Atención: el GNC podría subir hasta 50% en los próximos meses

Atención: el GNC podría subir hasta 50% en los próximos meses

El precio del gas natural comprimido (GNC) podría aumentar hasta 50% a partir de abril, al momento en que venzan los actuales contratos de gas que tienen las estaciones de servicio con las productoras.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Otro golpe al bolsillo podrían sufrir millones de argentinos en el próximo año, ya que el precio del gas natural comprimido (GNC) podría aumentar hasta 50% a partir de abril, al momento en que venzan los actuales contratos de gas que tienen las estaciones de servicio con las productoras.

Esto se debe a que tanto el consumo particular de GNC y el consumo industrial no fueron incorporados como prioritarios al Plan Gas lanzado por el Gobierno para estimular la producción, por lo que sus valores no estarán regulados a partir del 31 de marzo, cuando se terminen los contratos actuales, lo que afectaría a los 1,8 millones de vehículos a GNC que hay en la Argentina, según publicó el diario La Nación.

Actualmente, las más de 2000 estaciones de carga de GNC en todo el país abonan alrededor de US$2,20 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector), similar al valor que reflejan las tarifas de gas. En tanto, a partir del mes próximo los productores de gas recibirán, en promedio, un precio de US$3,50 para abastecer el consumo residencial, pero los usuarios continuarán pagando los US$2,20 y el Estado se hará cargo de la diferencia a través de subsidios.

Sin embargo, el GNC, que representa el 6% del consumo total de gas, no estará subsidiado y los estacioneros deberán negociar un precio nuevo con las comercializadores. Esto quiere decir que si las petroleras exigen que se les pague US$3,50, al igual que las tarifas residenciales, el valor del GNC se disiparía, según advierten en la Cámara de Expendedores de GNC.

"El Gobierno fijó un precio relativamente bueno de US$3,5 el millón de BTU al productor para que produzca, para que sea rentable, y no le traslada ese costo al usuario residencial y a Cammesa [la compañía con control estatal encargada del despacho de energía eléctrica]", explicó Pedro González, vicepresidente de la cámara, a lo que añadió: "El Estado nos sacó del mercado regulado. Esto afecta los taxis, remises, utilitarios, camionetas y transporte de mercadería, que representan el 90% de los vehículos a GNC".

Por el contrario, en la Secretaría de Energía de la Nación no coinciden con la estimación de los estacioneros, ya que señalan que las petroleras comprometieron ingresar al Plan Gas el 70% de su producción, que tiene como destino abastecer a la demanda residencial y a las usinas eléctricas, y está el 30% restante que las productoras deberán vender en el mercado con precios a negociar. "Los estacionarios no están acostumbrados a ir al spot (al mercado a negociar), pero igual estamos estudiando variantes para ayudarlos. Leasa [la empresa estatal encargada de la compra de gas licuado] podría ser parte de la solución", comentaron en la cartera energética.

En la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha) admiten que no están acostumbradas a negociar. "Las estaciones de servicio no tenemos la espalda de negociar con las petroleras. Ahora hay un cuadro tarifario al cual la distribuidora está obligada a vendernos a ese precio. Si la comercializadora pide un valor mayor, le compramos a la distribuidora. Pero, a partir del año próximo, ese precio de referencia no estará más y no podremos negociar", explicó Gabriel Bornoroni, presidente de Cecha.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?