Bonistas contra Alberto: "Llevará al país a una situación desastrosa"

Bonistas contra Alberto: "Llevará al país a una situación desastrosa"

Los principales acreedores aseguran que no aceptarán la oferta oficial bajo las actuales condiciones presentadas a principios de julio, y al mismo tiempo descreen que la Argentina reciba alguna ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI) en caso que decida romper con el diálogo entre las partes.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Pese a la decisión del gobierno nacional de no aplazar más los plazos de negociación para reestructurar la deuda pública, los principales acreedores aseguran que no aceptarán la oferta oficial bajo las actuales condiciones presentadas a principios de julio, y al mismo tiempo descreen que la Argentina reciba alguna ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI) en caso que decida romper con el diálogo entre las partes.

El escenario en caso que los bonistas rechacen el canje será muy negativo: la brecha entre el dólar oficial y las variedades alternativas aumentarán exponencialmente, mientras que se verán severamente afectados los bonos y acciones tanto en el mercado nacional como en Wall Street.

El presidente Alberto Fernández instruyó al ministro de Economía, Martín Guzmán, a congelar una nueva extensión del plazo otorgado a los acreedores para que respondan si aceptan o no la oferta de canje, el cual vence el martes 4 de agosto. Con ello, el gobierno argentino busca presionar aun más a los bonistas, teniendo en cuenta que no habrá una nueva mejora que viene siendo reclamada por éstos.

“El acuerdo está a 1,5 dólares entre ambas ofertas y se están perdiendo miles de millones de dólares de alivio financiero, como lo propusimos en la última oferta”, advirtió al portal Infobae fuente ligada a BlackRock, el fondo más importante de Wall Street. Por ende, añadió, el gobierno de Fernández no llegará al piso mínimo que se fijó para hacer el canje en la última oferta que presentó ante la comisión de valores de Estados Unidos.

Otra fuente de los bonistas dijo que “el Gobierno comete un papelón tras otro; tiene una solución al alcance de la mano y, en vez de ver a los comités como una oportunidad, los ve como enemigos, cuando ya dejamos en claro que tenemos entre todos el 60 por ciento de los bonos que se van a renegociar. Tienen que bajar el tono, porque si no, en vez de encontrar una salida, van a llevar al país a una situación desastrosa”.

Para el director de la consultora Eco Go, Federico Furiase, la movida oficial “es riesgosa; creo que quieren tener garantías de que los acreedores van a estar adentro antes de anunciar nueva extensión del plazo”. De hecho, fuentes ligadas a la negociación del lado argentino afirmaron que sólo harían estos cambios si los bonistas muestran su compromiso explícito de aceptar un deal.

Entiendo que sobre la hora el Gobierno extenderá el plazo; no creo que patee el tablero con el impacto que puede haber sobre brecha cambiaria, pero a veces la lógica de la política no sigue la lógica económico-financiera”, afirmó.

Respecto al rol del FMI, los bonistas descreen que ayude a la Argentina en las negociaciones: “El Gobierno cree que el FMI le va a decir que puede hacer lo que quiera, pero lo que puede ocurrir es que la deuda se acelere y que el Fondo les diga que no hay nuevo acuerdo”, advirtió una calificada fuente de uno de los comités de acreedores desde Nueva York.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?