Primera Nacional

Joaquín Sastre: “Si se dan las condiciones y al club le sirve, me gustaría quedarme”

El DT del Lobo analizó el torneo del equipo, la polémica eliminación ante Quilmes y su futuro, después de un año con altibajos, en un mano a mano con MDZ. ¿Seguirá la próxima temporada?

Juan Andrés Tuzzi
Juan Andrés Tuzzi miércoles, 8 de noviembre de 2023 · 16:43 hs
Joaquín Sastre: “Si se dan las condiciones y al club le sirve, me gustaría quedarme”
Foto: Gimnasia y Esgrima de Mendoza

El año futbolístico para el primer equipo de Gimnasia y Esgrima finalizó el pasado fin de semana tras la eliminación del reducido de la Primera Nacional, luego de la derrota 0-1 con Quilmes.

Por eso, para el Lobo y para sus protagonistas, es momento de hacer el balance y pensar en el futuro. Y, si bien aún no está cerrada la herida por cómo se dio esa eliminación contra el Cervecero, en eso está el DT mensana, Joaquín Sastre, quien advirtió que todavía "el árbol no le deja ver el bosque", pero que de todas maneras dejó conceptos sobre la temporada del equipo y sobre su futuro en el club.

- ¿Cómo estás, Joaquín? Imagino que analizando la temporada que pasó, que tuvo altibajos, pero que te debe haber dejado conforme en varios aspectos…
- Sí, ahora estoy como digiriendo todo lo que pasó. Todavía viendo más el árbol que el bosque, un poco dolido y triste por haber quedado eliminado y por la forma en la que pasó. Nos sentimos un poco manoseados, pero ya está, no hay excusas, es lo que nos tocó. Cuando pase el tiempo valoraremos mucho más lo que hemos hecho, como haber cumplido el objetivo que era clasificar a Copa Argentina y entrar al reducido, potenciando jugadores. Seguramente habrá cosas buenas que en este momento se me están escapando.

- Más allá de que con el tiempo harás un análisis más frío y certero, ¿qué conclusiones sacás hoy sobre la temporada?
- El análisis conjunto con los jugadores fue que pocos o nadie creía en nosotros, sobre todo al comienzo de la temporada con algunos resultados que se fueron dando. Hemos sido un plantel sin tantos nombres ni jerarquía, desde el entrenador hasta los jugadores, y creo que con el correr de las fechas y de los partidos fuimos mostrando cosas positivas. No es fácil clasificar y por eso nosotros le hemos dado tanto valor a todo lo que hemos logrado, más allá de que todavía tengo la angustia porque sentía que con este grupo podía pelear tranquilamente un ascenso. Y nos vimos perjudicados y manoseados por la forma en la que terminamos, que no fue de la mejor manera. Podés quedar eliminado, de hecho eran dos los resultados que nos sacaban del torneo, pero no me gustó la forma en la que fue. Y nos terminamos sintiendo más culpables que víctimas de lo que pasó. Sumado a eso, que no pudimos entrar nunca en partido en el segundo tiempo ante Quilmes. Pero creo que el análisis, más allá de que siento que ahora no estoy con la lucidez para hacerlo, por el feedback de mucha gente del fútbol, incluso de los mismos jugadores, es que fue muy bueno. Se han potenciado muchos jugadores que eran poco conocidos y eso capitaliza al club y no deja de ser importante, sobre todo en mi rol como entrenador. Seguramente hay cosas muy buenas y otras no tanto, que habrá que mejorar y corregir. Pero en líneas generales ha sido una buena campaña, sobre todo teniendo en cuanta que la vara estaba alta. Yo sabía que tenía mucho por ganar, pero también mucho por perder y haber terminado el torneo -creo que hemos sido 6 o 7 los entrenadores que iniciamos y terminamos el torneo, incluso clasificando- es muy bueno para mi carrera.

- En lo personal, es lo que buscabas también, poder asentarte en esta profesión después de esta primera experiencia…
- Claro, por eso tengo un dejo de emoción también, y agradecimiento para con los jugadores, porque hubo momentos a lo largo del año en los que nadie confiaba y ellos confiaron y creyeron y eso a mi me dio la posibilidad, como te dijo Luis García en su momento, de pertenecer. Esa era la posibilidad que conseguimos: pertenecer a la categoría y ser entrenadores con cierta cantidad de partidos, que es lo que te da la posibilidad de seguir trabajando de esto. Y los jugadores de alguna manera respaldaron el trabajo y eso me enorgullece muchísimo. Por eso, que en mi primera experiencia, con tan corta edad, se hayan dado las cosas como se dieron, no voy a terminar nunca de agradecerle al presidente, primero, por haber confiado en mí, y segundo y principalmente a los jugadores que son los que han desarrollado lo que uno pretendía o pregonaba.

El plantel del Lobo, en su último encuentro ante Quilmes.

- Respecto al plantel, ¿sentís que priorizaron cantidad antes que calidad y que probablemente esto sea aprendizaje para vos y no te va a volver a pasar?
- Sí, uno tiene que adaptarse a la realidad del club y de eso no me quejo porque acepté las condiciones de entrada, y es de la manera en la que trabajé y no me arrepiento absolutamente de nada, porque los jugadores que llegaron fueron elegidos por mí. Si obviamente, no siempre se puede traer las primeras opciones, ni quizás la segunda, ni la tercera. Pero creo que en ese escenario, una de las cosas positivas, es que hemos potenciado y proyectado jugadores, como es el caso de Nico Romano, que es del club, o Agustín Herrera, que pertenece a Deportivo Maipú y que si está en Gimnasia es porque fue descartado por ellos. Hubo, lógicamente, una carencia de jerarquía, pero la jerarquía tiene un costo. Pero creo que con nuestros argumentos, nuestros recursos, logramos hacer una campaña muy buena en un torneo que es súper parejo y difícil. Como dice Marcelo Bielsa, “lo que importa es la nobleza de los recursos utilizados”. Lo que sí, y a diferencia de años anteriores, y agradezco que Fernando (Porreta) me haya escuchado, la mayoría de los jugadores tiene contrato por más de un año, como hizo en su momento Maipú, que conservó una base importante de un año a otro, y los resultados están a la vista. En este caso sucedió lo mismo. De esta manera si un jugador se tiene que ir, al club le entra algo económico y no como pasó el año pasado que hubo muchos jugadores que se potenciaron y al club no le dejaron nada, solo el rendimiento deportivo de ese año. En este caso hay una base con la cual yo, o el entrenador que sea, va a poder trabajar, asentarse y no va a tener que construir de cero.

- Sobre tu futuro, ¿cuál es tu deseo, has podido hablar con los dirigentes?
- La verdad es que todavía no hemos hablado con Fernando. No lo veo como algo grave, creo que es necesario tener un tiempo para que las dos partes analicemos que es lo mejor para el club. Si están dadas las condiciones y al club le sirve, me gustaría quedarme, pero no me quiero poner por encima de nada ni nadie, al contrario, por eso quiero primero esperar la decisión del club. Y en función de lo que el club resuelva, también ponderaré yo lo mío en función de mi carrera. Pero está claro, y lo dije en su momento cuando las cosas no salían del todo bien, si lo mejor para el club era mi salida, la ponía a disposición. Ahora lo mismo. En eso siempre voy a ser recontra agradecido de por vida a Gimnasia, por todo lo que viví el año pasado y todo lo que me tocó vivir este año como entrenador principal en mi primera experiencia en esta categoría. Yo no quiero forzar nada, por lo pronto tengo contrato vigente hasta diciembre, de hecho la semana que viene retomamos los entrenamientos. Y cuando los dirigentes consideren, la tendremos a la charla. Obviamente se empieza a mover el mercado y si bien he tenido ofrecimientos de otros lados, yo le he dado la prioridad a Gimnasia. De hecho tuve ofrecimientos durante la competencia y siempre dije lo mismo, que hasta que no terminara el torneo no iba a hablar, porque desde mi óptica no es ético. Es un momento en el que seguramente llegará alguna propuesta de trabajo, gracias a Dios, pero la prioridad la va a tener Gimnasia.

- En cuanto a lo futbolístico estrictamente, ¿qué creés que les faltó para terminar de dar el salto de calidad?
- Creo que a la vista está que nuestra zona fue muy pareja. En nuestro caso, y esto obviamente es una autocrítica que hago como entrenador y que me sirve como experiencia, quizás nos ha faltado cerrar algunos partidos o no saber hacerlo, ya sea desde lo estratégico mío, o quizás por falta de experiencia de algunos jugadores dentro del campo. Se nos escaparon puntos que nos hubiese posicionado en otro lugar en la tabla y nos hubiese puesto en otro lugar a la hora de los cruces. Creo que en líneas generales es eso. Hemos perdido muchos más puntos de los que hemos ganado en el final de los partidos. Creo que es parte de la autocrítica que uno hace. Otra cosa a corregir es que tuvimos un plantel excesivamente numeroso y eso atenta también. No digo contra la calidad porque es un grupo que difícilmente me toque conducir nuevamente con una calidad humana impresionante. A pesar de ser la cantidad que éramos jamás tuvimos ningún inconveniente, lo cual no es normal. Dentro de un vestuario o de un plantel siempre existen rispideces, acá ocurrió lo contrario, y lo destaco porque en mi primera experiencia, siendo joven, tranquilamente podrían haber abusado de cierto poder y jamás sucedió. Creo que tener un plantel numeroso atenta en el día a día, porque nos quedaban afuera 18 jugadores y eso no es normal y no está bueno. Creo que a futuro, trabajar con un plantel menos numeroso, sería mejor.

La entrevista completa con "Una de Más" en MDZ Radio

Archivado en