dentro del mercado de capitales, si fuera un país predecible, podríamos financiar el déficit; tal vez podríamos tener el mismo gasto social pero financiado con más endeudamiento del exterior, que no es una mala palabra si tenés una política de fondos de mayor inversión sana".

Y cerró: "No tenemos la financiación, tenemos una tasa de inflación que es inconsistente con cualquier crecimiento de largo plazo, porque vos no podés trabajar con todos los precios regulados y por ahí con un 30 y pico o 40 y pico por ciento de inflación anual. Las tarifas públicas tienen que pisarlas, porque si no se cae el salario real, 42% de pobreza... no funciona ese sistema económico". 

Mirá la nota completa aquí

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?