Copa América 2024

Alphonso Davies: de ser refugiado en plena guerra a brillar en Canadá, primer rival de Argentina

Argentina debutará en la Copa América frente a la Canadá de Alphonso Davies. Una infancia como refugiado en una guerra civil, récords de precocidad y la consagración de quien es embajador de la ONU.

Lucio Cappellini
Lucio Cappellini lunes, 17 de junio de 2024 · 06:59 hs
Alphonso Davies: de ser refugiado en plena guerra a brillar en Canadá, primer rival de Argentina
Alphonso Davies y Lionel Messi: en 2020, el argentino perdió el duelo 8-2.

La Copa América 2024 comenzará para la Selección argentina con un desafío nada fácil. El jueves 20 de junio enfrentará a Canadá, un equipo que en los últimos años ha mostrado un enorme crecimiento, que en Qatar 2022 ha sido parte de una Copa del Mundo luego de 36 años y que tiene entre sus figuras a un talento ya consagrado: Alphonso Davies. El jugador del Bayern Münich tiene una historia de vida tan sorprendente como sinuosa. Nació en Ghana luego de que sus padres escaparan de una guerra civil en Liberia, fue reasentado en Canadá, rompió varios récords de precocidad antes de consolidarse en uno de los mejores equipos de Europa y es embajador de la ONU.

Davies, de niño, debió mudarse de continente por seguridad. (Foto: @alphonsodavies)

En Liberia se desató la segunda guerra civil en pocos años, que dejó un saldo de 50.000 muertos, y los padres de Alphonso Davies decidieron emigrar a Ghana. Allí, en Buduburam precisamente, nació el cuarto de sus seis hijos, el 2 de noviembre del 2000. Y allí vivieron hasta 2005, cuando pudieron mudarse a Canadá gracias a un programa de reasentamiento: “La única forma de sobrevivir era coger un fusil y yo no quería”, dijo alguna vez Debeah, padre del futbolista. Se radicaron en Windsor, pero lidiaron con otros problemas que dificultaron su comodidad. La nieve y el frío extremo hacían que durante 8 meses prácticamente los Davies no pudieran salir de su casa.

Del atletismo y la nieve a Münich

Fue un año después cuando se trasladaron a Edmonton, al norte del país, para mejorar su calidad de vida. “Mi padre trabajaba desde las cuatro de la mañana y mi madre en las noches hasta el amanecer. No fue fácil”, confesó Davies sobre aquella época. El frío no era el mismo y Alphonso pudo emprender su vida como deportista, pero no por eso las preocupaciones familiares estaban resueltas. Davies comenzó su aventura en el atletismo; y fue recién después de unas intensas semanas de mucha nieve (en las que se vio forzado a dejar de entrenar), cuando tenía 11 años, que una profesora suya de educación física en la escuela lo inscribió en Free Foote, una liga para niños sin recursos.

En Bayern Münich se consolidó como uno de los mejores laterales del mundo. (Foto: @alphonsodavies)

Allí, enseguida brilló y sorprendió a quienes no lo conocían. Tenía una impresionante velocidad, pero también controlaba la pelota con ambos pies y mostraba grandes cualidades técnicas. Gracias a esa experiencia, ingresó a la St. Nicholas Soccer Academy y Edmonton Strikers. A su crecimiento le sobraba celeridad, pero Alphonso Davies jamás dejó de ocuparse de los quehaceres de una familia carenciada.  “Después de los entrenamientos volvía a su casa para cambiar los pañales a sus hermanos. Sus padres trabajaban y no tenían cómo pagar una niñera”, afirmó una vez quien fue su primer entrenador, Nick Huoseh.

Con 14 años, y mientras brillaba como uno de los más prometedores talentos de Canadá, el chico que había nacido en África y había soportado meses de un frío hostil antes de darle una oportunidad al fútbol recibió una oferta que le cambió la vida. Los Vancouver Whitecaps de la MLS lo querían fichar. Y así fue: el adolescente se convirtió en parte del equipo de Reserva del club, que tenía como objetivo formarlo y fraguarlo. Pero una vez más Alphonso Davies pulverizó pronósticos y, a fuerza de velocidad y rebeldía, se ganó un lugar entre los convocados al primer equipo en 2016. Los Whitecaps ya no peleaban por ingresar a playoffs y a los 70 minutos de un partido ante Orlando City, Davies tuvo su oportunidad. Ingresó a la cancha, convirtiéndose con 15 años y 257 días en el segundo futbolista más joven de la historia de la MLS, detrás de Freddy Adu, también de origen ghanés, y en el primero nacido en el 2000 en hacer su debut.

Los récords de precocidad recién comenzaban. Con 16 años, en un amistoso en 2017, también se convirtió en el futbolista de menor edad en debutar con la camiseta de la Selección de Canadá. El DT Octavio Zambrano explicó el porqué de su inclusión: “Ya lo había visto siendo muy jovencito en Vancouver; me intrigó porque en videos vi sus movimientos interesantes, lo convoqué a un microciclo y allí me di cuenta de que era un muchacho diferente, con grandes habilidades”, Y no se había equivocado: solo unos meses después, terminó la Copa de Oro como goleador (con 3 tantos) y Mejor Jugador Joven. 

Alphonso Davies pasó por 12 millones de euros al Bayern Münich en 2018. El club alemán compró su pase (el más caro para un jugador surgido en la MLS hasta entonces) como consecuencia de un llamativo proceso de scouting. Existe una plataforma digital donde los clubes suben las estadísticas de sus juveniles y aportan datos como frecuencia cardíaca, velocidad, altura, peso, etc. En Münich se interesaron por las marcas de un tal Alphonso Davies y enviaron a un ojeador para realizar un informe completo. El mismo satisfizo a los dirigentes y avanzaron con la inversión. “Firmamos a Davies porque lo vimos como uno de los mejores jugadores de su generación. En cada partido mostró sus condiciones y por eso nos decidimos por él. Estamos encantados de que esto se confirme con cada partido que juega”, fue la explicación.

La Champions en el año de la pandemia, su título más importante. (Foto: @alphonsodavies)

Un crack comprometido socialmente

Desde entonces, su crecimiento fue exponencial. Pese a debutar como delantero extremo en el Bayern Münich, el entrenador Hansi Flick lo reacomodó de lateral izquierdo (puesto que conocía) tras la lesión de Lucas Hernández. Allí se asentó enseguida, pasando a ser uno de los mejores talentos de su generación. En el Bayern ganó cinco Bundesliga y una UEFA Champions League además de otros siete trofeos. Mientras, en su selección se volvió cada vez más importante. Lleva 15 goles en 47 partidos y se perfila para ser el capitán de su equipo en la próxima Copa América. Pese a sus 22 años, abraza el desafío: “Me preguntó si me sentiría bien haciendo arengas y liderando al grupo. Es algo que nunca hice, significaría salir de mi zona de confort y estoy dispuesto a asumir el desafío. Es una enorme gratificación que el técnico haya pensado en mí para ocupar un rol tan importante”, dijo luego de conversar con su DT Jesse Marsh.

Su pase cuesta 70 millones de dólares, lo quiere el Real Madrid y será la mayor amenaza canadiense a la que deberá atender la Selección argentina. Pero Alphonso Davies no se obnubila con la gloria ni olvida sus orígenes. Es embajador de una organización de la ONU que busca proteger a los refugiados y tiene un fuerte compromiso social. Donó sus ganancias en el Mundial de Qatar 2022 a quienes sufren lo que él alguna vez padeció y reflexiona: “Quiero que la gente conozca la importancia de ayudar a las personas refugiadas estén donde estén, en campamentos o en ciudades, en países vecinos o países de reasentamiento como Canadá. Las personas refugiadas necesitan nuestro apoyo para sobrevivir, pero también el acceso a la educación y los deportes, para que puedan desarrollar su potencial y prosperar realmente”.

Archivado en