En estado de espera

La llamativa frase de Darío Alaniz respecto de su futuro en Gimnasia

El Lechuga sorprendió a varios al momento de responder sobre su futuro en el banco del Lobo.

MDZ Deportes
MDZ Deportes domingo, 19 de mayo de 2024 · 21:03 hs
La llamativa frase de Darío Alaniz respecto de su futuro en Gimnasia
Foto: Archivo

El triunfo ya era historia y aún resonaba el eco de la alegría puertas adentro del vestuario. Gimnasia había cortado la racha de cuatro partidos sin ganar y el clima de goce reinaba en los pasillos del Víctor Legrotaglie. Uno a uno fueron saliendo los jugadores, contentos por quedarse con una dura batalla ante un rudo Deportivo Morón.

En el conteo de la retirada faltaba Darío Alaniz y su presencia ante los micrófonos se hizo esperar más de lo habitual. Fue el último en irse, matera en mano y bolsa con pizarra. Curiosamente, en lugar de tener cara de algarabía por el triunfo en un partido más que chivo, el entrenador mostró un gesto apesumbrado: "Es por la incertidumbre", dijo. Su respuesta tiene un claro motivo: la ola de rumores sobre su continuidad en el cargo que nunca tienen fin.

Varios jugadores lo bancaro en el partido y también en el post.

"Por ahora soy el entrenador, el presidente no me ha llamado todavía". La risa con la que acompaño la frase fue forzada y casi de compromiso. A Alaniz lo perturba no estar ratificado y sabe que la vista está en su nuca: "Los resultados mandan", se encargó de aclarar en varias oportunidades, y si bien llevaba cuatro sin ganar, el saldo de su ciclo le da en verde (ganó 6 partidos, perdió 5 y empató 3 en los 14 juegos que dirigió).

"Yo estoy a muerte con él", confesó Padilla. "Es parte del grupo y nosotros tratamos de responderle en la cancha", dijo Silba. Meritello fue a abrazarlo en el gol de Recalde y Solís también lo bancó a la salida del vestuario: "Sé del cariño de la gente y de los jugadores, y lo agradezco", devolvió el entrentador.

Por ahora, la ola de rumores en la previa de lo que podía ser el adiós del DT si no vencía a Morón se apaciguaron. Claro que esa tranquilidad no durará mucho: el próximo lunes, ante Temperley, Lechuga tendrá otra oportunidad que puede hacerlo caer de la góndola si no consigue un buen resultado en Buenos Aires. Un partido a partido que lo sigue desgastando.

Archivado en