Las catastróficas predicciones de Giacomini: "En ningún país la pobreza crecerá tanto como en Argentina"

Las catastróficas predicciones de Giacomini: "En ningún país la pobreza crecerá tanto como en Argentina"

Conocido por sus posturas libertarias, el economista Diego Giacomini criticó duramente la estrategia del gobierno nacional en materia económica respecto a las medidas de expansión monetaria implementadas para financiar el déficit fiscal

Redacción MDZ

Redacción MDZ

La economía argentina entrará en una nueva etapa crítica con una estrepitosa caída del PBI, una importante devaluación monetaria y un crecimiento inusitado de la pobreza, impulsada especialmente por la extensión de la cuarentena obligatoria y la paralización de la mayoría de las actividades productivas en el Área Metropolitana de Buenos Aires, según pronosticó el economista Diego Giacomini.

Conocido por sus posturas libertarias, Giacomini criticó duramente la estrategia del gobierno nacional en materia económica respecto a las medidas de expansión monetaria implementadas para financiar el gasto público y el déficit fiscal: "La Argentina no puede financiar déficit con emisión monetaria, porque los argentinos tenemos repudio por los pesos que emite el BCRA por cuenta y orden de la casta política. con el BCRA emitiendo ahora y emitiendo a futuro, el desequilibrio monetario no sólo será mayor, sino que se retroalimentará, potenciándose aún más la suba del dólar y la aceleración inflacionaria",

"Menor poder adquisitivo del peso será menos ahorro, inversión, producción, empleo, peores salarios, menos consumo y más pobreza. En ningún otro país la caída del PBI per cápita será tan fuerte, la moneda habrá perdido tanto poder adquisitivo y la pobreza habrá aumentado tanto", añadió en una entrevista con el portal Infobae.

En ese marco, Giacomini sostuvo que "tanto las expectativas de inflación, como los grados de incertidumbre operan para que la demanda de dinero siga cayendo y en consecuencia, (primero) la cotización del dólar en pesos siga subiendo y (más tarde) la inflación se vuelva a acelerar". Asimismo, consideró que "la gente correrá a sacarse los pesos de encima que están artificialmente sobrevalorados para intentar cambiarlos denodadamente por dólares oficiales baratos. Como hay escasez de dólares, el cambio paralelo subirá más y aumentará su demanda".

Respecto a la baja de la inflación regiastrada en los últimos meses, el economista lo atribuye a un fenómeno "circunstancial" referido al atesoramiento de pesos en los bancos: "Con la cuarentena obligatoria gran parte de la emisión de base monetaria se encuentra 'encerrada' en el sector bancario y porque, la intermediación financiera ha perdido volumen, reduciéndose el valor del multiplicador monetario. Además, hay una suerte de corralito de pesos que contiene la corrida contra el dólar".

"Más temprano que tarde el dinero va a 'salir', la oferta monetaria en la 'calle' aumentará y la demanda de dinero cederá, con lo cual el desequilibrio monetario se ensanchará, la caída del poder adquisitivo del dinero se incrementará consecuentemente, (primero) el dólar libre saltará y (posteriormente) la inflación volverá acelerarse", reiteró.

También dejó en claro que la crisis económica argentina era "inevitable" aunque no ocurriese la pandemia de coronavirus: "De acuerdo con nuestra visión, aún sin COVID-19, la Argentina se dirigía hacia la peor crisis. El país está en default, y el COVID-19 no tiene nada que ver con esto. De hecho, la cuarentena está conteniendo los efectos monetarios negativos (devaluación e inflación) de la cesación de pagos default. El país destruye riqueza hace 10 años, y lo hace en forma acelerada y creciente. El PBI per cápita de 2019 cerró -8%; -12% y -3,5% en comparación con 2015; 2011 y 2007. Esta destrucción de riqueza es única en la región".

"La destrucción de riqueza es consecuencia del sobredimensionamiento del Estado que ahoga al sector privado, no dejándolo hacer negocios y ganar dinero. La prueba es que los tres mecanismos que financian al Estado, presión tributaria, impuesto inflacionario y deuda son récord. Hay un exceso de Estado y de gasto público que asfixia a los privados que en consecuencia no invierten, no acumulan capital, no amplían sus posibilidades de producción y por ende no crecen", argumentó.

Finalmente, Giacomini fue enfático al resaltar que si el Estado no aplica reformas estructurales "pro mercado", la Argentina no saldrá del círculo vicioso de crisis, pobreza y deuda: "Al igual que en el paracaidismo, la caída se intensifica con el paso del tiempo. Concretamente, sin reformas estructurales pro mercado, el PBI per cápita seguirá cayendo y la Argentina continuará destruyendo riqueza; es decir, se seguirá comportando como lo viene haciendo desde hace más de una década, pero con más devaluación y más inflación".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?