Dos datos que explican la Argentina inviable

Dos datos que explican la Argentina inviable

En el proyecto del Presupuesto para el próximo año, el gobierno señala que la informalidad laboral es del 35,8%.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Dos datos clave que explican la Argentina inviable de la actualidad: sólo el 60% del país activo aporta y paga impuestos, por un lado y por otro, que en el proyecto del Presupuesto para el próximo año existe un reconocimiento oficial de que la informalidad laboral llega al 35,8%, señala un informe de ambito.com de Rubén Rabanal.  Los últimos datos del INDEC señalan que el 35,7% de la población ocupada de Argentina la compone el grupo de asalariados sin descuento jubilatorio. En el Gran Buenos Aires alcanza al 35% de la población activa y en la región de Cuyo, las cifras son más alarmantes: al 40,9%. "La informalidad que mide el Indec es la informalidad entre los asalariados, que arroja una cifra de 35%; pero si uno suma los cuentapropistas, se podría decir que el número total de empleo informal se acerca al 50%", expresa Jorge Colina, de Idesa, consultado por La Nación.

Por otra parte, las crisis económicas también han contribuido  a alimentar la informalidad laboral, algo que viene desde hace tiempo. "El fracaso del plan Austral en 1987, la hiperinflación en 1989, la crisis del Tequila en 1994, la explosión de 2001, la devaluación de 2014, la crisis de 2016 cuando asume Macri, y la devaluación de 2018 fueron todos episodios que sumaron personas a la informalidad", explicó el sociólog Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), al destacar que cada crisis económica sumó una nueva capa de informales.

Tras el endurecimiento del cepo cambiario de ayer, el mensaje que sale del Congreso -que empieza a debatir el presupuesto para el próximo año- es que “en las actuales circunstancias de la economía argentina, la administración de la formación de activos externos es imprescindible para darle previsibilidad y estabilidad al tipo de cambio”, un paso fundamental para ordenar y estabilizar la economía, aunque, por las actuales cirncunstancias de la emergencia declarada por la pandemia, lo que viene parece indicar que esto no sucederá, ya que se suspende el cumplimiento de todas las aplicaciones de las leyes de Responsabilidad Fiscal, que apunta a la transparencia en las cuentas públicas, como también a controlar el gasto público y la contratación de empleados públicos, entre otros.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?