Campo: aseguran que el impuesto a la riqueza "le pega de lleno"

Campo: aseguran que el impuesto a la riqueza "le pega de lleno"

Distintas entidades que engloban al sector se pronunciaron en contra del nuevo tributo. Aseguran que frenará la inversión y generará desempleo.

MDZ Dinero

MDZ Dinero

Entidades del campo expresaron su rechazo al proyecto de impuesto a la riqueza que encabeza Máximo Kirchner y el bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados para lo que tienen más de $200 millones en patrimonio.

Por ejemplo, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), aseguró que los productores alcanzados por la medida deberán vender activos para poder pagar el impuesto.

"Rescatamos la necesidad de actuar solidariamente en el marco de la pandemia, pero destacamos y remarcamos la perjuiciosa aplicación de esta ley para los productores agropecuarios, que podrán ser patrimonialmente relevantes pero cuya actividad productiva tiene bajo flujo de fondos lo cual obliga a liquidar activos para afrontar dicho impuesto/aporte, impidiendo encarar los procesos de reinversión tan necesarios dada la realidad económica de nuestro país", comentaron desde Carbap.

Para la entidad, el impuesto considera los activos “aun cuando los mismos tengan pasivos” y puso como ejemplo el caso de un contratista de cosechadoras que todavía no terminó de pagarlas "y de la cual son dueños de un porcentaje, imputándose para el impuesto/aporte el total del valor del bien".

Además, agregaron que "no existe un mínimo no imponible sino un mínimo no gravado, lo cual provoca que la persona que supere con sus activos en $1 los $200 millones pagará sobre el total y no sobre el excedente a ese monto".

"Este impuesto/aporte no mantiene las prerrogativas que alcanza la ley del impuesto a los bienes personales (en su artículo 21 inciso f, en donde quedan exceptuados los bienes e inmuebles utilizados en la producción agropecuaria), la cual claramente diferencia sobre bienes de carácter suntuario o financieros, de bienes de carácter productivo como son las parcelas rurales", señalaron.

Según el consultor en temas tributarios del agro Héctor Tristán, el tributo representa un "superimpuesto".

"El contribuyente, en este caso el productor que ya pagó bienes personales, ahora le aplicarán sobre todos sus bienes, el campo incluido, un superimpuesto", comentó.

En la misma sintonía, la Mesa de Enlace de Santa Fe, se opuso al tratamiento del impusto y aseguró que logrará que se contraiga la inversión.

"La actual presión tributaria que carga sobre los argentinos que trabajan y producen para poner al país de pie, y en especial los santafesinos, no tiene lugar para más impuestos. Por eso estamos convencidos que el nuevo proyecto denominado 'aporte solidario' no es el camino, porque es lisa y llanamente un nuevo impuesto que contrae la inversión, único sendero para la generación de empleo genuino -afirmaron-. Este aporte recae sobre los activos sin tener en cuenta la fuente económica que lo genera, por lo tanto llevará a los individuos y sus empresas a descapitalizarse para afrontar su pago, generando postergación de inversiones, menor utilización tecnológica y por tanto un menor nivel de actividad económica".

Desde la Fundación Barbechando, alertaron sobre el impacto del nuevo impuesto: "Le pega de lleno a las pymes agroindustriales, agroalimenticias, fabriles, industriales y de servicio, motores fundamentales de la generación de empleo. No tenemos dudas que esto redundará en menos empleo -agregaron- , menos actividad económica y menos exportaciones, imposibilitando la recuperación tan esperada de los efectos de esta pandemia".

(Fuente: La Nación)

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?