El empleo privado no levanta: se perdieron 300 mil puestos en un año

El empleo privado no levanta: se perdieron 300 mil puestos en un año

En medio de una crisis económica sin precedentes en la Argentina, la pérdida de puestos asalariados en el sector privado continuó en julio, con la destrucción de 302.500 puestos de trabajo respecto al mismo periodo del año pasado, lo que equivale a una baja de 4,9% interanual.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

En medio de una crisis económica sin precedentes en la Argentina, producto de la pandemia de coronavirus, la pérdida de puestos asalariados en el sector privado continuó en julio, con la destrucción de 302.500 puestos de trabajo respecto al mismo periodo del año pasado, lo que equivale a una baja de 4,9% interanual.

Así, la caída de empleo sumó 23 meses consecutivos y aún muchos sectores se encuentran en una situación crítica, según el informe laboral que dio a conocer hoy el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (CEU).

En el caso particular de la industria, la caída interanual fue de 2,5% (27.558 puestos), cifra menor a la registrada en otros sectores como construcción (-28,6%) y hoteles y restaurantes (-12,9%), donde las medidas de aislamiento tienen un mayor impacto en la actividad.

"A pesar de las fuertes caídas interanuales del empleo, algunas contracciones comenzaron a desacelerarse en términos mensuales y, en algunos casos, a revertirse en el margen", destacó la UIA en forma positiva.

Sin embargo, en relación al mes anterior, el empleo asalariado registrado tuvo una caída marginal de 5.939 puestos (-0,1%), mientras que en la industria creó solo 2.582 puestos (0,2%), en un contexto donde la actividad parece mantenerse en un alza moderada pero aún lejos de los niveles prepandemia.

Algunos sectores en crecimiento demandaron más trabajo para compensar los puestos dispensados, unos pocos estuvieron en una situación intermedia, mientras la mayoría continuó con su actividad en niveles bajos. "Esta situación extendida en el tiempo pone en jaque la sostenibilidad de las empresas, habida cuenta del incremento en los costos que implican las dificultades actuales que genera la rigidez del mercado de trabajo producto de las regulaciones presentes", advirtió el informe.

En un contexto donde el Gobierno nacional ha endurecido las condiciones para que las empresas puedan despedir empleados, las suspensiones volvieron a ser la principal forma de manejar la dotación de personal: el porcentaje de empresas que aplicó suspensiones en julio disminuyó a 18%; sin embargo, se encuentra en niveles históricamente altos (7% de los trabajadores fueron suspendidos durante el mes).

"La frágil situación laboral en un escenario de nuevas dificultades para las empresas requiere pensar estrategias integrales con incentivos claros que tengan en cuenta no solo la continuidad del empleo, sino también proporcionar incentivos a la generación de trabajo registrado y las necesidades de las empresas para continuar activas en esta delicada coyuntura", concluyó el trabajo citado por la agencia de noticias Télam.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?