El indicador que muestra cómo está creciendo el gasto en Argentina

El indicador que muestra cómo está creciendo el gasto en Argentina

Se trata del Índice de Equilibrio Fiscal, elaborador por la Universidad de Belgrano (Buenos Aires). Durante mayo hubo más gastos que ingresos: en ambos casos subieron 9,3% y 3,7%, respectivamente.

Mario Simonovich

Mario Simonovich

La situación fiscal en Argentina se agravó en mayo último, según un indicador elaborado por la Universidad de Belgrano, de la ciudad de Buenos Aires, en el que registró más gastos que ingresos en las arcas públicas. Se trata del Índice de Equilibrio Fiscal, que se calcula como el cociente entre los gastos y los ingresos totales (el valor 100 significa equilibrio, si supera a 100 entonces hay superavit y si baja de 100, entonces hay déficit). En mayo último dio 51,4%, el valor más bajo desde enero de 2019, quiere decir, que lo que está creciendo es el déficit:

El valor de mayo es el más bajo de los últimos tiempos y desde marzo comenzó a descender en forma pronunciada:

En materia de gastos, según este relevo de la Universidad de Belgrano, los aumentos se vinculan con el pago del Ingreso Familiar de Emergencia, el programa Alimentar, el de Apoyo al Empleo y el programa de Apoyo al Trabajo y la Producción. El pago de intereses por 57.000 millones de pesos al sector privado absorbió un 17% de los ingresos totales.

Se espera que el déficit fiscal del actual año sea el más elevado desde 1990.

De "salvar vidas" (meta de la cuarentena) a "salvar trabajos" (metas de la postcuarentena).

El informe destaca que la cuarentena "algún día va a terminar". Entonces aconseja medidas económicas para cuando llegue ese momento. Entre otros:

  1. Debería recuperarse, aunque sea parcialmente, el nivel de exportaciones a Brasil -mercado clave para la industria automotriz-, tras el derrumbe experimentado por la combinación de la pandemia y la recesión en el país vecino.
  2. La industria de la construcción puede jugar un rol fundamental en la recuperación del empleo. La reanudación de las obras privadas -mayormente paralizadas durante la cuarentena- y de las obras públicas prioritarias debería realizar un significativo aporte en esta dirección.
  3. La reapertura de muchas de las empresas, tras la larga cuarentena, dependerá de un paquete de medidas que posibilite su viabilidad económica. El proyecto de moratoria fiscal es un primer paso en dicha dirección.
  4. Deberá asegurarse el acceso al crédito bancario a tasas razonables, para lo cual se requerirá una baja sensible en la inflación esperada.
  5. Debería implementarse una suerte de “hospital de empresas” que, a partir de un diagnóstico de las necesidades y urgencias particulares de cada sector, articule el apoyo público-privado que haga posible la recuperación de la mayor cantidad posible de firmas.
  6. Habría que contemplar procesos de fusión (de empresas) para asegurar unidades económicas de mayor competitividad e impidan el cierre definitivo de algunas de ellas
  7. Generar mecanismos que incentiven la aceptación por parte de los acreedores privados de planes de reestructuración de deuda, respaldados por planes viables de recuperación económica, en lugar de solicitar lisa y llanamente la quiebra de la empresa en dificultades.

.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?